Inicio » Vídeojuegos » Final Fantasy Tactics Advance. Sprites, Isekai y Leyes

Final Fantasy Tactics Advance. Sprites, Isekai y Leyes

De esos juego que debes jugar, con un arte precioso y una historia intrigante. Final Fantasy Tactics Advance es uno de esos juegos únicos.

Tiempo de lectura: 6 minutos

Escrito por ChicoEren el 28/03/2022

Un título para la Nintendo Gameboy Advance que es posible del cual hayas escuchado… o no, es Final Fantasy Tactics Advance, una nueva entrega luego del Final Fantasy Tactics original, pero que no era una secuela. Un juego que, si bien tiene su nicho y que incluso fue lo suficientemente exitoso para tener una segunda parte, aún tiene un poco de polvo encima, ya sea por mecánicas que no terminaron de convencer o por una trama algo diferente de lo habitual. Pero que, aún así, tiene muchos aspectos maravillosos que a más de alguno podría gustar, y que siempre es bueno volver a echar un vistazo.

FFTA nos trae la historia de Marche (protagonista), que ha cambiado de escuela y se está adaptando a su nueva vida en un pueblo nevado. Pero las cosas dan un giro cuando este se junta con sus nuevos amigos, Ritz, Mewt y la compañía de su hermano Doned, a leer un misterioso libro que Mewt había encontrado.

Un inicio rápido y divertido

El libro transporta a los jóvenes durante la noche al mundo de Final Fantasy (FFTA es técnicamente un Isekai) en el cual estaremos atrapados. La historia prosigue con Marche adaptándose a este nuevo mundo, luchando con monstruos, haciendo misiones e intentando descubrir como volver. 

Si bien esta premisa es algo curioso para la época en la que salió este juego, tampoco es de lo más innovador, o por lo menos no hasta más adelante. Pero me gustaría rescatar otras cosas antes de colocarnos de lleno en la historia, empezando por la belleza de su pixel art.

Y es que, para la GBA, muchos títulos con un arte espectacular fueron lanzados, como Minish Cap, Golden Sun o Kingdom Hearts: Chain of Memories, trayéndonos cinemáticas dentro de una portátil. Pero FFTA definitivamente tiene su lugar. Los sprites de los personajes, mapas, enemigos, animaciones de combate, están trabajados de manera muy cuidadosa, con gamas de colores agradables y únicas que sin duda le dieron mucha personalidad al juego.

Si bien ya había otras entregas de juegos tácticos que seguro tenían su estética, FFTA se luce con su buena dirección, con Ryōma Itō como artista principal (ilustraciones). Me sorprende que haya poco ejemplo actual que pueda alcanzar este juego a nivel artístico, considerando las limitaciones de la época. Es por esto mismo, que nuevas entregas como Triangle Strategy dan un poco de alegría y emoción.

La música tampoco se quedaba atrás, con Hitoshi Sakimoto a cargo de la composición, FFTA nos da todo un espectro de canciones, manteniendo una identidad muy propia y es que es fácil de reconocer. Tan solo con escuchar unas cuantas notas o muestras de sonido se puede adivinar fácilmente. De carácter épico y al mismo tiempo lúdico, la banda sonora del juego suena como una verdadera orquesta.

Las mecánicas de los juegos tactics son usualmente muy similares, pero eso también es útil para diferenciar entre quienes lo hacen mejor o peor. FFTA no trajo nada muy nuevo al tablero más que una acción tipo Limit Break y el sistema de leyes, que definitivamente no fue muy bien recibido. De hecho es un aspecto que siempre es criticado, por lo que no profundizaré más.

Solo es destacable el nivel de pulimiento de dichas mecánicas, algo que se espera de marcas grandes o títulos de franquicias. Así mismo es el sistema de clases y equipo, igual a otras entregas, pero con un nivel de pulimiento mayor… y de alguna forma se siente único y entretenido de interactuar, suficiente para jugarlo su par de veces.

Pixel art de esos preciosos

Nuevamente, uno de sus puntos más fuertes son las visuales. Todas las animaciones son bastante satisfactorias de ver (y escuchar gracias a una edición sonora increíble), y la mayoría de mapas están bien diseñados (algo que se extrañaría en la siguiente entrega FFTA2). Pero como es de esperar, siempre hay una que otra mugrecilla, lugares donde es fácil estancarse, mapas de una solo ruta, o simplemente tediosos de jugar (espero que tengas botas de pluma para la misión “nadar y ganar”).

Por supuesto la mayoría de esos problemas se pueden atribuir a las limitaciones de la GBA… pero no fueron arreglados en FFTA2, por lo que asumo que… los japoneses diseñan 2 de cada 10 mapas como una experiencia desagradable.

Pero que eso no te quite el ánimo, hay mucho mas que disfrutar de este juego. Dicho eso, nos vamos directo con su historia.

Los personajes principales han sido transportados a un mundo de videojuego. Una verdadera pasada, todos tienen lo que quieren. ¿Qué podría salir mal?… bueno… .

El juego nos pone en los zapatos de Marche, quien quiere volver a toda costa a su mundo, independiente si los demás quieran o no… ok, si lo ponemos así no suena tan bien, pero es un buen resumen.

Resulta que el juego trabaja un poco con el tema del escapismo. Si bien es un juego fantástico y brillante, no es real, y uno debería enfrentar sus problemas, no huir de ellos. Pero aunque la historia profundiza más en esto y nos da algunos momentos bastante bonitos, me habría gustado que lo desarrollaran mejor, ya que puede llegar a sentirse algo apresurado o simple, pero por lo menos esta el intento.  

Es simplemente un juego muy bonito

No estoy intentado con esto desmerecer el juego. Para nada, la idea de que estés jugando como el antagonista de la historia (aunque de cierta forma eres el héroe) es bastante interesante e innovadora para un título que a primera vista se ve algo infantil y le da un saborcito diferente. Pero no puedo evitar pensar en lo mucho que se pudo haber trabajado y mejorado para la siguiente entrega (si no te has dado cuenta FFTA2 nunca me termino de gustar).

Hay algo muy especial de FFTA, sea su arte, su música o simple nostalgia. El juego tiene algunos puntos muy concretos a su favor, o los suficiente para tener su propia identidad y lo suficientemente fuertes para destacarse en ello. No es por nada que estoy escribiendo de él, además de ser uno de mis tactics favoritos, por lo que solo te lo puedo recomendar para que puedas probarlo (preferentemente en la Gameboy Advance que claramente tienes y que has cuidado) y así encariñarte de este juego tan adorable.

Te puede interesar

Encuentra toda la información que necesites de nuestro sitio aquí