Inicio » Noticias » Vídeojuegos » Obras que Marcan: Night in the Woods

Obras que Marcan: Night in the Woods

Un hermoso videojuego en aspectos técnicos y artísticos que debe recordarse. Night in the Woods es una obra altamente recomendada

Tiempo de lectura: 7 minutos

Escrito por ChicoEren el 06/12/2021

Cada año salen un montón de videojuegos, tan solo el 2020 salieron 9.279 dentro de la plataforma de steam, que a la fecha de escribir este artículo tiene alrededor 59.301 títulos, por lo general no tenemos tiempo (ni el dinero) para jugarlos todos, lo que nos hace preguntar ¿Cuántos preciosos e increíbles videojuegos estaremos olvidando o pasando por alto? Por lo que aquí, les presentamos otra obra que marca, que más de alguno pudo no ver en su momento, y quienes lo hicieron, deben de darse el tiempo de revisitar.

Night in the Woods fue anunciado originalmente por Alec Holowka y Scott Benson en Kickstarter como un videojuego de aventura y plataforma, el cual alcanzaría rápidamente su meta, siendo apoyado y desarrollado últimamente por Infinite Fall (estudio fundado por Alec y Scott), con Alec como programador y compositor de la música, Scott como artista principal, y Bethany Hockenberry como guionista.

El proyecto atrajo gente rápidamente, y finalmente seria lanzado el 21 de febrero del año 2017. Su arte nos presenta un mundo colorido y poblado de animales antropomórficos, con mecánicas simples, animaciones de muy buen nivel, y una historia y guion que destacan. Ganando también el “BAFTA Games Award for Narrative”, Night in the Woods tiene todo para ser un favorito, así que déjanos hablarte acerca de este.   

La historia nos pone en los zapatos de la gata Mae Boroswski, una estudiante de 20 años que abandona la universidad para volver al hogar de sus padres en Possum Springs, un pequeño pueblo estancado económicamente tras el cierre de las minas de carbón.

Mae se reúne con sus antiguos amigos: Bea, una cocodrilo con un carácter melancólico y crítico, Gregg, un zorro anarquista e hiperquinético, y el novio de Gregg, Angus, un oso reservado de comentarios concisos y asertivos. Mae quiere volver a disfrutar como lo hacía hace años, cuando salían a comer, tocar música como una banda o salir a fiestas, pero pronto se dará cuanta que el pueblo ha cambiado bastante, así como también la gente en este. 

Un bosque profundo y hermoso

Para muchos, el juego en papel podría no tener el inicio más emocionante, porque no es un juego de acción y no es un plataformero con fórmulas innovadoras. Pero es porque no es la idea. Eso no significa que sea mediocre; el gameplay está muy bien integrado y funciona perfecto como una base para una historia con mucho contenido, con pequeños intervalos de minijuegos que aparecerán de vez en cuando, reforzando diferentes momentos y darnos algo que hacer. El acompañamiento musical, las canciones y el Foley logran dar una atmosfera única y reconocible, todo en pro de resaltar uno de los aspectos más importantes: la historia.

Night in the Woods trata muchos temas que le podrían llegar muy cerca a más de alguno. Se guía a través de unos diálogos espectaculares, en los que la vibrante personalidad de Mae contrasta mucho con la de la gente del pueblo. El juego nos deja elegir ciertos comentarios que Mae podrá decir. La mayoría de estos te sacan una risa, pero también tienen un enfoque único; no son decisiones separadas por “buena” o “mala”, sino más bien un vehículo para que entiendas más acerca de la personalidad de Mae y sus diferentes matices.

Así como con todos los personajes principales, los NPC se sienten vivos, se sienten reales, consiguen naturalidad dentro de su mundo a través de dialogo, interacciones y diseño, algo que muchos otros juegos intentan alcanzar y que no siempre logran.

Y es que, pasar tiempo con los amigos de Mae, hablar con extraños en la calle, o explorar el pueblo interactuando con diferentes partes de ella, confeccionan la mayor parte del juego, que es, de cabeza, bastante lento. Pero es importante que sea así, porque te logra poner muy en la posición de Mae, donde se siente que estas perdiendo el tiempo tal como ella lo está haciendo.

Esto también cumple una función secundaria: al no tener nada que hacer, el juego te incita a que explores, interactúes, o simplemente busques que alguien te cuente algo, lo que es un escenario perfecto para la clase de historia que sostiene Night in the Woods, soberanamente cargada de tramas y subtextos de otros personajes y de la misma Mae, solamente para darte cuenta que el pueblo, no es lo único estancado aquí.

El tiempo no se detiene

Mae, sus amigos y demás jóvenes en el pueblo comparten un sentimiento de estancamiento, el de estar varados en un lugar que no les da muchas opciones. Son personajes que están intentando buscar su lugar en el mundo y sobrevivir enfrentando sus problemas a su propia manera. Desde la grave forma de ver la vida de Bea, Gregg yendo a su propio ritmo junto a Angus, los distintos ciudadanos del pueblo que parecen vivir el día a día con rutinas simples.

A su vez, Mae, con toda su arrolladora personalidad, es insegura de si misma, suele decir mas de lo necesario e incluso lastima a personas cercanas, se niega a hablar con su madre acerca de por qué dejo la universidad y apenas si intercambia frases con su padre. Además, no sabe cómo debe enfrentarse a un pueblo y sus habitantes y a sus amigos que han tenido que madurar y adaptarse a un pueblo que no los deja salir.

Mae está estancada, al igual que muchos de los animales del pueblo. Todos tenemos problemas, y si bien algunos sabemos cómo solucionarlos, no siempre tenemos control de todo. Es ahí donde Night in the Woods golpea más fuerte, en lo emocional, de manera muy personal (especialmente a gente con una situación similar). Pero no es la idea terminar negativo. Por eso el juego sabe mostrarte pequeñas sorpresas, esos momentos que, aunque pequeños, marcan y te sacan una sonrisa o una carcajada. Cosas como tocar una canción sin fallar una nota, escuchar los músicos callejeros, o ver como malentendidos se resuelven a pesar de las dificultades.

Night in the Woods es un juego precioso, uno que me ha marcado a mi y muchas otras personas. Siento que solo recomendarlo sería poco, os pido que lo juguéis, ya que son obras como estas las que dejan enseñanzas, que dejan una huella positiva en uno, una marca. Temas como la madurez, la depresión, el hallar una dirección en la vida y las relaciones humanas, son algo que el juego explora bastante, algo por lo que muchas personas pasan, pasaron o tendrán que pasar en algún momento de su vida. Lamentablemente el 23 de agosto del 2019, Alec Holowka falleció, por lo que siento más responsabilidad de seguir informando de este juego que Alec y su equipo dejaron para que nosotros lo disfrutáramos y recordáramos, los bellos diseños, la encantadora música, una historia que marca profundo, es lo mínimo que se puede hacer, en especial con una obra tan bella como lo es Night in the Woods.      

Recuerda que puedes ayudarnos dando una pequeña donación.

¡Muchas gracias!

Sígueme en mis redes sociales:

Sobre ChicoEren

Siempre dispuesto a destacar obras olvidadas, especialmente aquellas que llevan un poco de corazón dentro

Encuentra toda la información que necesites de nuestro sitio aquí