Inicio » Cine y televisión » El show de Cuphead

El show de Cuphead

La serie que ha dado de que hablar debido a la división de opiniones entre los fans del videojuego: El show de Cuphead

Tiempo de lectura: 8 minutos

Escrito por Conejo Lector el 31/03/2022

A mediados del 2019, Netflix anunció una nueva serie: El show de Cuphead, basado en el famoso videojuego lanzado en 2017 y que se convirtió en todo un éxito en menos de 5 años, convirtiéndose en un estreno muy esperado por todos los fans de este mismo.

En junio de 2021 se lanzó el Teaser Trailer de la serie y la emoción por el estreno aumentó. Mostraba un segmento muy pequeño de King Dice, uno de los villanos del juego, y prometía una buena trama.

El 18 de febrero de este año se estrenaron los primeros 12 capítulos de la serie. Pero lamentablemente ha recibido bastantes críticas y ha dividido a los fans. Algunos dicen que es una muy buena serie, mientras que otros señalan bastantes puntos negativos, y admiten su decepción con esta. ¿Pero será realmente una decepción?

En esta nota veremos un poco de la serie y, aunque no habrá spoilers y nos centraremos mucho más en la trama de esta, sí se harán algunas pequeñas comparaciones con el juego.

La construcción de la trama

A pesar de ser una serie con aventuras auto conclusivas en muchos de sus episodios, tiene una trama. Veremos las aventuras de Cuphead y Mugman, las dos tazas que viven con don Tetera y que les gusta hacer travesuras como a todos los niños.

La trama principal empieza cuando Don Tetera les pide que pinten la cerca de su casa, la cual terminan destruyendo por culpa de Cuphead, por lo que van a buscar los materiales para repararla. Al salir se distraen y terminan en un carnaval con diferentes juegos de feria. Es en uno de estos un juego donde, al perder, el alma del jugador era succionada por el Diablo.

Cuphead es muy bueno, pero debido a que ha estado ganando, el diablo ha perdido las cuentas de las almas que ha obtenido. Por esto, va a buscar al responsable para seguir con su colección. Tras un mal tiro de parte de Cuphead, el cual falla por culpa de Mugman, ambos son perseguidos por el diablo. Los hermanos terminan escapando de él, pero Cuphead aún está debiendo su alma, aunque no parece preocuparle mucho. Esta trama se retoma en unos capítulos después, aunque no con tanto dinamismo.

Como verán es una premisa muy diferente a la trama original, en donde ambos hermanos apuestan sus almas por un juego de dados. Y para no ser llevados por el villano principal, prometen enfrentarse a los deudores del Diablo, para así, conservar sus almas.

Puntos positivos

Cuando pensamos en Cuphead, inmediatamente pensamos en su animación. La estética del juego basándose en los dibujos animados de los años 30 es icónica y realmente se logra la clásica animación de las series que podemos encontrar de aquellos años.

Esto también es un punto positivo para la serie. Aunque la animación no llega al estilo que se empleó en el juego, si destaca y tiene una gran fluidez. Se siente como una serie con el estilo de dibujo de los años 30, pero llevada a la fluidez de la actualidad. Esto es un plus en el estilo, para diferenciarla del juego.

Otro punto positivo son las técnicas de animación que se usaron. Hay muchos estilos con los cuales experimentaron, por lo que el apartado visual es excelente. Desde algunas escenas en Stop Motion, como los inicios de los capítulos mostrando la casa de los hermanos y del Sr. Tetera, hasta acuarelas en los fondos, y animaciones más experimentales en las escenas de escape, lo cual ayuda muchísimo a que llame la atención por la estética que presenta.

Y, por último, están las referencias que tiene al juego original y a las caricaturas de los años 30, siendo parte de la esencia del mundo en el que se encuentran Cuphead y Mugman. En varias escenas podemos ver cameos de diferentes personajes del juego, lo cual es entretenido de ver.

