Inicio » Vídeojuegos » El espíritu de autosuperación gracias al videojuego

El espíritu de autosuperación gracias al videojuego

Reflexionamos un poco acerca de la superación personal que generan los videojuegos en nosotros gracias a sus desafíos y mensajes

Tiempo de lectura: 5 minutos

Escrito por Tomás el 22/04/2022

En cada etapa del sector de los videojuegos siempre han existido juegos que exigen gran dedicación de nuestra parte, además de paciencia, persistencia y determinación. Pedirán que, por el proceso de nuestra partida, adquiramos cierta habilidad que llegará a su culmine cuando logremos vencer el último reto del juego.  

Durante la travesía habrá varias caídas, pero siempre se logrará llegar al final netamente por el esfuerzo propio. Prueba de esto son juegos modernos como la saga Souls, que literalmente llevan esta superación y esfuerzo de igual forma en la narrativa visual como en su gameplay.  

Se conoce al espíritu de superación como esa naturaleza humana de poder sobreponerse ante la adversidad, seguir luchando por nuestros sueños y alcanzar nuestros objetivos. El caso es que, en varios videojuegos hemos sido invadidos por un espíritu de superación. Gracias a este es que, al momento de sentirnos frustrados, rendidos e incluso enojados, hemos tomado un respiro y nos decimos que este será el último intento.

El estilo directo para superarnos

Buscamos superarnos por cada desafío que encontramos. Uno de los ejemplos que más grabado a fuego que tenemos es del juego Sekiro: Shadows Die Twice, en el que por quinta vez el estudio japonés From Software nos demuestra lo que pueden desarrollar. Al inicio de este juego, cuando tenemos el encuentro contra el jefe de tutorial, durante la cinemática de presentación a este enfrentamiento, nuestro protagonista desenvaina su espada, pero lo hace con torpeza y desconfianza. Es nuestra misma situación, pues, por ejemplo, no sabemos qué hacen algunos de los controles. Sin embargo, a pesar de que esto pase tras el primer combate, nuestro viaje no está más que por comenzar.  

Tras el prólogo nuestra aventura es una montaña rusa que asciende sin parar hasta que logramos tomar el ritmo del combate. Sin importar nuestra experiencia previa con enemigos regulares, una vez alcanzamos a un jefe todo el panorama cambia; la inseguridad, el miedo y la torpeza nos vuelven a controlar. Pero sabemos mantenernos firmes pese a los golpes recibidos y volvemos a intentar, hasta lograr manipular la espada con gracia, sin miedo, ni inseguridad. Sin embargo, no llegamos a presenciar la totalidad de nuestro progreso hasta que nos enfrentamos al jefe final. Es exigente, difícil, frustrante e incluso injusto, pero no es otro mero desafío al que anteponernos y nuevamente superar nuestras habilidades.  

Enfrentar los miedos

Celeste es otro juego que explora de manera más directa lo que significa enfrentarse contra ti mismo, bajo la trama de una muchacha llamada Madeline, quien se propuso la meta de escalar la montaña Celeste, una de las más difíciles de escalar y con razón, ya que durante nuestra subida nos enfrentaremos a niveles que necesitan demasiada precisión para ser superados. 

Al inicio Madeline está asustadísima por escalar la montaña, piensa que debería devolverse a su casa y continuar su vida como si nada hubiese sucedido, pero a pesar del miedo sigue adelante, encontrándose con facetas suyas que siempre ocultó por no aceptarse tal como es ella. Más que en un viaje a una montaña, estuvo en un viaje de autodescubrimiento, enfrentó sus mayores miedos de maneras que nunca imaginó. Sin embargo, a pesar de las caídas y tropiezos nunca dejó de escalar, al igual que el jugador, que a pesar de estar estancado en varios niveles durante horas seguía luchando para superar ese nivel.  

Conclusión

La vida se puede hacer larga o corta, con etapas horribles u otras que amarás durante el resto de ella. Pero no se puede dudar que, para alguien que gusta de jugar videojuegos, siempre hay una obra que lo ha marcado de manera significativa, ya sea por la etapa de su vida en la que jugó dicho juego o por factores que le sean pertinentes a esa persona, pero que significaron un antes y un después en su vida. Aquí encontró una nueva perspectiva, una nueva motivación e incluso una nueva forma de tomarse las cosas, pero sin duda surgió un “algo” para superarse; surgió un espíritu de superación dentro de esa persona.  

Celeste explora y lucha contra las inseguridades a la par de tus propios temores. Sekiro: Shadows Die Twice te muestra métodos antes que palabras. Sin embargo, ambos juegos te muestran formas de superarte porque, al final, tú decides que hacer para hacerlo. Siempre nacerá un espíritu de superación; todo queda en ti.

Te puede interesar

Encuentra toda la información que necesites de nuestro sitio aquí