Inicio » Cine y televisión » 31 Minutos: La sátira de la televisión

31 Minutos: La sátira de la televisión

El 15 de marzo de 2003 TVN estrenaba una de las más grandes series infantiles: 31 Minutos, un programa de títeres creado por Álvaro Díaz y Pedro Peirano.

Tiempo de lectura: 7 minutos

Escrito por Rogher el 09/02/2020

Creo que muchas personas que están leyendo esto deben preguntarse ¿Por qué hace una nota de 31 Minutos si es un programa infantil de títeres?

Resulta que esta serie no es un simple programa para niños, como lo fue Cachureos, El mundo del Profesor Rossa o algo más antiguo como Mazapan, este tipo de humor fue el pilar para construir lo que es su obra más exitosa, y porque no decirlo, su Opus Magnum: 31 minutos.

La serie se emitió en Televisión Nacional de Chile (TVN) el 15 de marzo de 2003 en el bloque infantil Tronia  y, desde ese día, nació uno de los programas más exitosos que ha tenido la televisión chilena y llegó en un momento en donde la programación infantil estaba decayendo y fue el auge para otros shows enfocados a niños como Villa Dulce, Los Pulentos y Diego y Glot, pero de este último hablaremos otro día.

La fama de 31 Minutos llegó a puntos altos y ha logrado tener cuatro temporadas emitidas, una película, libros, cuatro discos musicales y actualmente shows en vivo, que se han replicado a lo largo de Chile y Latinoamérica.

Pero abarcaremos principalmente lo que es la serie como tal. 31 minutos es un noticiero presentado por Tulio Triviño, un conductor de noticias egocéntrico e idiota, quien es acompañado por el productor llamado Juanin Juan Harry, quien es muy trabajador por gusto propio y el único responsable del programa.

Como todo noticiero debe haber noticias y notas, pero la gran mayoría son absurdas y ridículas (en el buen sentido), como un baño que hace ruidos molestos, ver un árbol crecer, guantes obesos, un asaltante de plumavit, un frente patriótico de peluches y varias noticias que, a pesar de ser ridículas, tratan de presentar la contingencia actual o por lo menos cómo lo era cuando se grababa la serie.

El segundo bloque del programa comienza con una de las secciones más memorables de 31 Minutos, presentado por uno de los personajes más queridos de la serie y por la sociedad chilena: Juan Carlos Bodoque, un conejo reportero estrella del programa y, a la vez, un apostador empedernido llegando a ser un potencial ludópata y, además, un mujeriego.

Su sección “La Nota Verde”, consiste en reportajes enfocados en el medio ambiente como el reciclaje o la energía solar. También recorre lugares de Chile, como el Desierto de Atacama, la Isla de Juan Fernández, el estrecho de Magallanes y varios lugares más.

Se podría considerar como la parte más “educativa” del programa, a diferencia de otras secciones que son más absurdas y satíricas, como las noticias o incluso “Los Minutos Deportivos”, una sátira a la típica sección de deportes. Sobre este última, consistía, en un principio, en reportajes simples, como por ejemplo, enseñar a jugar al trompo o ping pong a cosas más absurdas pero entretenidas, como las Olimpiadas de Vajillas o las Olimpiadas de Deportes Cochinos.

Las entrevistas no quedan atrás, pues en ellas es donde el sin sentido es poderoso, como la entrevista al señor Invisible Mudo, siendo la más memorable de todas o incluso algunas que son divertidas como la de la Señora Ardilla o Scolapio Santana.

Ya en el tercer y último bloque del programa tenemos otra sección dedicada al héroe de los derechos del niño: Calcetín con Rombos Man. Esta, mas que una sección, es como si fuese otro programa dentro del programa, que muestra las aventuras de Cesar Quintanilla, un calcetín que se transforma en el superheroes Rombos Man y trata temas, por ejemplo, sobre el trabajo de menores de edad o la discriminación.

Como última sección tenemos el Ranking Top, conducido por Policarpo Avendaño, quien nos entrega un top de tres canciones donde la primera la reproducen completa. Y aquí me quiero detener un poco, porque quiero hablar del trabajo de Pablo Ilabaca, ex miembro de la banda de funk chilena Chancho en Piedra.

