Inicio » Noticias » Vídeojuegos » Finish Him, una historia de sangre para Mortal Kombat

Finish Him, una historia de sangre para Mortal Kombat

Mortal Kombat, sangre y violencia. El videojuego que introdujo los fatalities y que revolucionó el género de la lucha.

Tiempo de lectura: 17 minutos

Escrito por Un Pleyer el 15/10/2021
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

La fiebre por los juegos de lucha había invadido todos los salones de arcade del planeta. Para 1991, los vueltos del pan y la bebida se juntaban para Street Fighter II de Capcom, que por aquel entonces era el estándar de los títulos de lucha. Las peleas de Ryu y Ken tenían revolucionados a todos los jugadores y a los dueños de arcades frotándose las manos. Lo que quizás muchos no sospechaban era lo que vendría en 1992, cuando una empresa de Chicago desafiaría al título más importante de lucha hasta el momento.

Midway, una empresa fundada en 1958 en Chicago, Estados Unidos, comenzó fabricando máquinas de bolos y simuladores de disparos con temáticas del Viejo Oeste. A mediados de los 70s ingresó al mercado de los videojuegos, especialmente en los arcades, impulsado por toda la efervescencia de esta nueva industria del entretenimiento. Para 1981 se había unido con Bally, formando Bally/Midway, rótulo bajo el cual se consolidarían en la manufactura de arcades. Para fines de los 80s, Bally/Midway se volvería a fusionar, esta vez con Williams Electronics Games.

En las nóminas de Williams figuraban dos jóvenes talentos que sacudirían la industria en la década de los 90s. Se trata de John Tobias y Ed Boon. En el caso de Tobias, se formó como ilustrador y entró a los 19 años a Williams. Boon por su parte, licenciado en ciencias de la computación, fue reclutado por un cazatalentos de Williams. Durante los primeros años programó las máquinas de pinball de la empresa. 

A pesar que ambos trabajaban en diferentes proyectos dentro de la empresa, las historias de Tobias y Boon se cruzaron entre las tantas idas y venidas a la máquina de café. En una oportunidad, comentaron sobre el lanzamiento de Street Fighter. Según recuerda Boon, ambos coincidieron que sería genial crear un Street Fighter pero con sangre y una historia real. Esta conversación de pasillo sería la chispa que gatillaría en Tobias el inicio de Mortal Kombat.

Al tiempo surgió un requerimiento de parte de la empresa. El área de producción estimó que habría un espacio en agosto por lo que les preguntaron si eran capaces de tener un videojuego listo para esa fecha. Boon y Tobias tomaron la oportunidad y se pusieron manos a la obra con su anhelado juego de lucha. 

Las corrientes orientales

Con la misión de desarrollar un videojuego de lucha, Tobias tenía la misión de encontrar la inspiración necesaria para diseñar un título que le hiciera frente al monstruo de Capcom. Para hallar la cuota de iluminación, Tobias acudió, como muchos, a su infancia, especialmente a las películas de artes marciales que tanto le encantaban. En una entrevista que concedió John Tobias a The Gameological Society, cuenta que la idea de la isla de Mortal Kombat seguramente fue tomada de la película Enter the Dragon de 1973, dirigida por Robert Clouse y protagonizada ni más ni menos que por Bruce Lee.  

Tobias pensó en la historia para Mortal Kombat como una suerte de homenaje a todas esas películas de artes marciales que lo cautivaron cuando pequeño. Uno de los aspectos que quiso rescatar de estos films fue la mezcla de artes marciales milenarias y los poderes sobrenaturales, que por aquellos años eran impulsados por directores como Tsui Hark. La unión de estos ámbitos narrativos son los que cimentaron, en parte, el éxito de Mortal Kombat. A lo largo de los años se ha popularizado entre los fanáticos que la gran influencia de Mortal Kombat es la película Big Trouble in Little China, pero es el mismo John Tobias quien señala que dicho films le genera sensaciones encontradas, ya que, a su juicio, “americaniza” la cultura oriental y la de las artes marciales. 

Jean Claude, solo una idea

Por aquel entonces, Jean Claude Van Damme era una estrella en ascenso en Hollywood. Había forjado su éxito a punta de patadas voladoras y golpes rimbombantes, los que podías ver en películas como Contacto Sangriento (1988), Kickboxer (1989) y Lionheart (1990). En 1991, cuando el equipo de Tobias y Boon estaba en la fase de desarrollo, se les ocurrió lo atractivo que sería tener a Van Damme como protagonista del videojuego. Ed Boon cuenta que el equipo incluso pensó en un título para el videojuego: “Van Damme: The Video Game”. La idea era que el artista marcial belga fuera el protagonista exclusivo del juego. 

