Inicio » Noticias » Literatura » El Color Púrpura, de Alice Walker: La valentía de ser mujer.

El Color Púrpura, de Alice Walker: La valentía de ser mujer.

Revisamos la novela epistolar de Alice Walker, El Color Púrpura, repasando su relevancia en la literatura americana y su potente mensaje.

Tiempo de lectura: 6 minutos

Escrito por FanoPetrikov el 29/04/2021
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

La historia de la humanidad tiene más momentos malos que buenos, es un hecho. Todo lo que alguna vez tuvo un hermoso apogeo, una excelente recibida o que fue de una belleza inspiradora, con el tiempo, por múltiples motivos, se destruyó, quemó, vendió, privatizó, se lo robaron, rayaron, rompieron, etc. Esto es solo una pincelada a niveles prácticos, pero también a niveles internos, la humanidad ha tenido momentos oscuros.

Ideologías radicales, capaces de matar a quien se les oponga; pensamientos fóbicos que discriminaron y discriminan a tantos; creencias absurdas y carentes de pensamiento críticos que han subyugado, dominado y abusado de personas buenas, sanas y tranquilas. El ser humano es una especie diferente y con un excelente potencial, pero, lamentablemente, también demasiado influenciable y tosco de pensamientos en su mayoría. Y nos detenemos acá, en este espacio sombrío, para presentar un libro, que nos enseña todo lo que significa resiliencia. Hoy hablaremos de El Color Púrpura, de Alice Walker.

Sinopsis

Publicado en 1982, El Color Purpura es una novela epistolar que nos relata la vida de Celie, una mujer afro-americana de 14 años que vive en sur de Estados Unidos. Vive con su padre, su madre (quien fallece en las primeras páginas) y su hermana Nattie, además de unos niños pequeños.

El libro, al ser una novela epistolar, está hecho a base de cartas que Celie le escribe a Dios. El motivo de sus cartas es por el abuso que sufre de parte de Alphonse, su padre, quién la maltrata, viola y embaraza, para posteriormente deshacerse de sus hijos.

La situación cambia cuando Mr. ———– (posteriormente sabremos su nombre), le pide a Alphonse que le de a Nattie para casarse con ella. Alphonse se niega y, a cambio, le entrega a Celie, quien debe casarse y criar a los hijos de este desconocido que la maltrata física y psicológicamente. Nattie en su desesperación, meses después, decide huir de casa, para luego erradicarse en ser misionera en África, de donde trata de tener contacto con Celie a través de cartas.

En el camino, Celie conocerá a Shung Avery, su primer y legítimo amor, también se relacionará con Sofía, Harpo y Squeak, personajes que tendrán una influencia en el sentido de pertenencia de Celie, quién se verá enfrentada a diferentes realidades, sabrá de sus hijos que aún están con vida, sabrá de Nattie, se alejará de Dios, descubrirá su propio cuerpo y tendrá un amorío lésbico con Shung Avery.

Análisis de la obra

El Color Púrpura nos entrega a un personaje resiliente, con el cual nos encariñamos prontamente. El factor que nos hace click es la inocencia frente a la creencia de un ser superior. Celie se muestra fuerte constantemente, y a pesar de que entre cartas y plegarias logra desahogarse, no presenta jamás debilidad mental frente a nadie (es quizás uno de los personajes femeninos más fuerte en cuanto a templanza y fe que jamás he leído).

Las realidades que muestra El Color Púrpura se enfocan en una discriminación externa e interna; por un lado, está el macro de la discriminación a las personas afro americanas en Estados Unidos, y dentro de las culturas afro americanas, está la discriminación a las mujeres. En un momento, el libro tiende a centrar a su lector en la cultura americana, hasta que Nattie llega a África como misionera y se sumerge en la tribu de los Olinkas, dándose cuenta de que en África el trato hacia la mujer no es diferente, posicionando al libro en la crítica a la cultura machista.

Hay que considerar que, si bien no se da una fecha o año en el libro, asumimos que es el período entre la abolición de la esclavitud y el movimiento de los derechos femeninos, por lo que la discriminación latente y el sexismo son un tema constante. A lo largo de la novela los personajes femeninos que aparecerán y tomarán roles protagónicos dentro de la vida de Celie, ayudándole a conocer el empoderamiento.

Pero no solo el empoderamiento es la meta para la protagonista, quién de alguna manera se presenta “plena” al final del libro (y lo digo entre comillas, porque… bueno, eso deben leerlo). Pero la evolución de Celie es la huella de esto. Ella tiene una evolución interna, donde el razonamiento sobre sus propias creencias cambia, desde el enojo que sufre con Dios, a quien al comienzo lo considera como un hombre blanco y mayor, hasta su propio sexo. De entre sus reflexiones se debe destacar cuando se da cuenta que jamás ha sido amada, ni siquiera por ella misma.

Conclusión

El Color Púrpura es una reflexión personal; no sabemos el porqué del color, pero podemos hacer algunos alcances, desde los campos de lavanda en donde se mueven los personajes, el color de los moretones y cómo la piel sana y, por último, asociarlo al color de la transformación, donde el ser humano busca ser mejor persona, para él mismo, por él mismo. Un libro más vigente que nunca, que aborda temas como el feminismo, la reconstrucción personal, la discriminación y el amorío lésbico, desde un protagonista que nace, una y otra vez.

Un libro que contiene de todo, pensamientos mágicos, espiritualidad, feminismo, empoderamiento, moda, reflexión, filosofía y suspenso.

Para finalizar, quiero dejar este pasaje, que demuestra lo anteriormente dicho. Abordando así mismo el daño psicológico de los terrores nocturnos y la salud mental de los más pequeños, quienes, desde una mirada de niño, nos entregan golpes de realidad, una maldita realidad que hasta el día de hoy sigue repitiéndose a manos de sociópatas, asesinos, machistas y homofóbicos.

Recuerda que puedes ayudarnos dando una pequeña donación.

¡Muchas gracias!

69 publicaciones.

Sobre FanoPetrikov

26 vueltas al sol. Tratado de hilar la psiquis de los demás y la mía también. Lector por amor al arte, otaku y existencialista. La subjetividad está sobre nosotros. ¿O no?

X
No olvides leer nuestra última revista digital