Ilabaca fue quien compuso la banda sonora de la serie y en especial las canciones del Ranking Top, pero solo en la parte instrumental, ya que las letras y nombres de las canciones fueron escritas por Diaz y Peirano , junto a otros guionistas de la serie, como Daniel Castro y Rodrigo Salinas.

Hablando del Ranking Top, se encuentran canciones inolvidables que hasta el día de hoy escuchamos y hacemos referencia en nuestra vida moderna o a nuestra infancia. A quien no le han cortado mal pelo, que la pelota se caiga a la casa de la vecina o que le saquemos las rueditas chicas a nuestra bicicleta, todas son cosas que nos pasaron a muchos de nosotros y lo recordamos con cariño.

En general eso sería la estructura de un programa normal de 31 minutos, por lo menos en los primeros capítulos de la temporada 1, porque ya en la mitad de esta y en sus siguientes temporadas rompen su estructura y ese absurdo que ocurría en las noticias ahora pasan en medio del noticiero, como por ejemplo:

  • Cosas como una simple gotera a un estudio repleto de tuberías o comenzar el programa de forma normal para después ser comprado por japoneses y crear un show nipón o incluso ser un completo basurero con el fin de adorar de líder a un amante de la mugre.
  • Sumado a lo anterior, tenemos episodios donde la estructura principal queda destruida, como cuando el programa y el canal se acaban, realizar un viaje al espacio para impedir que la tierra se destruya por un pastel gigante o algo más bizarro, como la boda de Dios con una bruja y que al final se introduzca una referencia al tema November Rain de Guns and Roses, determina que esta serie no es tan infantil, tampoco es netamente adulta, pero es tan absurda, ridícula y tan carente de sentido común que es graciosa.

El humor de 31 Minutos es uno que dudo que envejezca con el paso de los años, de hecho, cuando veía la serie de niño me reía mucho con las situaciones que ocurrían y al volver a verlo nuevamente, me dio mucha gracia, quizás no tanto como cuando tenía 7 u 8 años pero esa magia seguía presente y puedo asegurar que, cuando tenga una edad de mínimo 50 o 70 años, al ver esos momentos estoy seguro que me reiré, y ojo que esto no es nostalgia, es solo una obra que se puede disfrutar en tiempos modernos.

Sin duda alguna, esta serie es una de las mejores producciones chilenas que se han hecho para la televisión, porque a pesar de ser categoría infantil, no lo es tanto, es una producción para todo público, donde los niños y los padres pueden disfrutar juntos a la vez.

Si nunca lo has visto no esperes una obra seria que no lo es y su aspecto más fuerte y único es la comedia y su música.

Si deseas verla o revivir uno de los noticieros de títeres más divertidos que han existido, pueden ir al canal oficial de YouTube de 31 Minutos para disfrutar todo su contenido, ya sean las cuatro temporadas enteras, la película o ver las secciones por separado, como la Nota Verde, episodios de Calcetín con Rombos Man, algunas notas aleatorias o disfrutar de las canciones. También hay contenido extra para los fans que desean saber un poco más de este excéntrico noticiero.

Incluso la serie ha llegado a plataformas de streaming como Netflix, pero solo se encuentra disponible su cuarta temporada, esperemos que en un futuro lleguen las tres primeras y si es posible la película, y quien sabe, quizás Netflix sea capaz de financiar una quinta temporada.

¿Qué más puedo decir de 31 Minutos? Un clásico de la televisión chilena.

Punpunia.cl

Sobre Rogher

Soy Rogelio Garrido Navarrete, mejor conocido como Rogher, un joven humano veinteañero solitario que le gusta ver películas y anime, leer libros comics y manga, pero sobre todo en este mundo jugar videojuegos ya sea en un ordenador o en una consola. Podría hablar de mi vida, pero la timidez a veces me gana.

  • Sígueme:

Te puede interesar

Encuentra toda la información que necesites de nuestro sitio aquí
X