Finalmente, Jean Claude se quedaría solo como una idea. El área de licencias de Midway se contactó con su agente pero éste le mencionó que estaba negociando un contrato con SEGA y por tanto no podía involucrarse con otro desarrollador. Esto último nunca se concretó. Lo curioso del caso Van Damme es que años más tarde, en 1994, encarnaría al Coronel Guile en la película de Street Fighter. Nunca se sabe para quién se trabaja.

Creatividad e Improvisación

La historia del desarrollo de Mortal Kombat refleja ese estilo tan único de los 90s de hacer videojuegos, donde la creatividad, improvisación y espontaneidad eran gran parte de la receta de los equipos. En Mortal Kombat la historia no fue diferente. Para que el juego saliera al mercado en la fecha programada, Tobias y Boon tuvieron que estrujar su creatividad ya que los recursos eran limitados. La tarea era aún más titánica para el equipo, puesto que habían decidido utilizar gráficos digitalizados que Williams había desarrollado como innovación.

Kano, imagen gentileza de Daniel Pesina.

Mortal Kombat, que a esa altura aún no se llamaba así, supuso un enorme desafío técnico y logístico, al punto de aplicar “ensayo y error” en muchos de sus procesos. El primer gran reto era buscar un grupo de personas que pudieran encarnar a los luchadores del videojuego. John Tobias, que en su juventud frecuentaba los gimnasios, se contactó con sus amigos de infancia para que le dieran una mano. De esta forma, los hermanos Daniel y Carlos Pesina y Rich Divizio se incorporaron al staff para encarnar a los primeros personajes.

Los hermanos Pesina y Divizio estaban familiarizados con las artes marciales, las practicaban desde hacía años en los gimnasios de Chicago. En este mismo circuito fue que se contactaron con Liz Malecki, quien sería la intérprete de Sonya Blade, la única mujer en el roster de luchadores.

En una entrevista realizada por Mel Magazine a los actores de Mortal Kombat, Daniel Pesina recuerda esos primeros días de trabajo como largas jornadas de grabación, las que se realizaban en un pequeño estudio. Allí los actores ensayaban sus primeros golpes, con el objetivo de darles fluidez y naturalidad. Este trabajo inicial lo hicieron al menos por tres días seguidos, ocho horas al día. La tecnología de animación de aquellos años era aún precaria por lo que los movimientos debían hacerse una y otra vez. 

Rich Divizio también relata esos primeros días como agotadores. El actor señala que todos los movimientos fueron grabados en una cámara Hi-8 que pertenecía al padre de Tobias. En cuanto al set, éste estaba adornado con un telón reciclado y unas luces improvisadas. Debido a las precarias condiciones, todo el equipo pensaba que el proyecto sería algo pequeño, no más de 200 gabinetes de distribución local y quizás una que otra máquina iría a parar a algún estado colindante. 

Por su parte Malecki, recuerda que los actores, para las tomas finales, debían ejecutar sus golpes apuntando a un palo marcado con cinta roja, tanto en la parte superior como a media altura. Estas marcas emulaban la cabeza y el torso del rival, que posteriormente se trabajaría de forma digital. Con las grabaciones finales listas, el equipo procedió a transformar las imágenes de 30 cuadros por segundos a 8 cuadros por segundos. El motivo de esta disminución era la limitación de la ROM, algo que era frecuente en los videojuegos de la época. 

Sub-Zero, imagen gentileza Daniel Pesina.

Hasta ese entonces, el equipo había pensado en diferentes nombres para el videojuego. Desfilaron ideas como Kumite, Dragon Attack, incluso hasta Fatality. Pero no fue hasta que Steve Ritchie, un diseñador de pinballs, viera en una pizarra un papel con la palabra “Kombat” con K. El curioso Ritchie unió las ideas y propuso Mortal Kombat

Sin dudas que el proceso de producción de Mortal Kombat desplegó todas las capacidades creativas del equipo liderado por Tobias y Boon. La suma de estos talentos a la larga marcarían a toda una generación de jugadores

El torneo Mortal Kombat

Tal como se lo imaginó John Tobias, la historia de Mortal Kombat se centra en la lucha entre lo terrenal y lo sobrenatural, dos conceptos rescatados de las películas de infancia. En esta primera edición, la historia nos ubica en el torneo de artes marciales llamado Mortal Kombat, el cual se lleva a cabo en la isla secreta de Shang Tsung. El torneo enfrenta a los luchadores de la Tierra, quienes deben combatir con las fuerzas del mundo exterior. El motivo es simple, el mundo exterior quiere apoderarse de la Tierra, por lo que el emperador Shao Kahn plantea un desafío para la Tierra: si la Tierra es vencida diez veces consecutivas, el planeta será anexado al mundo exterior

Hasta la fecha ya han ocurrido nueve torneos y todos han sido ganados por Goro. Esta décima edición es la última oportunidad que tiene la Tierra para evitar el colapso. Una lista de luchadores abrazarán la misión de salvar la Tierra desplegando todas sus habilidades y poderes. 

