Inicio » Noticias » Zona Oriental » Anime » El mensaje de La Princesa Mononoke

El mensaje de La Princesa Mononoke

En 1997 se estreno La Princesa Mononoke, película de Studio Ghibli y dirigida por Hayao Miyazaki, en donde nos entrega mucho más que un mensaje ecológico.

Tiempo de lectura: 5 minutos

Escrito por Rogher el 17/07/2020
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

Hace 23 años, el aclamado estudio de animación japonés Studio Ghibli, estreno su undécima película y sexta obra del imprescindible director Hayao Miyazaki quien anteriormente nos entregó grandes películas como Mi Vecino Totoro, Kiki: Entregas a Domicilio y Porco Rosso, esta vez nos regaló: La Princesa Mononoke.

Con saber el nombre del estudio y de su creador, ya sabes de la calidad que es capaz de entregar, una animación maravillosa y bien detallada, personajes bien construidos e interesantes, un universo que une la fantasía con el misticismo japonés y el memorable trabajo musical de Joe Hisaishi.

Decir que La Princesa Mononoke es una excelente película, es un argumento que sobra mencionar, pero lo interesante es como la trama y su universo forma un mensaje atemporal que refleja lo que ocurre en la realidad. Esta película no es un simple mensaje ecologista con el fin de salvar la naturaleza, de hecho hay algo más profundo y complejo de lo que hay a simple vista.

La naturaleza y el progreso nunca serán amigos

Esto es una triste y dura verdad, pues los seres humanos en la historia hemos sido los culpables de dañar nuestro planeta por diversos motivos, entre ellos, el progreso. No defiendo a las empresas que dañan el ecosistema con el fin de ganar beneficios en el sentido monetario, pero la horrible realidad es que como humanos hemos destruido diversas maravillas naturales en pos de mantener la civilización contemporánea, la terrible realidad que nos tocó vivir.

En el planeta existen diversas personas luchando por la sana convivencia de la humanidad con la naturaleza, algunos con métodos pacifistas y otros más radicales, llevando las cosas al extremo. ¿Por qué comentar esto? Porque en la película de Hayao Miyazaki se ve lo mismo pero con algunas diferencias.

Tenemos a San, una humana abandonada en el bosque de los dioses y que fue adoptada por Mora, la diosa loba. A medida que fue creciendo, aprendió a odiar a los humanos, todo esto en el progreso de como los humanos destruyeron el bosque. Esto la lleva a buscar asesinar a la gobernante la ciudad de hierro en venganza por todo lo que ha hecho.

Y en el otro bando tenemos a Lady Eboshi quien gobierna la ciudad de hierro y que además está en guerra con los dioses del bosque. Conflicto desatado por la destrucción de hábitat con el fin de extraer minerales y hacer crecer la ciudad. Si analizamos bien los dos bandos, el conflicto que hay en la película no es tan alejado con el panorama actual que mencione.

La existencia de Ashitaka

Pero se nos olvida algo importante o mejor dicho a alguien, Ashitaka, el protagonista de esta historia, un joven príncipe que busca una cura para uno de sus brazos, el cual se encuentra bajo una maldición. Él decide viajar hacia el lugar donde se originó esa maldición, ahí conocerá a San y los dioses del bosque, y por su puesto, a Lady Eboshi y la ciudad de hierro.

La existencia de este personaje es importante, no solo por su objetivo en la historia, sino porque él está en ambos bandos, permitiéndonos conocerlos en profundidad. Uno esperaría que se aliara con San y los dioses con el fin de derrotar a Lady Eboshi, pero nada de eso, Ashitaka no busca conflicto con ninguna de las dos, ni menos una guerra en donde solo generara aún más destrucción.

Esto deja a entender que Ashikata es un pacifista y que busca la tranquilidad en los dos bandos contrarios, pero decirlo es fácil, hacerlo es completamente diferente. Los hechos que ocurren a lo largo de la película nos otorgan un climax difícil de contener a la hora de la mediación, todo en consecuencia del actuar humano.

Pero independiente de esto, si Ashikata no hubiese intervenido, el caos podría haber sido mayor. Esto nos lleva a concluir de que igualmente el juega un rol importante en la tregua.

El mensaje

Entendiendo varios aspectos de la trama y el conflicto que hay en la película, ¿Cuál es el mensaje de La Princesa Mononoke? Al inicio mencione que no es simplemente entregar un mensaje ecologista con el fin de salvar el planeta, esta película entrega un panorama complejo de como el ser humano quiere salvar la naturaleza pero a la vez necesita progresar para existir.

Miyazaki quiere entregar una idea de que las dos cosas deben co-existir, evitando la aniquilación de ambas especies. Ashitaka es el punto medio del conflicto en donde como humanos, nos hace notar que debemos aprender a usar bien los recursos otorgados por la naturaleza, sin llegar al abuso y la explotación masiva de estos, y así mismo, comprender que la humanidad debe evolucionar para asegurar su existencia.

Pero la realidad es que ya que estamos dentro de un mundo lleno de ambiciones, egoísmos e indiferencias en los aspectos sociales y políticos, si nuestro planeta fuera como la idea que nos entrega Hayao Mizayaki, quizás no estaríamos peleando como los dioses y espíritus del bosque o los ciudadanos de la ciudad de hierro, podríamos ser más como Ashitaka buscando un lugar mejor.

La Princesa Mononoke es sin duda una película que merece ser vista no solo por ser una de las mejores películas que ha entregado Studio Ghibli sino por sus mensajes e ideas que pueden ser aplicadas en el mundo real, al terminar de ver la película, te va a dejar mucho en que pensar sobre la naturaleza y como el ser humano la utiliza.

Si desean ver esta película la pueden encontrar disponible en Netflix con más películas de Ghibli, ya sea de Hayao Miyazaki o Isao Takahata.

Recuerda que puedes ayudarnos dando una pequeña donación.

¡Muchas gracias!

93 publicaciones.

Sobre Rogher

Soy Rogelio Garrido Navarrete, mejor conocido como Rogher, un joven humano veinteañero solitario que le gusta ver películas y anime, leer libros comics y manga, pero sobre todo en este mundo jugar videojuegos ya sea en un ordenador o en una consola. Podría hablar de mi vida, pero la timidez a veces me gana.