Inicio » Noticias » Zona Oriental » Anime » Saint Seiya: La Saga de Asgard, el mejor relleno de la animación japonesa

Saint Seiya: La Saga de Asgard, el mejor relleno de la animación japonesa

La historia y claves de uno de los mejores rellenos en la historia del anime. La saga de Asgard de Saint Seiya es ejemplo de calidad

Tiempo de lectura: 7 minutos

Escrito por Andrelo el 10/08/2020
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 4,67 de 5)
Cargando...

Una de las características más odiosas del anime es el filler, o como bien se conoce en gran parte de Latinoamérica, el relleno. En estricto rigor, esta conducta no es propia únicamente de la animación japonesa, sino de todas las series que, por alguna razón, necesitan alargar sus temporadas o incluso, agregar temporadas enteras de pura challa.

Series como Dragon Ball o Hunter X del 99 están llenas de capítulos adicionales, algunos mejores que otros. O para qué hablar de Naruto, donde incluso hay guías en internet para verla saltándose todos los episodios de relleno, los cuales, sumando y restando, no aportan mucho a la trama principal. Pese a esto, hay un arco entero de relleno que es amado por todos: la saga de Asgard de Saint Seiya.

El porqué del relleno

En el mundo de la animación japonesa, el relleno se da generalmente por dos razones. La primera y principal, es porque el anime “alcanza” al manga. Este fenómeno es bastante común y ocurre cuando se acaba el material original para adaptar. Por esto, lo ideal es que cuando una productora quiera llevar al anime un manga, ojalá este ya este terminando o se encuentre sobre el 50%.

Por desgracia, generalmente esto no ocurre, y luego de un par de meses de haberse lanzado un manga exitoso, el anime ya está siendo producido. Debido a esto, se acaba el material original en el cual basar la serie y se tiene que comenzar a rellenar, mientras el manga saca suficientes capítulos para volver a ser retomado. Por suerte, esta práctica se ha ido suprimiendo y algunos estudios sacan temporadas o cours de pocos capítulos cada año. Tal es el caso de series como Shingeki no Kyojin.

La segunda razón se da cuando una franquicia es tan lucrativa, que luego de acabarse la obra, los estudios de animación quieren seguir sacándole el jugo. Uno de los casos más clásicos es Dragon Ball GT. Tristemente, cuando esto pasa, se puede ver una notoria baja en la calidad del producto final, ya sea por un pobre desarrollo argumental, ideas mal ejecutadas, etc.

La saga de Asgard

En el caso del anime de Saint Seiya, la saga de Asgard comienza inmediatamente después de la batalla de las 12 casas. Sin embargo, en el manga toda esto no ocurre, y luego de la batalla contra los caballeros dorados, se da inicio a la saga de Poseidón. Como era de esperarse, la serie animada alcanzó al cómic original, y tuvo que idearse un arco argumental entero para que Kurumada pudiera terminar la historia de Poseidón y sus generales marinos.

Si bien fue una jugada arriesgada, terminó siendo una de las mejores decisiones que pudo tomar Toei Animation, logrando conectar perfectamente esta saga con Poseidón a través del anillo del Nibelungo, otorgado por el mismo dios del mar a Hilda de Polaris, representante de Odín en la tierra.

Es verdad que la saga de Asgard no representa ninguna renovación en la narrativa de Los Caballeros del Zodiaco, presentando una típica dinámica shonen de “derrotar a los malos hasta llegar al jefe final”, pero si muestra elementos que refrescan la experiencia, principalmente en el apartado visual. Antes de revisar los aciertos de este arco, veamos cómo se gestó todo esto.

Los prototipos de Asgard

La historia del Cisne: Natassia del país del hielo

Luego de derrotar a Saga en la batalla de las 12 cosas, en el manga viene un capítulo especial y autoconclusivo llamado La historia del Cisne: Natassia del país del hielo. Esta historia, estrenada en el tomo 13 originalmente, nos muestra los primeros indicios de la saga de Asgard.

