Inicio » Noticias » Cómics » Cómic Chileno » Nosotros los Selk’nam, cómic documental de primer nivel

Nosotros los Selk’nam, cómic documental de primer nivel

Carlos Reyes y Rodrigo Elgueta presentan Nosotros los Selk'nam, un cómic ideal para sumergirse en el mundo y la cultura de este pueblo

Tiempo de lectura: 9 minutos

Escrito por Chile en viñetas el 02/02/2021
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

La dupla creativa de Carlos Reyes y Rodrigo Elgueta se hizo conocida con su obra Los años de Allende. No es exagerado plantear que es uno de los mejores cómics chilenos publicados en el siglo XXI. Prueba de ello es su traducción a múltiples idiomas, desde el italiano hasta el coreano. En él, abordan los años de la Unidad Popular y cómo se fue creando el ambiente que derivó en un golpe de Estado.

Esa misma dupla venía trabajando desde hace años en un nuevo cómic, donde lo único que se sabía era que trataría sobre los Selk’nam. Las expectativas eran altas y en cada feria o entrevista en la que participaban, hacían mención a esa obra en construcción. Finalmente, a finales de 2020, la publicaron bajo el nombre Nosotros los Selk’nam.

El pueblo y la cultura Selk’nam están de moda. Es común ver que venden figuras de los espíritus del Hain, el rito de iniciación, donde se muestran llamativas pinturas corporales. Hace poco hubo una polémica donde vendían pijamas que simulaban a estos mismos espíritus y hasta una heladería hay que hace referencia a ellos. Bajo las críticas de apropiación cultural por parte de los chilenos, Reyes y Elgueta se aventuran con esta publicación, que se alejará de los estereotipos para traer un cómic serio y que da muestras de una gran investigación.

El cómic

La forma en que está narrada la historia llama la atención desde un principio. Vemos a Carlos Reyes escribiendo en un computador exactamente lo que estamos viendo en las páginas. Cuenta el origen del proyecto, en un café de José Miguel de la Barra en un lejano 2012, junto a Cristián Valenzuela. Por si fuera poco el primer impacto, en seguida Reyes nos mira fijamente y empieza a contarnos la historia.

De inmediato se capta que habrá dos historias paralelas, una que es transversal a la historia y otra que narra el proceso de investigación. En aquella que va recorriendo cada momento, vemos una pareja que se muda a Punta Arenas desde Santiago. El sueño de él, que aparentemente es el propio Rodrigo Elgueta, es llegar al sur del sur del mundo y su pareja lo acompaña. Ahí, vemos como va creciendo su obsesión por el pueblo Selk’nam, la que lo llevará a tener problemas en su relación. Todo terminará con un viaje un tanto mágico hacia el pasado, que se presenta como un presente oculto.

La historia principal es de no ficción. De la mano de lectura de libros y entrevistas hacen un recorrido por la cosmogonía Selk’nam, mostrando su mito de la creación. Los autores principales en los que se basan son Anne Chapman y Martín Gusinde, aunque no los únicos. De la mano de ellos y junto a múltiples entrevistados, hacen una visitación a la llegada de los europeos al territorio austral, con Sarmiento de Gamboa, Magallanes y Pigafetta a la cabeza.

Además de los primeros contactos de los onas con el hombre occidental, muestran la llegada de los chilenos y los estancieros a Tierra del Fuego, mostrando cómo les fueron quitando espacio hasta terminar con un verdadero genocidio. En una mezcla entre enfermedades europeas, la caza (literalmente) de su pueblo y el fallido intento por rescatarlos por parte de misiones religiosas, vemos cómo este pueblo fue arrasado.

Si bien no se guardan elementos trágicos en la historia, como lo fueron los zoológicos humanos, no todo es terrible en el cómic. Hay un gran espacio donde se teoriza en torno a las costumbres de los Selk’nam, intentando acercarse a una mayor comprensión de lo que son.

Se muestran diversas manifestaciones culturales que le han rendido tributo tanto a las ceremonias Selk’nam como a su estilo de vida. Para esto, se sirven de entrevistas a dramaturgos, escritores, cantantes y bailarines. Hay un exhaustivo recorrido por las representaciones chilenas que se han hecho de los habitantes del fin del mundo.

