Inicio » Noticias » Cómics » Cómic Internacional » Rick and Morty vs Dungeons & Dragons: el poder de la imaginación

Rick and Morty vs Dungeons & Dragons: el poder de la imaginación

Rick and Morty deja el espacio sideral para entrar en un crossover con Dungeons & Dragons, la popular franquicia de juegos de rol.

Tiempo de lectura: 6 minutos

Escrito por Historietador el 23/12/2020
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

Rick and Morty es una serie que derrocha imaginación. Al igual que la longeva serie Doctor Who, la ficción en la que se inspira, cada capítulo abre un imaginario nuevo y completamente demencial. La pistola de portales de Rick nos permite viajar junto con los personajes a los rincones más recónditos del universo o incluso el multiverso.

Dicha locura no se limita a la pantalla pequeña, ya que la franquicia se ha expandido con una serie de cómics. En esta ocasión nos sumergiremos en un crossover entre la serie y la popular franquicia de juegos de  rol Calabozos y Dragones.

Imaginación es el nombre del juego

Si están en este sitio leyendo estas líneas es probable que estén familiarizados con el concepto de un juego de rol, pero para los no iniciados un pequeño resumen: la dinámica de dichos juegos consiste en imaginar escenarios donde los jugadores interpretan personajes y un narrador hace de director de orquesta.

En el caso de Calabozos & Dragones, el narrador ostenta el título de “Maestro del calabozo”. A su vez, los jugadores tienen hojas de personaje que permiten cuantificar sus habilidades y características; a estas estadísticas se le agregan tiradas de dados de diferentes caras, que determinan el éxito o el fracaso de la acción que el jugado quiera hacer.

Divertirse no debiese ser tan difícil

Más allá de los tecnicismos y estadísticas de cada juego, que pueden resultar intimidantes pues es mucha información que digerir, hay un “factor X” que es el más relevante en el juego: la imaginación.  Si a eso le sumamos las ganas de divertirse y pasarla bien un rato, tenemos la mezcla perfecta para una buena sesión de rol.

Familia disfuncionales y dados de 20 caras

El cómic en cuestión arranca con Morty dándose cuenta de que los jugadores de rol pueden ligar jugando. Esta realización lleva al lujurioso pre adolescente a querer unirse a dicho juego. Con suerte para él, su abuelo Rick es un jugador consumado y está dispuesto a enseñarle todo lo que sabe.

Rick vive para jugar D&D

El principal problema de Rick es que juega solo para ganar. Su estilo de juego consiste en eliminar  monstruos, recolectar ítems y subir niveles. Es una versión muy reduccionista de los juegos de rol  que se asemeja más a un monótono videojuego. La gracia de estos juegos es que se puede interpretar a un personaje más allá del combate. Una buena partida se asemeja más a una improvisación teatral que a un juego donde se aniquila a todos los enemigos.

Posibilidades infinitas te esperan Morty. Poderes arcanos van a crujir en la punta de tus dedos. Oráculos exóticos te seducirán bajo los cielos carmesí…conozco este juego como la palma de mi mano, todos los módulos. Yo era un bardo en los tiempos que significaba algo. Y LUEGO QUEMÉ ESA HOJA DE PERSONAJE ¿Sabes por qué? Porque al carajo los bardos.

Rick Sanchez

Es ese el gran fuerte de juegos como Dungeons & Dragons: se socializa con los demás jugadores, se comparte una mesa. Es una experiencia radicalmente distinta a los videojuegos en línea ya que son más impersonales,  aparte de que en muchos casos estas comunidades son altamente tóxicas.

En el caso de esta historia en particular, el juego ayuda a unir a la disfuncional familia de Morty. Los personajes elegidos por cada miembro de su familia sirven de proyección de cómo se ven a sí mismos y cuales (creen) que son sus cualidades. El juego sirve para unir a la familia y además para enfrentar la dinámica de dominación y control que tiene Rick sobre ellos.

Toda la familia y sus personajes listos para la acción

No hay manera errónea de jugar

En definitiva esa es la importancia de esta historia en particular y los juegos de rol en general. Compartir experiencias, jugar a ser otra persona y dejar volar la imaginación viajando por mundos delirantes. Salir de esa mentalidad exitista de querer eliminar la mayor cantidad de enemigos y ganar los ítems más costosos y raros.

Sin entrar en el terreno de los spoilers, pero una de la moralejas de la historia es que no hay una forma “errónea” de jugar. Solo hay que ser fiel al personaje que se está interpretando y tratar de pasar un buen rato.

Escena post créditos

Este cómic tiene una segunda parte titulada Rick and Morty vs Dungeons & Dragons Chapter II: Painscape (y sí, el cómic es tan brutal como su título). Como toda buena secuela dobla las apuestas en torno a su premisa. ¡Más personajes, más locura y más dados!

Crónicas roleras: como aprender de ti no siendo tú mismo

Para finalizar esta reseña, es necesaria hacer una confesión autobiográfica: durante mi adolescencia tuve una relación estrecha con los juegos de rol. Videojuegos como Baldur’s Gate o Never Winter Nights me introdujeron a ese mundo. Tras una fallida sesión de Dungeons & Dragons, con mi grupo rolero nos decantamos por jugar Vampiro: La Mascarada.

Fue con ese juego que me enamoré de la interpretación y de esa impresión de estar viviendo una serie de televisión donde las decisiones del personaje las toma uno mismo. Durante esas noches interminables aprendí a conocerme a mí mismo mediante el juego. Estas dinámicas de interpretar otro ser y socializarlo  pueden llegar a ser una herramienta terapéutica.

Recuerda que puedes ayudarnos dando una pequeña donación.

¡Muchas gracias!

2 publicaciones.

Sobre Historietador

Arqueólogo de lo imposible.

X
No olvides leer nuestra última revista digital