Los guerreros azules de Sinigrado, dominadores de las regiones boreales desde la era del mito, regresan para expandir su territorio, liderados por Alexer. Hyoga, por petición de Natassia –hermana de Alexer- será el encargado de detener a los caballeros azules. Este pequeño capítulo, sirvió de inspiración para la segunda película de Saint Seiya.

La Batalla de los Dioses

Inspirada en Natassia del país del hielo, la segunda película de Saint Seiya estrenada en 1988 en Japón nos presenta un prototipo de la saga de Asgard mucho más definido. Aquí, los santos de bronce acompañan a Athena a Asgard, en el norte de Europa, para frenar las ambiciones de Derbal, representante de Odín en la tierra.

Seiya, junto a los demás santos de bronce tendrán que enfrentarse a los 4 dioses guerreros de Asgard, entre los cuales se encuentra Hyoga portando la armadura de Midgard. Esta cinta, entre otras cosas, muestra escenarios casi idénticos a los que se verán en la serie, partiendo por la imponente estatua del dios Odín.

¿Por qué es tan buena la saga de Asgard?

El 23 de abril de 1988 (un mes después de la mencionada película) se estrenó en la televisión japonesa, el primer capítulo de la saga de Asgard, dando inicio a uno de los arcos más queridos por fanáticos europeos y latinoamericanos. Pero, ¿qué hace que un simple relleno sea incluso mejor que la saga a la que antecede?

Sin duda el apartado visual es uno de los responsables del éxito de Asgard. Nadie niega que la batalla de las 12 casas fue el mejor arco de Los Caballeros del Zodiaco, sin embargo fueron 34 capítulos donde la paleta de colores no varió mucho. Si a eso le sumamos que se vendrían 15 capítulos más de la saga de Poseidón, llenos de más armaduras doradas, se hacía estrictamente necesario refrescar el colorido.

No podía ser otro que Shingo Araki el responsable de diseñar las increíbles armaduras de los dioses guerreros de Asgard, dando todo un nuevo colorido a Saint Seiya. Las armaduras de Haggen de Merak y Mime de Benetnasch son, personalmente, de mis favoritas de todo el universo Saintseiyero.

En cuanto a la narrativa, como se dijo anteriormente, no presenta un cambio de paradigmas ni mucho menos. Es una historia bastante genérica, sin embargo, el background de los personajes, es lo que la hace realmente épica. Cada guerrero de Asgard está muy bien construido, desde sus personalidades, motivaciones e historias previas a convertirse en dioses guerreros.

Sin duda, una de las más conmovedoras es la historia de Fenrir de Alioth, hijo de una familia aristócrata, el cual siendo solo un niño quedó huérfano y fue rescatado por unos lobos que lo hicieron parte de su manada. O el pasado de Mime, quien dio muerte a su padrastro Folker, el cual cuidó de él desde que era un bebé. Así, los 6 dioses guerreros restantes, junto con Hilda y su hermana, son personajes escritos perfectamente.

Para finalizar los puntos altos de esta saga, imposible no mencionar la música de Seiji Yokoyama, compositor original de Saint Seiya. Todo el trabajo compositivo para esta saga es increíble y muy bien pensado. En octubre de 1988 se lanzó el TV Original Soundtrack VI, con toda la música del arco nórdico.

¿Dónde ver?

La serie clásica de Saint Seiya está íntegramente en Netflix. Así que ya saben, vayan y deléitense con este clásico ochentero. Sin embargo, como última recomendación, por favor no lo vean en latino. Para hacer esta nota volví a ver unos capítulos, y es increíble la cantidad de errores de doblaje que hay tan solo en los primeros capítulos. Si la nostalgia no pesa más, véanla en japonés subtitulada al español.

Nos leemos luego.

Recuerda que puedes ayudarnos dando una pequeña donación.

¡Muchas gracias!

56 publicaciones.

Sobre Andrelo

Saludos mortales. Me llaman Andrés. Fonoaudiólogo de profesión y padre de afición. Todo lo relacionado con el manga, anime, comics, videojuegos, cine, y ñoñez en general, tiene su lugar en este espacio.

X
No olvides leer nuestra última revista digital