Inicio » Noticias » Cine y televisión » Matrix 4: La nostalgia comercializada

Matrix 4: La nostalgia comercializada

La nostalgia a la venta con la resurrección de Matrix. El producto que rompió el cine de ciencia ficción y que muchos desean ver renacer.

Tiempo de lectura: 6 minutos

Escrito por Diego Nicolás el 28/10/2021
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

Dentro de los recientes tráilers lanzados que han llevado el hype de los fanáticos a las nubes, se encuentra Matrix 4; la promesa de revivir el atrapante mundo cypherpunk, creado por entonces, los hermanos Wachowski, y que fue el trampolín para el cine de ciencia ficción al abrir el siglo XXI, influyendo directamente en la cultura pop.

¿Qué es lo que lleva a brincar de emoción cuando se anuncia la oportunidad de trasportarnos al pasado, eludiendo todo por un sentimiento de nostalgia? ¿Qué es lo que impulsa a la industria a resucitar sagas, como la elección predilecta para ser la apuesta que colapse las salas de cine?

Matrix 4

La adicción y el conflicto por la nostalgia

Para el año 2015 fue lanzada Star Wars: El despertar de la Fuerza, el cual no había sido el primer intento de Hollywood por reinventar un viejo producto, pero que sin duda hizo estallar las redes sociales; desde el peligro inminente que representaba que Disney estuviera a cargo, hasta la oportunidad de expandir el universo para el optimista. Luego de haber sido completada esta nueva saga, la batalla campal no se detuvo, pese a lo que expresen los números en la taquilla.

La adaptación al cambio es vital para la sobrevivencia, pero, ¿cómo se puede satisfacer al consumidor nostálgico y a la vez adoptar las consignas sociales? Parece que tales objetivos no van de la mano, ya que, por ejemplo, la disputa no está en el hecho de que cambien el protagonista, por la protagonista, sino en el hecho de empañar la esencia, con un insulso discurso feminista y personajes artificiales. Sin embargo, hay excepciones, como Mad Max: Fury road, donde el desarrollo de la protagonista resulta orgánico y no reemplaza a nadie, dado que ella posee uno propio.

Furiosa y Max

Parece ser que el famoso dicho, “mejor diablo conocido que diablo por conocer”, opera instintivamente a la hora de elegir lo que consumimos, como al revisar un servicio de streaming y detenernos en aquella vieja película que hemos visto una docena de veces. La seguridad prevalece sobre la experimentación, y aunque suene anticuado, no deja de presentarse como una constante para todos con el pasar de los años.

La inexistente creación de Hollywood

En una entrevista reciente, Tarantino mencionó algo similar a que la industria actual está plagada de Remakes, y su declaración no parecer estar alejada de la realidad. Hemos visto morir y renacer sagas, trilogías o hasta la película cuyo impacto se quedó en la memoria del público, ir y volver sin descanso. Aquel habito resulta duro de matar, desprenderse resulta una misión imposible.

Todo este proceso mecánico se efectúa con tal determinación, como si Hollywood supiera que el papá convencerá a toda su familia para que lo acompañe ver la nueva película de Terminator, como si supiera que aquel adulto junto a sus amigos verá la nueva secuela de ALIEN, en el intento de revivir aquella fascinación de la infancia. Pero fuera de esa “bola de cristal”, al correr el velo, no queda más que la carencia de innovación de una industria que agoniza y comercializa la nostalgia como su única jugada.

La revolución de Matrix

Cuando el mundo comenzaba a despedirse del siglo XX, este cierre de era estuvo acompañado por una serie de películas que remarcaban los conflictos presentes y venideros para la sociedad como: La Belleza Americana, El Club de la Pelea y Psicópata Americano, pero ninguna tuvo el impacto global de Matrix, película que llevo a consagrar aún más la carrera de Keanu Reeves y que nos recordó el peligroso romance que el mundo mantenía con la evolución tecnológica y el coqueteo con la IA.

La estética similar o inspirada en animes, como Ghost in the Shell, llamó la atención de los primeros Otakus (sin existir ese rotulo aún). Las coreografías de las artes marciales más los tremendos efectos especiales encantaron al público en general. Todo el mundo hablaba de Matrix, y los abrigos negros y trajes de cuero se volvieron la elección para los siguientes Halloween. El boom llevó a que muchos tratarán de imitar su fórmula, hasta las infaltables parodias como en Scary Movie y en dibujos animados.

Wake up

Aunque seamos conscientes de nuestra necesidad de inyección de nostalgia, de sumergirnos en el pasado, no será la llave que abra esa puerta. La emotividad inherente en los sucesos de la vida se aloja en la memoria para volverse un refugio cuando el presente es observado con insatisfacción. Solo esperamos que la llamada de Neo sea acertada o al menos entretenida, sabiendo que las balas pueden ser desviadas, que no sonará igual Rage Against The Machine y que ya hemos sido atrapados por la Matrix.

Recuerda que puedes ayudarnos dando una pequeña donación.

¡Muchas gracias!

8 publicaciones.

Sobre Diego Nicolás

Solo un lector compulsivo, amante del cine y el comic. Poeta, narrador y peregrino.