Es importante señalar que esta trama argumental fue cambiando en el transcurso del tiempo. En ediciones posteriores de Mortal Kombat, algunos de los hechos fueron modificados para adaptarse a los personajes e historia.

Los guerreros sobrenaturales

La primera edición de Mortal Kombat estuvo protagonizada por «siete» luchadores, los cuales podían ser elegidos por el jugador para abrirse paso en el torneo. Johnny Cage (Daniel Pesina), fue el primer combatiente que el equipo ideó. Su historia dice que era un actor de artes marciales radicado en Hollywood. Su ingreso al torneo se debe a que quiere demostrar su talento para la lucha. Para muchos este personaje es un claro guiño a Jean Claude van Damme.

Johnny Cage, imagen gentileza Daniel Pesina.

El monje shaolin, Liu Kang (Ho Sung Pak), proviene de la República Popular China, es un claro homenaje de Tobias a Bruce Lee. En el pasado perteneció a la organización secreta denominada “El Loto Blanco”. Buscará ganar el torneo y enmendar su tradición original.

Sonya Blade (Elizabeth Malecki) es la única representante femenina en el torneo. Es una teniente de las Fuerzas Especiales de los Estados Unidos. Ingresa al torneo siguiendo la pista de Kano. Para su mala fortuna es emboscada por el ejército de Shang Tsung, quien la obliga a participar en el torneo.

Criminal, mercenario y contrabandista, serían algunos de los conceptos por los cuales podríamos identificar a Kano (Rich Divizio). Pertenece a la agrupación del Dragón Negro. Este grupo de criminales es buscado por todo el mundo, especialmente por Blade. Según cuenta Rich Divizio, la vestimenta de Kano se obtuvo de un disfraz del Fantasma de la Opera.

Raiden (Carlos Pesina), la deidad conocida como el dios del trueno, se transformó en humano para entrar al torneo de Mortal Kombat. Se rumorea que recibió la invitación del propio Shang Tsung. 

Scorpion (Daniel Pesina) fue el primer ninja que creó el equipo. La historia cuenta que ese luchador pertenece a un clan de ninjas asesinos a sueldo, pero perdió la vida a manos de Sub-Zero. Por su parte, el ninja de hielo, Sub-Zero (Daniel Pesina), es miembro del clan de ninjas Lin Kuei. Su misión en el torneo es asesinar a Shang Tsung

En la historia original pensada por John Tobias se describía a Scorpion y Sub-Zero como hermanos y que ambos pelearían entre ellos. El equipo le hizo ver a Tobias que sería extraño que ambos hermanos se enfrentaran a lucha a muerte, a lo que John contestó “¿qué tal si uno de los hermanos quiere liderar el clan y mata al padre que es su maestro?”. Al equipo le gustó el hilo argumental, pero la idea no pasó el corte administrativo.

Boceto original de Goro, imagen gentileza de John Tobias.

En la vereda contraria estaban los enemigos. Goro, el gigante guerrero de cuatro brazos, es el fiel escudero de Shang Tsung. Ha sido campeón de las últimas nueve ediciones del torneo. En esta décima edición será el principal escollo que tendrán los luchadores de la Tierra. La figura de Goro fue moldeada por Curt Chiarelli, un compañero de universidad de Rich Divizio.

El mundo exterior era liderado por Shang Tsung (Ho Sung Pak), un hechicero del emperador Shao Kahn. Este poderoso maestro tiene la habilidad de quitarles el alma a aquellos que mueren, apoderándose de su aspecto y sus técnicas de lucha. Un verdadero villano para el último escalón del torneo.

A pesar que este era el roster oficial del videojuego, Mortal Kombat nos tenía una sorpresa. En esta edición, Ed Boon comenzó con una larga tradición de dejar uno que otro secreto oculto en el juego. Fue así como incorporó a Reptile, el ninja verde y guardaespaldas de Shang Tsung. Según cuenta Boon, la idea la pensó luego de leer el mito de Sheng Long de Street Fighter II y de ver todo el revuelo que generó en los jugadores. 

