Inicio » Otros » Rol y juegos de mesa » Reseña a Scythe: Un euro listo para la acción

Reseña a Scythe: Un euro listo para la acción

Piezas hermosas y conflictos a la vuelta de la esquina hacen de este juego un euro con más de una sorpresa. Lee como en esta reseña a Scythe

Tiempo de lectura: 12 minutos

Escrito por Daniel Orellana el 11/10/2022

Las cenizas de la Gran Guerra aun flotan por la Europa de 1920. La gran ciudad-estado conocida como “La Fábrica”, el hogar de Nikola Tesla, ha cerrado sus puertas a todas las naciones. Sus mechs, originalmente destinados para la paz, fueron el actor principal en las grandes batallas de la Gran Guerra. Así, en un ambiente de paz inestable, las grandes naciones confluyen vez más en la misteriosa fabrica, el corazón de la tecnología y del futuro.

En Scythe, entre 1 y 5 jugadores controlan a distintas naciones que buscan establecer su supremacía en este universo alternativo de 1920+. Diseñado por Jamey Stegmaier y con ilustraciones de Jakub Rozalski (quien además creó el universo 1920+), Scythe ofrece la posibilidad de construir y destruir el viejo continente. Y como su nombre indica (Scythe es “guadaña” en inglés), la victoria será para quien maneje mejor los motores de la guerra y la paz, acumulando la mayor cantidad de riqueza.

Música para la lectura. Scythe tiene su propia banda sonora

Listo para la acción

Scythe tiene un nivel medio de complejidad, lo que se observa inmediatamente por la cantidad de componentes que trae. Sin embargo, su refinado diseño hace que jugarlo se vuelva intuitivo después de un par de rondas. No podremos entrar en detalles de todas las reglas, pero será suficiente para hacerse una idea de cómo funciona.

Scythe tablero principal
1-5 jugadores / 90-115 min / 14+ Edad

Cada jugador tomara un tablero de jugador y un tablero de facción al azar (más todos sus componentes). El manual explica como realizar la disposición inicial de la partida, además de los recursos iniciales con los que comienza cada jugador.

Scythe Tablero Jugador

En Scythe cada jugador tendrá 2 grandes tipos de unidades: civiles y militares. Estas están claramente indicadas por su materialidad: las unidades civiles son de madera, mientras que las unidades militares son de plástico. Entre estas unidades están los trabajadores, edificios, Mechs y, por supuesto, el Líder.

A medida que avanza la partida irán acumulando y gastando 4 tipos de recursos: Petróleo, Metal, Madera y Comida. A estos se les sumara además el Poder y Popularidad, factores claves para ganar la partida.

Durante su turno, cada jugador deberá escoger un espacio en su tablero de jugador. Estos se dividen en 4 grandes secciones, con 1 acción superior e inferior por sección. Y mientras que las 8 acciones son idénticas para todos los jugadores, sus costos, beneficios y posición en cada tablero son distintas. Cuando escogemos una sección podemos realizar la acción superior y/o la inferior, si tenemos los recursos para pagarlas. Y así, mientras cada tablero ofrece una estrategia distinta, la meta de todos siempre será optimizar al máximo su jugada.

Scythe personal

El otro factor clave en el tablero de jugador es la regla primordial de este puzzle. Al escoger una sección del tablero no se puede repetirla el siguiente turno. De esta forma, Scythe es un puzle de optimización que obliga a jugar cuidadosamente cada turno, armando las jugadas paso a paso.

Las 4 acciones superior del tablero, también llamadas “básicas”, serán el pan de cada día durante la partida. Con estas se puede mover las unidades, producir o comprar recursos, y reforzar el ejército. Sin embargo, con las 4 acciones inferiores es donde se pone interesante el tablero. Con ellas se fortalece la nación, desplegando Mechs, construyendo estructuras, reclutando soldados o mejorando la industria.

Con estas acciones se desplazan las unidades por el mapa, buscando siempre nuevas oportunidades. Distintos hexágonos otorgarán distintos recursos al producir, además de ir explorando los encuentros repartidos por el mapa. De vez en cuando, un encuentro casual con un adversario terminará en una batalla fronteriza. Y nunca hay que perder de vista la tentación de la Fabrica, en el corazón del mapa.

Scythe tablero

Para ganar la partida, cada jugador intentará conseguir la mayor cantidad de riqueza. Esta viene dada por el dinero acumulado durante la partida, los recursos y territorios que se tengan al final del juego y, sobre todo, las estrellas por objetivos cumplidos. Todo esto multiplicado según la popularidad.

El tablero cuenta con una serie de objetivos para coronarse con la victoria. Desde desplegar los 4 Mechs, hasta llegar al máximo en el marcador de popularidad, los objetivos permiten varios enfoques para el juego, donde el conflicto bélico no es lo central. Cada vez que un jugador logre un objetivo, colocará su estrella en el marcador para indicarlo. Y cuando alguien logre cumplir 6 objetivos, se acaba inmediatamente la partida. La nación victoriosa será aquella con mayor riqueza.

Scythe objetivos

Optimizar es la clave

A pesar de que se promociona como un juego 4X o wargame, Scythe es sobretodo un juego Euro. Vale decir, un juego donde la meta no es destruir a tu rival, sino optimizar tu estrategia. El núcleo del juego esta en los tableros personales, donde cada jugador buscará eficientar sus turnos para sacarle el mayor provecho a cada acción. El combate toma un rol secundario. Más que un juego de guerra, la amenaza de la guerra es lo que mantiene la tensión durante la partida.

