Inicio » Vídeojuegos » La dificultad en los videojuegos

La dificultad en los videojuegos

La dificultad en los videojuegos ha sido un tema de discusión en este último tiempo, así que analicemos más en profundidad esta temática.

Tiempo de lectura: 4 minutos

Escrito por Tomás el 24/08/2022

Las dificultad en los videojuegos ha sido tema de conversación desde el gran «boom» que sufrió la saga Souls, esto principalmente después de los estrenos de Dark Souls 3, Bloodborne, Sekiro: Shadows Die Twice y en último lugar, Elden Ring.

Así que entendiendo la dificultad en su definición como aquello que consta de circunstancias u obstáculos a superar, dicho así, podemos entender que hay una vara que determina la complejidad de cada nivel, que serían los ya conocidos como fácil, normal y difícil.

Entendiendo un poco

Las desarrolladoras, a la hora de planear la dificultad para los juegos, siempre lo hacen bajo la mira del diseño del juego mismo, entendiendo con ello cómo son los controles, los enemigos y el contexto de la historia, es decir, la experiencia general que quieren ofrecer al consumidor. Eventualmente y en base a cómo va el desarrollo, se ve necesario si hay que agregar un selector de dificultad o no.

Entonces, ¿por qué se discute sobre la dificultad en los videojuegos? Porque la dificultad en algunos puede ser un limitante severo para aquellos jugadores que les gustaría probar ese tipo de obras, pero para quienes una dificultad muy alta supone una barrera. Por ello, siempre se ha iniciado discusión alrededor de los juegos Souls para que incluyan un selector de dificultad, pero al final no encuentra una respuesta concreta respecto a este debate.

Diferencia entre injusto e exigente

Los juegos dificiles o hardcore han tomado demasiada popularidad. Hay un amplio sector de la comunidad gamer que gustan de obras complejas en términos de jugabilidad. La dificultad alta en los videojuegos como tal se ha mancillado, ya que hay gente que entiende los juegos difíciles como juegos injustos mas no exigentes.

Los juegos exigentes son los verdaderos juegos difíciles o con una dificultad natural, ya que saben qué pedir del jugador y en qué proporción, ya que esto viene por parte del diseño del juego, porque siempre hay curvas de dificultad que aportan a la misma experiencia y que son las causantes de la entrada o salida de los mismos jugadores. Así que naturalmente un juego injusto es aquel que no sabe medir las proporciones de dificultad que le entrega al jugador, haciendo de la curvas de dificultad un pico sin bajadas que se vuelve abrumador.

Conclusión

Entonces, la gran diferencia que existe entre un juego injusto y uno exigente es el diseño que se tiene por detrás, que de igual forma puede ser malo o deficiente según la opinión de la comunidad. Así que al final la dificultad es más bien esa montaña que permite separar a aquellos que buscan un juego desafiante de uno que se toma las cosas con más calma, por ello hay juegos para todos.

No hay que olvidar que existen títulos que perfectamente pueden ser injustos a propósito, pero insisto, eso también va en parte a la experiencia que el director quiere entregar a la hora de plantear todo el juego como tal.

Te puede interesar

Encuentra toda la información que necesites de nuestro sitio aquí