Inicio » Cine y televisión » Sex Education, Temporada 2: La consolidación de una gran serie de Netflix (Sin Spoilers)

Sex Education, Temporada 2: La consolidación de una gran serie de Netflix (Sin Spoilers)

La serie ha sido osada y atrevida para sus temáticas, logrado llevarla a otro nivel, convirtiendo a Sex Education 2 en una de las mejores de Netflix.

Tiempo de lectura: 5 minutos

Escrito por Felinesio el 23/01/2020

La serie inglesa que narra las aventuras de Otis y sus amigos finalmente está de vuelta con su segunda temporada.

En su primera parte la serie contaba con una premisa que sonaba atractiva, pero solo para pasar el rato y, de cierta forma, eso fue la primera temporada de Sex Education: una serie divertida y con algunas breves e interesantes enseñanzas sobre la sexualidad.

Sin embargo, si tu idea al ver está segunda temporada es de una serie para pasar el rato, quizá te encuentres con algo más. La serie ha seguido el rumbo de sus primeros capítulos, pero siendo más osados y atrevidos para sus temáticas, han logrado llevar la serie a otro nivel, convirtiéndose en una de las mejores de su plataforma.

¿Qué es lo que hace tan especial a esta segunda temporada de Sex Education?

Un guion más osado

Como ya les veníamos adelantando: si por algo se caracteriza esta temporada, es por ser mucho más osada y directa con sus propias temáticas. Cuando fue estrenada, en el año 2019, este drama tenía un montón de ideas interesantes pero que presentaban con demasiada timidez. Y es que pareciera que no querían arriesgarse mucho para lograr la aceptación de Netflix para próximas temporadas. Sea como fuere, se nota de sobremanera que la serie se ha tomado muchas más libertades creativas que antaño, pues esta vez no solo habla de más temas sexuales en la adolescencia, sino que lo hace sin ninguna censura.

Incluso se han atrevido en abordar mucho más la vida sexual de los adultos, marcando un cambio importante respecto a su primera parte: ahora no es solo un drama adolescente, es una serie que busca hacer reír y normalizar los tabúes sexuales mediante un drama para jóvenes y adultos

La temporada comienza como terminó, con un Otis descubriendo el maravilloso mundo de la masturbación. Y aquí mismo es donde nos damos cuenta que esta temporada será mucho más explícita que nunca, pues, sin ningún pelo en a lengua, los directores muestran casi sin censura todo el «proceso» de Otis. ¿Por qué esto es una virtud de la temporada? Por que desde el comienzo se desmarca del tabú diciéndote implícitamente:¡Hey! Esto es algo completamente normal. 

Enseñanzas por doquier

Bueno… si la traducción literal de la serie es «Educación sexual», y aun así no nos enseñase nada, sería algo triste. Afortunadamente, lo que más hace el show es educar, siempre bajo el mismo concepto de «normalizar». Desde mostrar el acoso sexual hacia las mujeres hasta mostrar los fetiches sexuales de adolescentes y adultos.

Además, se exponen las preferencias sexuales de los personajes yendo mucho más allá y mostrando la pansexualidad o la bisexualidad. Y todo esto lo muestran desde la mirada de la ignorancia de los propios personajes mientras otros les enseñan qué es eso. Esto logra que el público entienda todo lo que la serie quiere explicar sin sentirse en ningún momento forzado. 

Y todo esto es otro gran acierto por parte de toda la producción: tratar a los protagonistas como personas y no definirlos por ser diferentes al resto. Reitero, lo importante es que lo logran de una manera tan natural que incluso las personas más reservadas podrían ver esta serie sin sentirse incómodos en ningún momento.

De la misma forma, al tratarse sobre personas, hay un dialogo brillante en el último episodio entre Otis y su padre que da para pensar de aquí hasta el infinito sobre el cómo ser mejores personas, o al menos no ser un idiota.

Infaltable comedía dramática con un final ¿malo?

Obviamente, esta serie tiene mucho humor, lo que sumado a los infaltables problemas amorosos de los protagonistas, la convierten en una interesante comedia dramática. Sin embargo, debo de admitir que, si bien todos los puntos que mencioné anteriormente están ejecutados con gran maestría, como drama flaquea un poco a ratos. En ciertas ocasiones algunas decisiones de los personajes son algo torpes, que, si bien son atendibles, se siente como si las tomasen exclusivamente para alargar todo. En otras palabras, a veces la serie se da demasiadas vueltas con tal de estirar los episodios.

Quizá podríamos excusarla si consideramos que la mayoría de los problemas son problemas adolescentes, una etapa confusa y torpe. Pero ojo, esto no quita lo atrapantes que llegan a ser estas historias.

Bajo esta misma línea, el drama entre Otis y Meave se vuelve bastante interesante, pero con un final que, sin lugar a dudas, ha dejado desconforme a demasiadas personas. De todas formas, es un final que se entiende, que se desarrolla exclusivamente para dar luz a su ya confirmada tercera temporada.

Finalmente, al igual que su primera temporada, la música estilo indie pega muy bien en la gran mayoría de los casos, generando ambientes muy bellos.

La consolidación definitiva

Al terminar esta temporada, independiente de sus pequeños fallos, queda más que claro que esta supera con creces a su predecesora. Sex Education se ha transformado en una serie que todos deberían ver, no solo por decir: «Es muy divertida y buena, todos la deberían ver», sino porque realmente deja una cantidad de choques de realidad y enseñanzas que son tratadas con tanta normalidad que es digno de aplaudir.

Esto ya no es un simple drama adolescente, es la consolidación de una serie, que, si bien no sobresale demasiado en sus aspectos técnicos, tiene matices suficientes para ser una de las mejores series que ha producido Netflix.

Y tú, ¿ya viste la nueva temporada de Sex Education?

Sobre Felinesio

Distópico por naturaleza y tengo 20 años de puro caos. Veo películas, series y duermo, a veces escribo también ¯\༼ •́ ͜ʖ •̀ ༽/¯

  • Sígueme:

Te puede interesar

Encuentra toda la información que necesites de nuestro sitio aquí