Inicio » Noticias » Vídeojuegos » Retro Review: Klonoa, Door To Phantomile

Retro Review: Klonoa, Door To Phantomile

En 1997, Namco presentó el juego de plataformas en dos dimensiones llamado Klonoa: Door To Phantomile que resultaba colorido, pero desafiante.

Tiempo de lectura: 6 minutos

Escrito por Augusto el 15/07/2021
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
¡Hey, tú! Evalúa esta nota para seguir mejorando ♥
Cargando...

Klonoa: Door To Phantomile es un videojuego lanzado en 1997 por Namco para la consola PlayStation. Su estilo era de aventuras en un mundo de plataformas con diseño tridimensional, pero con movimiento en dos dimensiones.

Una aventura de ensueño

La trama es la clásica llamada a la aventura que enfrenta un héroe de videojuegos. En este caso, se trata de Klonoa, un ser antropomorfo que vive junto a su abuelo en el pueblo de Breezegale. El protagonista es acompañado por Huepow, un espíritu que habita en un anillo gigante que Klonoa carga con él.

En el mundo del videojuego existe la leyenda de una tierra mágica llamada Phantomile, que es donde van a parar los sueños de las personas y por eso, ninguna de estas puede recordar lo que vio en su cabeza. No obstante, una noche Klonoa y su abuelo sueñan con una escena que pueden recordar al día siguiente: el aterrizaje de una nave cerca de las montañas de Breezegale.

Es más, al momento de despertar al otro día, el héroe ve que realmente una nave ha chocado contra una montaña cerca de su pueblo.

Klonoa tiene la habilidad de capturar enemigos y lanzarlos contra lo que estime conveniente.

En ese momento, Klonoa y su compañero Huepow deciden investigar el lugar del aterrizaje. Allí se encuentran con dos criaturas enigmáticas que traman un plan. Uno de ellos es el líder, llamado Ghadius y el otro, su aterrador acólito llamado Joka, quienes desean encontrar un misterioso pendiente que contiene grandes poderes mágicos.

Ghadius y Joka han raptado a una mujer desconocida llamada Lephise, a quien el líder se lleva con él y desaparece del lugar. En ese momento, Klonoa y su compañero son vistos por Joka, pero este último intenta eliminarlos con ayuda de un monstruo que lo acompaña. Desde ahí, comienza la aventura del protagonista para detener a Ghadius en su intento de hundir al universo en las sombras.

Una aventura en dos dimensiones

Klonoa: Door To Phantomile fue un juego de plataformas que se estrenó en una época donde los mundos en tres dimensiones eran una novedad. Hasta ese momento, el público había conocido títulos como Super Mario 64 o Final Fantasy VII, que fueron grandes exponentes del 3D.

Pero la primera aventura de este héroe humanoide, sólo mostraba gráficos renderizados en tres dimensiones, pues el movimiento de todos los personajes se desarrolla en dos. Aunque puede resultar extraño, esta condición no empobrecía la jugabilidad.

Es más, el control del personaje se vuelve cómodo considerando que Klonoa sólo puede derrotar a los enemigos capturando a uno de ellos y luego arrojándolo a otro o simplemente al fondo de un principio. La mayoría de las veces, debe lanzarlos para impulsarse en el aire con el objetivo de llegar a una plataforma que sería inalcanzable de otra manera.

Hay precipicios que necesitan mucha habilidad para ser cruzados.

En realidad, los movimientos del personaje solo se limitan a correr, saltar, capturar enemigos y luego lanzarlos. No hay que organizar ítems, reservar municiones o recargar los puntos de magia. Pero esto no es necesario para entregar una experiencia muy absorbente.

Colorido, tierno y retador

El juego muestra gráficos coloridos, donde hay un diseño acabado de las etapas, con enemigos variados que reflejan dulzura, bajo una banda sonora deliciosa y nunca repetitiva. Para agudizar más la ternura, los personajes hablan en un lenguaje ficticio que suena a murmullos graciosos.

Podría pensarse que una aventura semejante no sería difícil para jugadores más experimentados y que los más novatos sentirían holgura con su mecánica. Pero esto no puede estar más lejos de la realidad. Porque los escenarios de Klonoa: Door To Phantomile presentan desafíos a cada momento.

Los jefes tienen un mecanismo de ofensiva que siempre deja un punto débil al descubierto.

La mecánica del juego, en efecto, es simple: recorrer escenarios donde se debe librar a una serie de personajes recluidos en burbujas, capturar diamantes mágicos capaces de otorgar más vidas al protagonista y enfrentar al jefe final hasta descubrir su punto débil.

Pero en cada nivel, el jugador encuentra ya sea algún precipicio donde se debe medir bien la distancia para llegar al otro lado, algún botón que necesita de mucha precisión para activarlo o una banda de enemigos que marchan pegados en un pasillo diminuto, ante los cuales hay que tener una estrategia para no ser eliminado por ellos.

Son este tipo de situaciones las que hacen del título un desafío apto para el jugador más experimentado, que para un jugador novato dará más de algún dolor de cabeza y una pérdida de vidas bastante considerable, con el potencial riesgo de conducirlo directo al game over.

Un título que será recordado

Klonoa: Door To Phantomile es una aventura tan simple como absorbente. Sus gráficos coloridos son la ambientación adecuada para impulsar a un jugador ávido de aventura en los desafíos que esconden cada uno de sus niveles.

El jugador encuentra en este primer título de la saga de Klonoa una aventura con todo el sabor clásico de los juegos en dos dimensiones, que dan ganas de repetir muchas veces por el envolvente soundtrack y sus cordiales personajes. Klonoa: Door To Phantomile es un clásico que las generaciones actuales deben jugar.

EVALUACIÓN

Klonoa: Door to Phantomile es un gran juego que pueden disfrutar tanto los jugadores más jóvenes, como los más experimentados que busquen una dificultad considerable. Una aventura simple, absorbente y placentera.
8/10
NOTA FINAL

Recuerda que puedes ayudarnos dando una pequeña donación.

¡Muchas gracias!

9 publicaciones.

Sobre Augusto

Periodista, nerd y ratón de biblioteca. 25 años de vida, cargando un vacío que busco llenar con trabajo, comida y libros. Me gusta dibujar.