Camino a los Oscars 2023: «Elvis» y «Avatar: The Way of Water»

El 12 de marzo son los premios Oscar y en Comiqueros no queremos quedarnos fuera de la conversación de las nominadas a mejor película.

Escrito por Kari Navarrete

¿Quieres escribir en nuestro sitio? Estás a un click de ser parte de nuestra comunidad.

Ir al registro
Comiqueros.cl » Cine y televisión » Camino a los Oscars 2023: «Elvis» y «Avatar: The Way of Water»

El próximo 12 de marzo se llevará a cabo la 95na versión de los premios de la academia y en Comiqueros no nos vamos a quedar fuera del debate sobre la premiación más importante del cine. Son diez las nominadas a mejor película y en esta serie de notas les daremos una pequeña reseña de cada una para que se motiven a verlas antes de la ceremonia y podamos seguir conversando sobre ellas.

Avatar: The Way of Water

Hace casi dos meses se estrenó en Chile la segunda película de la franquicia de James Cameron, donde acompañamos a Jake Sully y su familia huyendo de su hogar para salvar a su pueblo. La película ha tenido buena taquilla aunque no se compara a la primera (recordemos que Avatar es la película más taquillera de la historia) y tampoco se destaca por una buena crítica del público en general.

En esta entrega volveremos a Pandora para continuar la historia de Jake (Sam Worthington), ahora siendo líder del clan de los Na’vi, casado con Neytiri y con hijos. La vida les va bastante bien hasta que los humanos vuelven a colonizar el territorio y, con ellos, el coronel Miles Quaritch (Stephen Lang) vuelve en forma de recombinante para vengarse de Jake. Por esta razón la familia completa debe huir para salvar al clan.

En este exilio llegan a un arrecife con un nuevo clan y, pidiendo refugio, nos muestran las costumbres de una nueva etnia en Pandora. Aquí podemos ver cómo Jake, Neytiri y sus hijos aprenden las costumbres del nuevo pueblo y se enfrentan a la RDA para salvar su planeta.

Poster oficial de la cinta.

¿Por qué vemos Avatar: The Way of Water?

Para nadie es una sorpresa que esta película es una obra maestra en fotografía. James Cameron tardó trece años en entregarnos una secuela de la franquicia y no ha escatimado en gastos para darnos unos visuales hermosísimos que te van a dejar pegado al asiento durante las tres horas que dura la película. El 3D se disfruta de sobremanera con las tomas que logra, en especial las acuáticas, ya que mientras conocemos un poco más del mundo que se nos presenta, los colores y formas en la pantalla agarran protagonismo… pero eso es todo. La historia es bastante parecida a la de la primera película, los humanos van a Pandora queriendo colonizar y destruyendo el hábitat a su paso (dándonos de paso un potente mensaje medioambientalista) y los Na’vi protegen su territorio a toda costa, la gran diferencia es el arco de venganza del coronel Quaritch que nos conduce al arrecife.

Como historia hay muchas cosas que no tienen sentido en la película, se desperdician personajes y existen muchos hoyos que se pasan por alto, uno de los que más me molesta es que siendo Neytiri una de las mejores guerreras del clan ahora queda relegada a una madre que quiere pelear para defender su pueblo, pero que obedece a Jake en la huida sin mediar demasiado. Se pierde demasiado el personaje de Zoe Saldaña en esta entrega. Ahora, ¿es esa una razón para decir que es una mala película? No, no lo es. No creo que sea merecida su nominación a «Mejor Película» pero sí hay que verla en cines porque es un muy buen ejemplo de espectáculo visual que se disfruta de principio a fin aunque la película sea olvidable a posteriori.

La película posee visuales impactantes.

Para los que aún no han visto el tráiler y se quieren motivar a ver esta película se los dejo aquí:

Elvis y el sentimiento vivo del espectáculo

Siempre me ha gustado Elvis Presley por su música y su forma de actuar en el escenario, lo considero uno de los showman más completos del siglo XX y por lo mismo esperé con ansias esta película, más aún sabiendo que sería dirigida por mi también querido Baz Luhrmann. Con Austin Butler y Tom Hanks a la cabeza, esta película nos lleva a un viaje vertiginoso por la vida y obra creativa de Elvis, narrada por su manager de toda la vida, el Coronel Tom Parker y en casi 160 minutos no nos bajamos de una montaña rusa de luces, música y brillantina. Comenzamos con un pequeño Elvis en su natal Memphis, yendo de evento tras evento hasta que lo vemos convertido en una gran estrella musical. Para quien no tenga la costumbre de ver películas recargadas y sobreestimulantes puede ser un poco abrumadora pero pasado el primer arco bajamos un poco la velocidad para disfrutar del éxito y las penurias del rey del rock que lo llevan por su paso por el ejército, la muerte de su madre y los deseos rotos de su carrera provocados por los abusos cometidos por su manager.

Este es otro ejemplo de cómo hacer bien un espectáculo visual. La fórmula de Luhrmann para contar historias no es nueva, se caracteriza por un estilo extravagante para enaltecer al protagonista y después baja la velocidad para deleitarnos con detalles sutiles que nutren la historia (recordemos Moulin Rouge). La historia nos habla de un Elvis exageradamente bueno e ingenuo, consciente de su entorno social y de las preocupaciones de la gente, un hombre atrapado que quiere volar y ser libre en un mundo de música gospel y R&B y que no puede lograrlo porque lo tienen atado de manos, pero hace vista gorda de los excesos con las fiestas, alcohol y drogas que tuvo realmente el cantante. Faltaron matices, faltó bajar del Olimpo a Elvis para hacerlo 100% creíble pero es una película que se ve para pasarla MUY bien.

Los departamentos de maquillaje y vestuario hacen gala de sus talentos y los escenarios son un deleite, lo que hicieron con Austin Butler es un trabajo casi perfecto pues, aunque el chiquillo no tenga la fisonomía de Elvis sí se toma en serio la imagen para hacer un trabajo brutal de caracterización. Tras tres años de preparación en canto, baile y caracterización no es menor lo de Butler sabiendo que Miles Teller (Whiplash) era uno de los candidatos para interpretar a Elvis.

Austin Butler dándolo todo en su primer papel protagónico

Sin duda fue una de mis películas favoritas del año pasado porque es para pasarla bien, cantar y odiar a Tom Hanks. Merecida nominación de la Academia.

Póngase a bailar con el tráiler aquí:

¿Ya viste estas películas nominadas? ¿Cómo ves este camino a los Oscar?