Inicio » Otros » Rol y juegos de mesa » Reseña a Cascadia: la grandeza de las cosas simples

Reseña a Cascadia: la grandeza de las cosas simples

En esta reseña hablamos de Cascadia, un juego de mecánicas simples y un arte hermoso que invitan a recorrer paisajes como los que lo inspiran

Tiempo de lectura: 7 minutos

Escrito por Daniel Orellana el 08/08/2022

Cascadia es una región del noroeste de EEUU. Bañada por el mar pacífico y extendiéndose hasta las Montañas Rocosas, esta región destaca por su belleza única y su fauna y flora que no conoce fronteras. Y ahora, gracias al arte de Beth Sobel y el diseño de Randy Flynn, podemos conocer y divertirnos en esta región.

Cascadia es un juego para 1 a 4 jugadores, en donde deberemos armar nuestro tablero construyendo los más grandes ecosistemas, a la vez que vamos poblando con animales el paisaje. Parece sencillo, pero la profundidad y diversión que este juego otorgan lo hicieron merecedor del premio al juego del año 2022. Veamos con detalle entonces, que se esconde entre los senderos de Cascadia.

Cascadia componentes
1-4 jugadores / 30-45 min / 10+ Edad

Un tranquilo paseo

Cada jugador comienza la partida con una loseta inicial. Al medio de la mesa se dejan las cartas de puntuación, una por cada animal presente en el juego. Finalmente, se colocan 4 losetas y 4 fichas de animales en pares, finalizando la preparación. El juego dura exactamente 20 rondas, al final de los cuales veremos quien hizo más puntuación entre sus animales y sus ecosistemas.

Cascadia inicio

Durante su turno, cada jugador debe realizar una acción muy sencilla. Deberá escoger 1 de los 4 pares disponibles (de loseta y ficha de animal) para colocar en su tablero. Las losetas pueden colocarse en cualquier parte, siempre que toquen con un lado el tablero. No es necesario que los ecosistemas sean idénticos, pero darán más puntaje si lo logramos.

Después de colocar la loseta se debe colocar la ficha de animal. Cada loseta puede recibir solo cierta clase de animales, indicados por los iconos que tiene impresa. Y solo puede ir 1 animal por loseta, por lo que hay que ser cuidadosos al momento de colocarla. Se puede poner al animal en cualquier loseta, no sólo la que se acaba de instalar. De más esta decir que una vez colocada la loseta y la ficha de animal no pueden volver a moverse.

Finalmente, hay losetas conocidas como biomas críticos. Se reconoces fácilmente pues solo pueden tener 1 animal, y tienen una flecha y un símbolo de coníferas. Si se logra colocar el animal que estas losetas piden, se gana inmediatamente una conífera. Las coníferas valen 1 punto de victoria al final de la partida, pero además pueden gastarse durante el juego para escoger cualquier combinación de loseta y animal de las 4 disponibles, o remplazar tantos animales como se quiera con nuevas fichas de la bolsa. Y esto puede hacerse tantas veces como coníferas se paguen.

Cascadia losetas

El juego ira así, hasta que cada jugador haya tenido 20 turnos y no se puedan rellenar las losetas disponibles. En ese momento cada animal puntuará según una carta escogida al azar. Y también se ganará puntaje por el ecosistema más grande de cada tipo (el bosque más grande, montaña más grande, etc.). Además, el jugador con el bosque/montaña/etc. más grande de todos los jugadores gana un bono de puntuación, agregando una pizca de competencia directa en esta ensalada de puzles.

Pequeñas grandes decisiones

Jugar Cascadia es simple. De hecho, acabo de explicar el 90% de las reglas. Sin embargo, la belleza de este juego viene entregada por la máxima que lo complejo no tiene porque ser complicado.

Cascadia es un juego donde debes delicadamente balancear 2 puzles al mismo tiempo. Por un lado, tienes la capa de losetas de ecosistema, intentando conseguir que tus biomas sean lo más grande posible y ojalá quedándote con la puntuación bonus de la partida. Pero además, estas intentando lograr que todos los animales queden en la posición perfecta, sumando jugosos puntos para el final de la partida. Descuidar cualquiera de estos 2 puzles te llevará al fracaso, pues ambas puntuaciones son claves para triunfar. El desafío entonces está en conseguir las piezas precisas cada turno, agarrando la ficha y la loseta perfectas para ampliar tu tablero.

Cascadia cartas

La belleza de este diseño radica además en ese pequeño destello de riesgo que se asoma entre cada turno. La mayoría de los animales te darán una gran puntuación, pero solo si logras completar sus requisitos. Así, más de una vez cojeras una ficha sin saber si lograrás cumplir este objetivo. Quizás te pases la mitad de la partida esperando una ficha de oso, viendo con frustración como alces y zorros salen de la bolsa. Sin embargo, esta frustración nunca es tal, porque todos los animales puntúan y siempre hay otras opciones disponibles. Así, el juego te motiva a arriesgarte por la gloria sin penalizarte severamente en caso de que la suerte no este de tu lado.

Las mismas coníferas refuerzan este sistema, permitiéndote tener más de una oportunidad para buscar el animal perfecto. E incluso hay reglas de superpoblación: si en algún momento hay 4 animales idénticos para sacar, entonces se remplazan por 4 animales de la bolsa. Todo para que siempre tengas opciones abiertas y caminos alternativos.

Cascadia combina así la precisión de los puzles con un toque de suerte y riesgo. El juego se define por la habilidad que tengas para colocar cada pieza en su lugar. Pero la cantidad de opciones aseguran que nunca te veas encerrado en la derrota. Las losetas pueden ir en cualquier lado, y siempre tendrás 3 losetas sin animales para decidir dónde colocar tu ficha.

Cascadia fichas

Brillando al atardecer

Cascadia tiene pocos componentes pero le saca el máximo provecho a cada uno. Sus fichas y losetas son de la mejor calidad, con un cartón grueso y una madera solida que se sienten bien al tacto. Las ilustraciones cumplen con el cometido, permitiendo imaginar y conformar este enorme corredor biológico a medida que avanza la partida. Y las cartas son fáciles de leer y entender, con ejemplos claros para que no queden dudas de como funcionan.

Las cartas además aseguran la rejugabilidad de Cascadia. Cada animal viene con 4 cartas distintas, formando 4 sets desde la A hasta la D. Cada set esta diseñado en conjunto, pero si quieres más variedad puedes mezclar las cartas, ofreciéndote cientos de combinaciones distintas para cada juego. Así, mientras en una partida las águilas puntúan mientras estén solas, en otra partida buscaran armar parejas. Los alces pueden armar rebaños, líneas o incluso círculos. Y los salmones quieren hacer filas más o menos largas. Y si bien todas las cartas son distintas, cada animal conserva una temática especifica, dotándolos de un carácter definido.

Cascadia Final

Todos estos elementos vuelven a Cascadia un clásico inmediato de los juegos de mesa. Es fácil de entender pero difícil de dominar. Cada partida plantea siempre nuevos desafíos. Y el juego se abre con delicadeza para grandes y chicos, tentando siempre con la belleza que se esconde entre sus bosques. Si quieres algo sencillo, bello y divertido, agarra tu mochila y parte a recorrer Cascadia.

Te puede interesar

Encuentra toda la información que necesites de nuestro sitio aquí