Inicio » Noticias » Cómics » Cómic Chileno » Especial 1 de 4: Vampiros en el Puerto, iniciando una vampírica aventura

Especial 1 de 4: Vampiros en el Puerto, iniciando una vampírica aventura

Hace más de una década, Bat Pro lanzó al mercado chileno Vampiros en el Puerto, una exquisita obra que iremos desentrañando en este especial.

Tiempo de lectura: 6 minutos

Escrito por Yerko Soto el 31/08/2020
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (6 votos, promedio: 4,00 de 5)
Cargando...

Hace algo más de una década comenzaron a gestarse los cimientos de lo que sería la extensa saga de Vampiros en el Puerto, ambientada en el puerto de San Antonio, Chile. De la mano de Daniel Olivares “D.I.O” (guión) y Mateo Leiva “Teo” (dibujo y color), se nos presenta en 4 capítulos una serie de acontecimientos con los que poco a poco la obra iría ganando popularidad entre el cómic nacional.

Han sido largos años desde la primera publicación (2008) y la cuarta parte (2014) y la diferencia entre una grapa a otra se va tornando cada vez más notoria. Este no es sólo un cómic compuesto de 4 partes, sino que también posee una serie de spin off que narran los orígenes de los protagonistas de la saga, así como otros datos anexos que no son precisamente necesarios, sin embargo, aportan y suman a la cultura general de cada personaje.

Entonces, dicho esto, nos encontramos frente a un largo trabajo de años que recién ahora, a mediados del 2020, vengo a conocer gracias a la editorial de cómic nacional Bat Pro Ediciones.

Sin más, comencemos y veamos qué tiene para ofrecer este primer capítulo.

Vampiros en el Puerto: Capítulo 1

La primera grapa de esta serie nos sirve como una introducción global a lo que se vendría a futuro, presentando a los personajes principales: Matías, Emilio, Ignacio y Pedro. Este último es quién funciona desde un comienzo como narrador, entregándonos información y contexto actual de la situación en la que se encuentran.

Sumado a este grupo singular, tenemos a Freddie el Zombie, eterno amigo de la familia que cuida de los jóvenes vampiros de los posibles peligros durante el día, momento en que todo vampiro es presa fácil de cualquier mano mortal.

Como se mencionó, Pedro es quién nos sirve de narrador durante toda la historia, pero de una manera muy especial: ¡el cómic que tenemos en nuestras manos vendría siendo el cómic que Pedro está dibujando! Sin duda alguna, esta es una jugada bien interesante que podría ofrecer muchas oportunidades, variables o giros inesperados en la trama.

Se nos enseña que los vampiros siempre han existido, pero se mantienen distantes, ocultos y no dejan rastro de su diario vivir; es más, han dejado de beber sangre directamente de sus víctimas y a cambio grandes corporaciones proveen de lo necesario para su superveniencia. Dicha corporación es Sangrola (cualquier similitud de nombre y diseño a una marca altamente conocida, es mera coincidencia).

Comprendemos que existe un grupo autodenominado “góticos-cyber-punk”, conocidos como los “Murciélagos Tuertos”, grupo humano que parecen, aparentan y que les gustaría ser seres sobrenaturales. Esta agrupación conoce la existencia de los vampiros y maneja muchísima información sobre los seres sobrenaturales.

Además de los Murciélagos Tuertos, existe un selecto grupo de vampiros que son parte del “Cenáculo de criaturas sobrenaturales”, una especie de organización que controla todo el movimiento sobrenatural en el mundo, quienes rigen las normas y obligaciones de estos seres.

Ya con las bases más o menos claras es cuando comienza esta historia…

Los hermanos, tras irse de Santiago, se asientan en el puerto de San Antonio, tratando de llevar una vida tranquila, sin embargo, un peligro acecha a la vuelta de la esquina.

Unos cazadores viñamarinos de bestias están tras sus pasos con un único y egoísta fin: obtener los huesos molidos de sus vampíricos cuerpos, ya que son considerados una potente droga y está muy bien cotizada en el mercado negro.

Con esta premisa se alimenta la primera entrega que se desarrolla de manera rápida y fluida, con escenas que contienen un exceso de acción y gore (no por nada en la portada sale el aviso “PG 13+ Sangre y gore, Lenguaje Fuerte y violencia”).

El arte y la edición

Visualmente, Vampiros en el puerto deja mucho que desear. Proporciones totalmente irreales, un grueso trazo y personajes que parecen estáticos y rígidos en todo momento, todas características que no ayudan mucho a empatizar con esta obra.

Esto se vuelve contraproducente en relación al tipo de guión propuesto, que es ágil, versátil y con una gran fluidez, totalmente alejado a la realidad de su dibujo.

Sumado a lo anterior, en varias ocasiones tuve que volver a un par de páginas atrás para chequear si efectivamente el personaje que se me presenta es el que está 2 o 3 páginas más adelante ya que, en ocasiones, se ven totalmente diferentes.

Sin embargo, a medida que vas leyendo y te metes en la historia, vas pasando por alto estos detalles y la narración logra interiorizarte en lo que tienes en las manos.

En términos materiales, la revista impresa es excesivamente gruesa. El papel elegido es de alto gramaje, incluso parece cartulina. Al ser grueso se vuelve tosco y esto no ayuda mucho si hacemos el paralelo con los personajes, haciendo que realce estas “falencias gráficas”. Quizás, este hecho se vincule directamente con el estilo de dibujo, podría ser una posibilidad.

Por otro lado, el color se atenúa en exceso (si comparamos los digitales, por ejemplo), haciendo que la grapa completa tome un tono aún más oscuro de lo que ya es, haciendo que se vuelva complicado lograr ver detalles que seguramente se pasarían por alto en una primera lectura.

Pese a todo el contra que pueda llegar a tener, la obra se defiende dejando un final abierto y más dudas que respuestas, contribuyendo a que quieras seguir y seguir leyendo hasta llegar a un desenlace.

Además, existen varios detalles en sus páginas que tras una segunda lectura vas notando, como por ejemplo videojuegos, posters, rayados en las murallas, etc. Son todos pequeños adornos que enriquecen el trabajo realizado.

La primera edición es un buen inicio que pone en contexto toda la situación actual, mostrándonos a los personajes principales, una subtrama interesante y al “enemigo” principal, además otorga una importante misión que será clave en las próximas entregas.

EDICIÓN ORIGINAL: Vampiros en el Puerto capítulo primero

PUBLICACIÓN: Octubre de 2008

FORMATO: Grapa 28 páginas a color 

Recuerda que puedes ayudarnos dando una pequeña donación.

¡Muchas gracias!

150 publicaciones.

Sobre Yerko Soto

Mi nombre es Yerko Soto, tengo 32 años y soy Diseñador Gráfico y Programador. Fundé Comiqueros.cl en el año 2019 y me encantan los cómics, y videojuegos. Vivo con mi pareja y tengo un hijo peludo que maulla: Ricardo.