Inicio » Noticias » Vídeojuegos » Nier: Automata – La [no] obra maestra de Yoko Taro

Nier: Automata – La [no] obra maestra de Yoko Taro

Divagando por muchos géneros, Nier: Automata intenta dar un mensaje por medio de una historia contada de manera no tradicional.

Tiempo de lectura: 12 minutos

Escrito por J Martínez el 27/05/2021
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 2,33 de 5)
Cargando...

Yoko Taro es un director extremadamente creativo. Sus juegos se salen constantemente de lo típico buscando que el jugador capte el mensaje que está tratando de mandar. Así lo hacía el Nier original, Replicant (o Gestalt), y así lo hace este juego, NieR: Automata.

Desarrollado por PlatinumGames y distribuido por Square Enix, seguiremos a 2B y 9S, dos androides que tienen como propósito preparar el camino para una futura incursión en la Tierra, lugar que ha sido invadido y controlado por las máquinas. Como es de esperar de su director, nos encontraremos con una historia profunda, contada de manera no tradicional. Mientras que, por el lado del gameplay, hallaremos el sello de Platinum; unos combates rápidos y frenéticos.

Lo técnico al debe

Luego de la introducción (que, cuestionablemente, no tiene checkpoints), nos dejamos caer en la Tierra. El primer contacto con el escenario principal del juego es… bastante aburrido, y lamentablemente, mientras más exploramos el mapa, esto no hace más que empeorar. Edificios que no son más que cajas con hoyos que hacen de ventanas o un bosque que ya sería pobre si este fuese un juego de PS2.

Se entiende que el juego busca evocar una atmósfera triste y solitaria, pero, honestamente, no es suficiente razón para que los escenarios sean tan pobres. Otros juegos como Dark Souls o Fallout logran el mismo efecto sin sentirse tan vacíos. De hecho, sin ir más lejos, hay 2 sub-zonas en el mismo juego que logran destacar (la fábrica y el parque de atracciones), manteniendo esta atmósfera, pero sin ser tan pobres en sus diseños.

Lo que no se puede criticar, de ninguna forma, es la música. Es espectacular. Con toques de sinfonía clásica, siempre logra transmitir la atmósfera deseada, incluso cuando su entrada no sea la más adecuada.

Combate caótico

PlatinumGames ha destacado por tener combates muy rápidas y ágiles, donde el uso de combos y el movimiento es esencial (tanto para ganar como para disfrutar de este). Nier: Automata no se sale de este marco. La velocidad de los personajes, la posibilidad de evadir y lo rápido que atacamos, tanto a distancia como cuerpo a cuerpo, hacen gala de todo lo que ha hecho bien el estudio.

Si a esto le sumamos una gran cantidad de armas (con sus respectivas mejoras), varios ataques secundarios y especiales, y una increíble variedad de “chips” que modifican nuestras estadísticas, queda un conjunto que debería ser más que competente… pero no lo es.

Los combos, tan característicos de este tipo de combate, no tienen sentido aquí. Los enemigos no reaccionan a estos, por lo que casi siempre tendremos que cortarlos a media ejecución para esquivar algún ataque.

Por otra parte, el combate a distancia hace tan poco daño que solo es útil para despejar los proyectiles enemigos, lo que vuelve increíblemente aburrido luchar contra máquinas que vuelen. Y todos estos proyectiles, chispas y velocidad hacen que las peleas sean ilegibles. Además, para curarnos tenemos que abrir un mini-menú en medio de la pelea.

Esto ocasiona que toda la customización que existe no sirva para nada; al final solo buscarás lo que haga más daño instantáneo, ya que, por más variedad de ataques que hayan, siempre vas a tener que estar cortando los combos a mitad de camino. Lo que más tiene utilidad son los chips, ya que estos pueden darte ventajas un poco más variadas, como agregar daño a distancia con los ataques cuerpo a cuerpo, la autorecuperación de vida cuando baja de cierto porcentaje, o aumentar el daño, vida o defensa.

Pero, lamentablemente, todo se vuelve a desmoronar por el terrible balanceo de dificultad del juego. Fácil es muy fácil, Medio sigue siendo fácil, mientras que Difícil salta directamente a injusto. Ni hablar de Muy Difícil (aunque al menos aquí te advierten de la injusticia).

Por esto, si estás jugando en medio, lo más probable es que uses solo chips de ataques para terminar con los combates rápido. Mientras que si estás en difícil, solo usarás defensivos, porque si no lo haces, morirás en uno o dos golpes. Claro, esto se puede arreglar con chips que sean lo suficientemente buenos, pero al comienzo del juego, donde estás aprendiendo las mecánicas y posibilidades, esto es muy improbable.

Pero, sin lugar a dudas, lo peor de estos sistemas es que el juego no te los dice ni te los enseña. Están ahí en las tiendas y en los menús; tú descubre cómo funcionan.

Contando una historia simple de forma complicada

Pero Nier: Automata no es un juego centrado en mecánicas y sistemas. Es un juego acerca de una historia, de un mundo. Personalmente, creo que se ha puesto demasiado esfuerzo en estos para creer esto, pero vale, dejémonos llevar.

¿Qué tan buena es esta historia? No demasiado. ¿Está contada de forma interesante? Hasta cierto punto, sí.