Finish Him

Uno de los aspectos más característicos de Mortal Kombat son sus Fatalities. El Fatality es un verdadero golpe de gracia que estremecía al jugador rival y que consagra tu victoria. Estos movimientos, sangrientos y violentos, son sin duda parte fundamental del encanto de Mortal Kombat. Los Fatalities tienen como origen en el malestar de Ed Boon con los anteriores videojuegos de lucha, donde los combates terminaban cuando el luchador era, simplemente, tumbado. Esto era muy tradicional en los juegos de la época, incluso títulos como Pit-Fighter o Street Fighter lo hacían. Boon buscaba que el ganador tuviera la oportunidad de acabarlo de un golpe mortal, de hecho, de ahí surge la frase: Finish Him!

Hora de testear

La etapa de desarrollo ya había acabado, debía comenzar con el testeo del juego. En junio de 1992, Ed Boon y el equipo se dispusieron a recolectar las impresiones de los jugadores. Esa noche, los Chicago Bulls vencieron a los Portland Trails Blazers, alcanzando su segundo título de NBA con una actuación brillante de Michael Jordan. La ciudad estaba revolucionada por la obtención del campeonato. 

El Times Square Arcade, local donde se haría la prueba, estaba completamente vacío a esa altura de la noche. Boon montó guardia a un costado del gabinete negro esperando que algún paisano entrara a meter algunas fichas en la máquina. Después de algunas horas, Boon notó que tres chicos estaban probando el arcade. Para su sorpresa ya habían descubierto el primer Fatality

El equipo se puso de cabeza para analizar los datos capturados por el gabinete. Al paso de unos días, volvieron al local donde estaba el arcade. Le pidieron al encargado del Times Square Arcade que abriera la máquina para ver cuántas monedas había recolectado. Al abrir la puerta la sorpresa fue mayúscula, las monedas no dejaban de brotar del gabinete. Mortal Kombat estaba camino al éxito mundial.

Las controversias

Mortal Kombat ya estaba revolucionando los salones de arcade de todo el mundo. El gabinete llevaba cerca de un año instalado y los jugadores ya se estaban familiarizando con las mecánicas y fatalities. El éxito era contundente y el equipo de desarrollo se alistaba para comenzar con la segunda edición del videojuego. 

El fenómeno de Mortal Kombat no esperó mucho tiempo hasta que saltó a las consolas domésticas de la época de la mano de Acclaim. Fue en este momento cuando comenzaron los problemas para el título de Tobias y Boon. La tremenda campaña publicitaria desplegada por Acclaim no solo impactó a los jugadores, también impactó al Congreso de los Estados Unidos. Entre 1992 y 1993 estuvo en el banquillo de los acusados por su naturaleza violenta  y excesiva sangre.

Estas críticas abrieron un profundo debate de la clase política, las familias y los jugadores sobre la violencia explícita en los videojuegos. Es importante mencionar que hasta ese momento los títulos de lucha eran protagonizados principalmente por caricaturas; Mortal Kombat con su tecnología rompió esa barrera de la fantasía y la volvió realista

Títulos como The Night Trap, Doom, Lethal Enforcers y Mortal Kombat estuvieron en el foco de una comisión del congreso norteamericano, encabezada por los senadores Herb Kohl y Joe Lieberman. El objetivo de estos congresistas era claro, crear una norma que regulara la violencia en los videojuegos

Después de meses de debates, expertos y acusaciones cruzadas, las partes acordaron la conformación de la Entertainment Software Rating Board o ESRB. Esta organización se encargaría, hasta el día de hoy, de clasificar cada título por su contenido y edad. Esto significó un profundo cambio en las conductas de compra de los jugadores, incluso las familias fueron más minuciosas al momento de comprar los videojuegos de sus hijos.

Imágenes de la comisión del Senado de los Estados Unidos.

Las polémicas no pararon ahí para Mortal Kombat. En 1994, la agrupación Media Action Network for Asian American criticó al videojuego por perpetuar el estereotipo de los asiáticos como expertos en artes marciales, dejando de lado otros rasgos de su cultura. Pero esto no paró, en 1996, los psicólogos, Patricia Marks y Rodney Cocking, criticaron la diversidad racial y la falta de inclusión de personajes femeninos

Tanto Tobias como Boon creen que las controversias ayudaron a que la bola de nieve llamada Mortal Kombat creciera, transformándolo en un verdadero fenómeno de masas, algo que nunca se imaginaron cuando desarrollaron el juego. A pesar de esto y en retrospectiva, ambos programadores coinciden que estos hechos fueron importantes para madurar y regular la industria de los videojuegos, que hasta ese momento era tierra de nadie.  

Recuerda que puedes ayudarnos dando una pequeña donación.

¡Muchas gracias!

5 publicaciones.

Sobre Un Pleyer

Un Pleyer, más conocido como Nicolás Ibarra. Soy fanático de los videojuegos retro. Gasto mis ahorros coleccionando cartuchos de Sega Genesis.