Inicio » Literatura » Reseña: Una historia perdida, de Juan Pablo Meneses

Reseña: Una historia perdida, de Juan Pablo Meneses

Una novela acerca de un piloto que no le dio al objetivo en el golpe de estado de 1973: Una historia perdida, de Juan Pablo Meneses.

Tiempo de lectura: 6 minutos

Escrito por J Martínez el 26/07/2022

El golpe de estado de 1973 es un tópico muy tocado en Chile. Más de alguno podría decir que, quizás, es demasiado tocado, pero ¿cómo no hablar de él, si prácticamente es el acontecimiento más importante de la historia de nuestro país? ¿Cómo no hablar de él si aún hay cosas que están ocultas, personas sin aparecer e historias que no se han contado?

Esto último es lo que da pie a la novela (?) de Juan Pablo Meneses, Una historia perdida. Nos cuenta una parte de la historia que no había quedado del todo clara, a través de los ojos de un escritor de crónicas; el cómo un piloto, con causas desconocidas, erra su misil y no bombardea el objetivo, sino que termina bombardeando el hospital de la FACH. ¿Quién era este piloto? ¿Cómo se relaciona el bombardeo con el protagonista de la novela?

Una historia perdida

Los protagonistas de esta historia perdida

Pablo es un escritor chileno, especializado en crónicas en medio del boom de la crónica latinoamericana. Luego de terminar sus estudios, se autoexilia y comienza a viajar por el mundo, sin tener nunca un lugar al que llamar hogar, yendo de país en país, de hotel en hotel.

Su vida así lo lleva a tener muchas experiencias y a conocer a muchas personas. Por lo mismo, ha escrito de muchos temas, lo que es, finalmente, lo que lo mantiene en ese estilo de vida nómada. Después de todo, la única condición que tiene es trabajar solo escribiendo; puede ser sobre cualquier cosa, siempre y cuando sea escribir.

Pero ninguna de estas cosas parece interesarlo tanto como una vivencia que tuvo cuando niño, el día del golpe de estado en Chile. Cuando los aviones sobrevolaron y bombardearon La Moneda, Pablo estaba en su casa junto a sus padres. Así fue como vivió la caída de una bomba que no cayó en su objetivo, sino que terminó cayendo a pocas cuadras de su casa.

Este hecho lo marcaría para siempre, aunque nunca terminaría de escribir acerca de él. O al menos no hasta que un día vuelve a Chile por una emergencia; cuando entra a la casa en la que vivió el bombardeo, observa el nuevo vidrio mal instalado que se puso luego de que la bomba rompiese el anterior y comienza a recordar y preguntarse: ¿quién lanzó esa bomba que no cayó en el objetivo? ¿Por qué?

Hawker Hunter
Un avión Hawker Hunter

Ficción y realidad

Una de las cosas más interesantes de esta novela es lo difícil que resulta diferenciar entre las cosas reales y las que no lo son. Incluso aquellas que deberían ser evidentes, como el personaje de Pablo (y quienes lo rodean), están entremedio de esa línea que separa la ficción de la realidad.

Esto ocurre porque, de cierta forma, Pablo se siente como una extensión del autor mismo. Quizás esto sea porque el punto de partida de la novela es una vivencia real de Juan Pablo Meneses, siendo él mismo el niño que sintió la bomba caer cerca de su casa.

Pero también ocurre porque, como dice el autor, la razón por la que este libro es una novela es por rigor periodístico, pues prácticamente todos los datos que se exponen en ella son reales. Solo basta una pequeña búsqueda en Google mientras lees para que la línea entre lo real y lo ficticio se vuelva difusa, pues casi siempre te toparás con que lo que se comenta es real.

Juan Pablo Meneses
Juan Pablo Meneses, autor de Una historia perdida

Estructura con mucho contexto

En muchos momentos la novela comienza a introducir diversas historias sobre Pablo y la gente que lo rodea. A veces, sin previo aviso, dedica muchas páginas a contar vivencias de los personajes, cómo se conocieron, cómo llegaron a la relación que tienen actualmente, entre otros acontecimientos.

En un principio puede llegar a sentirse que estas pequeñas narraciones cortan el ritmo del libro y del argumento principal, pues la historia del Hawker Hunter que bombardeó el hospital de la FACH te agarra desde un principio, y quieres saber más de eso. Pero, a medida que avanza el libro, te vas dando cuenta de que, realmente, estas son la columna principal de este; la vida de Pablo, por qué es como es.

Quizás lo mejor de estas es que ayudan a no romantizar la vida nómada de Pablo; la muestran tal cual es, con sus pros y sus contras. Pero también aportan a contextualizar a su personaje, lo que ayuda a entender la “obsesión” que tiene con contar la historia que está narrando en el libro.

Además, en una de estas historias que pareciera que no tienen nada que ver con el argumento principal, aparece un personaje que, eventualmente, sí que se vuelve importante, lo que se aprecia un montón.

Una historia perdida

Conclusión y final

El final del libro está bien. Termina como esperas que termine una investigación, además de lograr su objetivo de dar a conocer esta versión de la historia que se mantenía oculta hasta ahora.

Quizás en la recta final del libro se podría haber enfocado un poco más en el argumento principal; la historia del avión que bombardeó el hospital de la FACH. Digo esto porque hasta el final del libro se siguen contando historias de los personajes, lo que, nuevamente, termina cortando un poco el ritmo.

Lo mejor del libro, considerando su argumento principal, es que expone todas las versiones de la historia que se conocen hasta el día de hoy. Las muestra una por una, y argumenta el por qué, para el autor, estas no se pueden considerar como verdaderas, pues tienen varias contradicciones y hechos que no podrían ser posibles.

La Moneda bombardeo

Además, lo hace a través de una novela que es amena, que propone personajes interesantes y los trabaja bien. Siempre es un agrado conocer más sobre la historia del país, y lo es aún más cuando esta se muestra de forma “entretenida”, y no mediante libros de historia que a muchos les terminan dando sueño.

Te puede interesar

Encuentra toda la información que necesites de nuestro sitio aquí