Como se dijo anteriormente, en el juego seguiremos a 9S y 2B, dos androides que están en la Tierra investigando (y derrotando) a las máquinas. ¿De dónde salieron estas máquinas? ¿Dónde están los humanos? Estas preguntas, entre otras, se irán formulando y respondiendo a medida que avanza la historia, por medio de múltiples rutas, perspectivas y finales.

Porque, según se dice, el juego tiene más de 20 finales posibles. Aunque, a decir verdad, solo 5 son reales, ya que el resto son todos finales “de broma”. Y hasta cierto punto, solo uno de estos 5 cierra verdaderamente la historia, ya que, luego del final A, la historia se repite para llegar al final B, luego la historia sigue con los finales C y D, para realmente terminar con el E.

Narración bien y mal

AVISO: a partir de aquí se discute parte de la trama del juego. No se dirá textualmente la trama ni el final, pero hay quienes prefieren descubrir todo por su cuenta.

Como se mencionó, el juego hace uso de múltiples rutas y finales para contar su historia. Luego de llegar al final A jugando con 2B, volvemos a repetir la historia, esta vez jugando con 9S y viendo las cosas bajo su punto de vista. Este uso de perspectivas funciona bastante bien, y ayuda a lo tedioso que puede resultar repetir la misma historia, aunque termina afectando, negativamente, los intentos del juego por generar tristeza.

Además, con 9S tenemos otras opciones de combate; el combate cuerpo a cuerpo deja de ser tan efectivo, dejando su lugar para el pirateo. Lamentablemente, este está completamente roto, pudiendo derrotar a múltiples enemigos sin siquiera acercarnos a ellos.

Pero este cambio de perspectivas no eleva lo pobre que es la historia en las rutas A y B. Claro, es algo novedoso repetir la misma historia con personajes distintos, más aún con todos los cambios de géneros que el juego tiene. Pero, el depender tanto de plot twists provoca que absolutamente toda la historia se moldee en torno a estos. Además, los villanos, Adan y Eva, no tienen trasfondo, no se entiende cómo aparecieron, ni sus objetivos.

Todo esto se ve aún más afectado con lo malas que son las misiones secundarias. A excepción de un par (que tienen conexión con el Nier original), todas consisten en ir de un lugar X a un lugar Y, con un ocasional enemigo que derrotar o aliado que proteger. Ni siquiera tienen demasiado trasfondo más allá de unas líneas de texto que parecieran estar ahí para rellenar.

Supuestamente, estas sirven para expandir el mundo que pisamos, pero no logran su cometido, ya que todo se hace por medio de textos, rompiendo la regla Nº1 de la narración; muestra, no cuentes. Hasta cierto punto es entendible, ya que el nivel de detalle de los escenarios es tan pobre, que sería imposible contar el lore de otra forma.

Pero, sin duda alguna, lo que más molesta, sobre todo para quienes han jugado a Nier: Replicant, es lo aburridos que son los protagonistas. 2B es el típico personaje callado con un trauma, mientras que 9S es el chico curioso que, quizás, añade más perspectiva al solo pelear y pelear. Si los comparamos frente a Kainé o a Grimoire Weiss, se quedan extremadamente atrás.

Luego se llega a la ruta C, y el juego vuelve a mutar. Los personajes cambian, comienzan a profundizarse, y se salen, en parte, de sus moldes. Aquí aparece un nuevo personaje con; A2 (técnicamente había aparecido antes, pero aquí se ve más), quien, supuestamente, trae nuevas mecánicas, pero la verdad es que no se siente demasiado distinta a 2B.

Aquí la historia se vuelve un poco más interesante gracias a que los personajes se salen un poco de sus casillas. Sigue dependiendo demasiado de los plot twists para causar asombro y sigue, desesperadamente, tratando de ponerte triste, pero al menos comienza a mostrar sus intenciones de ser algo más que una historia.

Y es que esto es lo más destacable de la historia; su intención de ser algo más. Hace preguntas sobre qué es lo que nos humaniza, si una máquina puede desarrollar sentimientos, sobre qué estamos dispuestos a hacer por personas que no conocemos. No propone respuestas para ellas, pero al menos deja las preguntas.

Todo termina de gran manera en el final E… pero lamentablemente es muy tarde, porque un buen final no puede hacer que excusemos errores previos.

Conclusiones y comentarios personales

Lamentablemente, debo admitir que caí en el hype que se creó en torno a esta obra. Que me iba a cambiar la vida, que es un juego muy distinto a todos los que existen, que su historia me iba a volar la cabeza, etc. Nada de esto es cierto, ni siquiera que es un juego distinto a otros, ya que muchas de las cosas especiales que Automata hace ya las hacía el primer Nier.

Nier: Automata no es la obra maestra que muchas personas quieren hacerte creer… pero no es un mal juego. Al menos intenta hacer cosas distintas; intenta dejarte un mensaje, intenta salir de los márgenes que juegos similares tienen. Hasta los personajes pueden tomarse como un intento de ser subversiones de personajes clichés.

Si andas buscando un juego con cierta profundidad en su historia y lore, es un gran juego. Si quieres una secuela competente para el primer Nier, también lo es, ya que pule muchísimas cosas que aquel juego hacía mal. En verdad, es un juego recomendable para todo el mundo, siempre y cuando no te ciegues por un par de cosas distintas y sepas que el juego falla, ya que falla bastante.

Recuerda que puedes ayudarnos dando una pequeña donación.

¡Muchas gracias!

71 publicaciones.

Sobre J Martínez

23 años. Holi, no sé que más poner

X
No olvides leer nuestra última revista digital