Danza representada en el cómic

El guion

La tarea de llevar a cabo este cómic, intentando abarcar gran parte de los estudios en torno a los Selk’nam, no era fácil. Para resolverlo, tuvieron que usar el método ya mencionado, lo que se vuelve poco convencional y puede descolocar a un lector incauto que espera meramente una narración cronológica. En este sentido, la pluma de Carlos Reyes se vuelve fundamental.

El proceso de investigación que realizó junto a Elgueta salta a la vista, presentando un libro lleno de necesarias referencias. No se da nada por sentado e incluso plantean versiones que se contradicen unas con otras, ya que no se instalan desde una única verdad. Esto en ocasiones se vuelve un poco abrumador, ya que se utiliza mucho la narración en off, pero la solución que encuentran son las mentadas entrevistas, que permiten expresar un diálogo que hace más amena su lectura.

A pesar de esto, logra llevar a cabo satisfactoriamente el desafío, captando el interés de los lectores no mediante el suspenso, sino que mediante la necesidad de querer saber más, de recorrer el camino junto a la dupla creativa para ir develando el modo de vida de este pueblo que, cabe aclarar, sigue vivo.

El dibujo

Resolver la forma de la narración gráfica también sería un desafío, ya que hay al menos tres situaciones que ameritan una forma distinta de dibujar. Tenemos la historia de la pareja, las vivencias de los Selk’nam y los momentos de entrevista o de metacómic. En cada uno de ellos se pueden notar diferencias, aunque sin perder la calidad.

La pareja que viaja a Punta Arenas tiene un estilo más bien simple, podría decirse que a modo de caricatura, sin entrar en detalles faciales que permitan identificar del todo a sus protagonistas. Esto va cambiando con el avanzar de las páginas, ya que al momento de encontrarse con un espíritu Selk’nam, vemos en él todo el cuidado de Elgueta en representar cada una de sus características.

El estilo simple de la pareja contrasta totalmente con lo detallado de los entrevistados, quienes son fácilmente reconocibles si uno identifica las caras de las personas en cuestión. Los lugares donde sitúa a cada una de las personas que aparecen en escena dan la sensación de estar ahí, escuchando la entrevista. Es capaz de reflejar el movimiento no solo físico, sino también del pensamiento y las ideas.

En lo que respecta a la representación de los Selk’nam, esos momentos más históricos, caracteriza muy bien los rasgos del pueblo, contrastándolo con lo de los extranjeros que llegan a arrebatarles todo. No sólo los rituales con las conocidas vestimentas se reflejan de gran manera, sino también las actividades que realizaban y su estilo de vida. Hay un solo momento en el cual hay color en el cómic, el que es usado a la perfección para narrar esa parte de la historia.

El cómic cierra con una galería de ilustraciones de Elgueta, las que van acompañadas de una breve explicación, en donde muestra su talento en todo su esplendor.

La edición

Deinón editorial está a cargo de la publicación en Chile (también se editará en España y Corea del sur). Si bien no es una editorial de gran renombre, realizan un gran trabajo, presentando un cómic cuidado, donde no se deja ningún detalle al azar. El tamaño es más grande de lo normal, las guardas son parte del cómic en su conjunto (algo que siempre debería ser así) y la calidad del papel es adecuada.

Si bien el cómic es en blanco y negro, se incorpora color en el título y en momentos específicos dentro de la historia. Se incluye al final la bibiliografía con la cual trabajaron los autores.

Palabras finales

Este es un cómic distinto, que está muy cercano a lo que se podría llamar un cómic documental. Si bien Los años de Allende puede caber en esa categoría, ahí hay una historia que se desarrolla de la mano de la información entregada. En este caso no es así y puede ser un poco chocante, pero a medida que uno lee se acostumbra y entiende la necesidad de que sea así.

Para quien quiera conocer, por mera recreación, la historia de la cultura y el pueblo Selk’nam, es sin duda una gran opción. Pero si lo que quieren es estudiar seriamente el tema, se vuelve una introducción ideal a su estudio, gracias a la diversidad de miradas que aporta; a los personajes que nombra y que uno puede buscar; a la bibliografía que incorpora; y a la motivación que genera.

Recuerda que puedes ayudarnos dando una pequeña donación.

¡Muchas gracias!

12 publicaciones.

Sobre Chile en viñetas

Soy profesor de filosofía, aunque preferiría ser filósofo. Me gustan los cómics, sobre todo chilenos; el anime y la literatura. Creador de Chile en viñetas, perfil de instagram.

X
No olvides leer nuestra última revista digital