Desde esta perspectiva, el desafío que nos propone Scythe se mantiene interesante y atractivo. La meta es lograr alcanzar las 6 preciadas estrellas antes que tus oponentes, y cada facción y tablero implican diferentes estrategias para lograrlo. La presencia de los otros jugadores por el mapa mantiene asimismo el nerviosismo durante el juego, con cada jugador atento a los movimientos de sus rivales.

Scythe tablero

Scythe es un juego de oportunidades. El comienzo es lento, como si los jugadores fueran Snorlax despertando de su sueño. Los primeros turnos son calculados y metódicos, buscando siempre la jugada optima con los escasos recursos iniciales. Sin embargo, la partida comienza a agarrar ritmo a medida que los jugadores van mejorando sus tableros, construyendo estructuras y desplegando sus Mechs. Rápidamente el juego se vuelve un bosque oscuro, donde cada jugador esta al acecho de la jugada perfecta. Los Mechs comienzan a mirarse agresivamente, y el combate se vuelve inevitable.

Luchar en Scythe es un evento importante. Cuando sucede un combate, los 2 jugadores involucrados deberán escoger en secreto cuanto poder usarán en la batalla. A su vez, podrán utilizar cartas de combate para reforzar sus fuerzas. Y mientras ambos jugadores gastaran todo el poder y cartas que utilicen, aquel jugador que apueste menos perderá el combate. Sus tropas huirán de vuelta a su base, perdiendo la iniciativa de su ofensiva. Y el ganador obtendrá una preciada estrella, aunque ahora tendrá menos recursos para un futuro conflicto. Así, cuando la guerra estalla en Scythe siempre es una ocasión de interés para toda la mesa. Incluso los jugadores que no participan en la batalla están atentos, viendo quien gana y quien pierde para tomar provecho de la situación.

Scythe tablero partida

El sistema de estrellas es uno de los grandes aciertos de Scythe. El tablero permite enfocarse en distintos objetivos, permitiendo una gran variedad de estrategias y tácticas. Y a medida que se comienzan a colocar estrellas, los jugadores se enfocan en una lista cada vez más reducida de objetivos. De esta manera el final de la partida se vuelve un conflicto relámpago, con cada jugador intentando completar una lista acotada de objetivos mientras el resto intenta evitarlo.

Scythe tiene así una trama bien definida y que funciona perfectamente. La partida comienza lenta y agarra ritmo a medida que se expanden las naciones. Los recursos, escasos al inicio, después abundan para las construcciones y reclutamientos. Y todo termina en una explosión al medio del mapa, con los escuadrones de trabajadores en medio del fuego cruzado de los Mechs.

Atención a los detalles

La materialidad del juego es, sin lugar a duda, uno de sus puntos fuertes. Hijo de Kickstarter, Scythe tiene una enorme cantidad de componentes y unidades. Cada nación tiene sus propios Mechs, sus propios trabajadores y una figura de Líder única. Cada componente esta hecho con el mayor cuidado, y esto se ve desde la calidad de los tableros, con doble capa, hasta la misma caja del juego. Todo viene empacado y en bandejas para asegurar la mayor duración y protección al juego.

El arte es también un punto fuerte de Scythe, y sin duda de sus mayores atractivos. Cada carta tiene una ilustración propia llena de historia. Cada tablero de facción y jugador vienen con dibujos que llenan de vida el universo de 1920+, además de dotar de carácter a los lideres de las naciones. Y la iconografía permite rápidamente entender que hace cada acción, ayudando a entender rápidamente el flujo del juego. A pesar de la cantidad de componentes y unidades, el tablero siempre es claro de leer.

miniaturas
Muchas personas pintan y decoran su copia del juego

Sin embargo, hay un par de detalles que no podemos dejar pasar por alto antes de terminar esta reseña. Lo primero es una controversia que sin afectar directamente al juego, es necesario mencionar. El artista a cargo de Scythe y el mundo de 1920+, Jakub Rozalski, ha sido cuestionado por sus técnicas de dibujo. Esto, pues varias de sus obras han sido señaladas como plagios de otras obras. Y mientras que el artista y el mismo diseñador del juego han respondido estas críticas, el debate sigue abierto.

Lo segundo que es necesario mencionar es el mayor defecto de Scythe: su modelo de monetización. Esto, pues mientras el juego base es perfectamente jugable y divertido, cuenta con una serie de expansiones que siguen el mismo modelo que los DLC’s de internet. De hecho, el tablero viene con 2 cuarteles para facciones que están en la expansión. Así, para tener la experiencia completa de Scythe hay que desembolsar varias lucas más que solo el juego base. Sin embargo, quien escribe ha comprado estas expansiones y no se arrepiente de su inversión.

Si alguien desea comprar las expansiones de Scythe, la más recomendada es el Auge de Fenris. No solo incluye una campaña de 8 misiones rejugables, sino que además incluye SPOILER SPOILER SPOILER. No quiero arruinar la sorpresa de esta expansión, solo decir que las mejores ideas de Scythe están en esa caja.

Finalmente, hay que tener en cuenta que muchas personas verán la caja con los Mechs y las ilustraciones y pensarán que Scythe es un juego de guerra. Sin embargo, es ante todo un juego de optimizar tus turnos, donde el conflicto es algo secundario y oportunista. Esto ha hecho que muchas personas se decepcionen del juego, sea por que tiene muy poco conflicto o mucho conflicto para su gusto. Tener claro que tipo de experiencia brinda Scythe servirá para tener claro si es un juego para ti.

A pesar de todo esto, Scythe sigue siendo uno de los favoritos de mi colección. Sacarlo a mesa es más sencillo de lo que parece, y las partidas siempre son memorables y divertidas. Si quieres un juego sesudo donde el conflicto este acechando a la vuelta de la esquina, súbete al Mech y pilotea Scythe.

Te puede interesar

Encuentra toda la información que necesites de nuestro sitio aquí