Puntos negativos

Sin embargo, cuando se habla de los personajes hay que ser honestos. Muchos quedan en solo una característica o con una personalidad muy plana. Dejan que desear en cómo se pueden desarrollar, y esto le da un punto negativo a la construcción de estos durante la trama.

Cuphead, por ejemplo, se siente como el creador de los problemas, mientras que Mugman, aunque también participa en varios a lo largo de la serie, actúa como la voz de la razón entre ambos hermanos. Y aunque hay episodios con un desarrollo un poco más activo, al siguiente vuelven a sus personalidades del inicio de la serie.

Por otro lado, algunos de los personajes que generan los conflictos con los protagonistas se sienten predecibles. Esto también aplica para las apariciones del villano principal, El Diablo. Si bien en las primeras apariciones se ve un gran potencial, en las restantes no logra ser imponente. No es un villano que cae mal, pero en sus últimas apariciones de esta primera temporada no se siente como el Diablo imponente y al cual todos temían que conocimos en el juego, o en el primer capítulo.

Y, por último, el doblaje en español latino no logra caracterizar a los personajes. A diferencia de las voces en inglés, el doblaje latino se pierde esa interpretación de los protagonistas. La traducción de los chistes es un problema, ya que, en el idioma original, se conforman por juegos de palabras que en ingles tienen sentido, pero en español estas bromas simples se pierden mucho.

Las canciones también pierden su esencia en latino. Al traducirlas no se sienten dinámicas como las canciones originales, sino que se sienten escritas forzadamente para que no cambie la letra de la canción. Esto produce que muchas canciones no rimen bien, o que la letra no se adecúe a la melodía.

Problema: El público objetivo

Cuando se mostró el trailer de El Show de Cuphead, ya se había anunciado hacia que público iba dirigido: iba a ser una serie infantil. Esto no evitó el gran hype que tuvo el primer vistazo a la serie basada en el videojuego.

Sin embargo, cuando ya la serie se estrenó definitivamente, hubo una división de opiniones en torno a esta. Muchos la odiaron por el humor que empleaba (ya que se sentía mucho más para niños que para todo público), por el doblaje, por no llevar la historia original del juego a la serie, entre otras cosas. Otros amaron la serie por la animación, o sentirse cómodos con el tipo de humor que se implementó, etc.

A pesar del publico dividido, una cosa es segura. Aunque fue creada para los niños, el público objetivo debieron ser los fans del juego, es decir, adolescentes y adultos que jugaron Cuphead. Esto ha sido parte del conflicto de la serie, ya que parte de la decepción de algunos fans es debido a que sienten que es muy infantil.

Y aunque sí tiene una historia principal, que es Cuphead escapando del Diablo para que no se lleve su alma, tener demasiados episodios entre los momentos de Cuphead y el Diablo hace que el espectador pueda perder el interés. No está mal que sea una trama episódica, pero se pierde la historia principal con otros episodios de relleno, y esto puede ser perjudicial.

Conclusión

Cuphead tiene sus aciertos y sus errores, no es una serie que sea extremadamente mala como muchos la han hecho ver, pero tampoco es una maravilla. Es una serie bastante simple, con una trama simple.

En mi opinión, creo que hubo muchos momentos claves en la serie que fueron desperdiciados y personajes que, a pesar de ser referencias, se les pudo sacar mucho más provecho que una simple aparición.

El Show de Cuphead, es una buena serie infantil, pero solo se queda en eso. Hasta el momento no se siente como una serie para los fans y seguidores del videojuego, pero esto depende de la opinión de cada persona. Se espera que la serie sea mucho más dinámica para los siguientes episodios ya confirmados, por lo que solo queda esperar la nueva temporada, a pesar las diferentes opiniones.

Punpunia.cl

Sobre Conejo Lector

Lectora compulsiva y amante de los libros. Intento leer, ver y jugar de todo un poco, aunque soy muy fan de la fantasía. Amante de los perritos

Te puede interesar

Encuentra toda la información que necesites de nuestro sitio aquí