Inicio » Zona Oriental » Manga » Los Artistas no Pisan las Flores; un manga sobre el crudo período entre guerras

Los Artistas no Pisan las Flores; un manga sobre el crudo período entre guerras

Revisamos "Los artistas no pisan las flores" una de las licencias del año por Milky Way, que nos traslada a la Francia de 1930

Tiempo de lectura: 5 minutos

Escrito por FanoPetrikov el 03/11/2022

El período entre guerras debe ser uno de los más ásperos para la humanidad. Los Artistas no Pisan las Flores recorre uno de estos momentos, conocido como interbellum, entre la 1° y 2° Guerras Mundiales. Abarcando la Gran Depresión, la reconstrucción de los países y los daños demográficos dejados por los conflictos bélicos. Estas son solo una parte de las heridas que aún no cicatrizan.

Este período entre 1918 y 1939 destaca no solo por las crisis que se propiciaron en el mundo entero, y aún más en los directos involucrados. También por las aristas que abarcaban el estigma cultural.

Para Europa no fue fácil el proceso, Más que mal, la Primera Guerra Mundial es famosamente llamada “la madre de todas las guerras”. El nivel de sanguinariedades que ocurrieron a mansalva tuvieron un nivel de crudeza desconocido para la época.

Es dentro de la crisis entre las guerras que la mangaka Kohinata Marco nos introduce a su obra Artiste wa hana o fumanai. O cómo Milky Way lo traduce; Los Artistas no Pisan las Flores. Traído a la traducción de habla hispana por el camino de la lechita, fue anunciado en el salón del manga de Barcelona para el presente año y ya hace algunos meses podemos tenerlo en nuestras manos.

Los Artistas no Pisan las Flores ilustración manga

Sinopsis

Corre el período entre guerras, nos aproximamos a 1930 y estamos posicionados en algún pueblito fronterizo de Francia. Cruzando la demarcación, está la mal mirada Alemania, quien, a pesar de su derrota y sanción por parte de los Aliados, se alza internamente con unas elecciones que prefieren el fascismo.

A pesar de parecer algo segundario, que en Alemania exista la permanencia del fascismo, al igual que en otros países de Europa, es puntualmente esto lo que permite dar paso a las analogías y metáforas que utiliza la autora para desarrollar nuestras diferidas historias dentro de un pequeño pueblo.

Momo, Lille, Alain y Marc son algunos de los protagonistas principales de este compendio de historias cortas, que busca retratar dentro del mismo escenario. Diferentes circunstancias sociales a los que la inocencia de los niños se ve enfrentada; desde la crisis económica, el post trauma de la guerra y las conductas antisemitas.

Es esto último lo que se hace más presente en la narrativa, no solo de manera literal, cómo los hechos malamente comunes que ocurrían al pasar esta época. Un ejemplo de esto mismos son los judíos, que eran apedreados públicamente sin la intervención de la policía o la sanción social. Si no que también de manera analógica, enfrentando cosas tan duales como el blanco y el negro.

Los Artistas no Pisan las Flores cubierta

Comentarios y análisis

Si hay una historia que recalcar, es la que se centra en la reconstrucción de una calle. Una mujer viuda de guerra construye los adoquines de una avenida, con la finalidad de poder hacer un nuevo camino por el cual su marido y familiares muertos en la gran guerra puedan regresar.

El estrés post traumático es uno de los factores que poco se estudiaron en este período y que recién en la década de los 60 se le dio real importancia. El aumento de los suicidios, los abusos de sustancias, las alteraciones de la personalidad y la violencia doméstica en personas que participaron de los conflictos son evidencia de este problema.

Todo el contenido social que tiene el manga se ve reflejado de manera realista para la época. Evoca de alguna manera el rescate a lo poco y nada de humanidad que queda dispersada entre las personas que habitan el pueblo.

Otro aspecto interesante que presenta es el uso de figuras infantiles como protagonistas de un contexto empobrecido, destruido y en un constante intento por no morir y rehabilitarse. Los niños buscan poder, a través de diferentes aspectos relacionados al arte, sobresalir y hacer lo que pueden con la realidad que les toca afrontar.

La trama es un menjunje de cosas que se pueden ver bien conectadas superficialmente, pero que tienen un lazo más agudo en lo profundo. Que sea en Francia, considerada una de las cunas del arte, es un buen guiño al título. Que se mantengan en el período entre guerra disfraza a los niños como hijos de la esperanza, más si consideramos su actuar dentro del manga.

Pero esta esperanza se ve amenazada por lo que ya sabemos, la WWII. Nos queda la pregunta si estos pequeños que, de alguna manera, deben pelear por conseguir algún futuro, ¿lograron sobrevivir a la Segunda Guerra? ¿O terminaron en uno de esos miles de campos de concentración? Y, lo que es más relacional aún, es esto una muestra de que la violencia aniquila el arte, y con la muerte del arte, ¿muere la dignidad humana?

Los Artistas no Pisan las Flores manga

Conclusión

Cómo se desarrolla el abordaje del guión dentro del manga es excelente, porque sabe mezclar el sufrimiento imperceptible para la consciencia de los niños con su diario vivir. El dolor emocional básico que pueden sentir es solo uno de sus aspectos. El humor dentro de la circunstancia y también la seriedad que pueden llegar a tener respecto a los anhelos y deseos.

El arte es otro tema. Una maravilla en cuanto a la calidad de ilustración, recomiendo encarecidamente poder interiorizarse en la obra de la autora. En sus colaboraciones y en sus procesos de creación relacionados a otras aristas fuera de los mangas.

Los Artistas no Pisan las Flores es un manga que cualquier fanático del arte manga debería leer.

Sobre FanoPetrikov

Filosofía barata, teoría sin fundamento, creador de inutilidades, escupidor de tonterías, dependiente emocional, una persona muy desdichada.

Te puede interesar

Encuentra toda la información que necesites de nuestro sitio aquí