Inicio » Noticias » Cine y televisión » Defendiendo lo odiado: The Phantom Menace

Defendiendo lo odiado: The Phantom Menace

Mucho se ha dicho sobre Star Wars Episodio 1: The Phantom Menace y los fans están divididos. ¿Es realmente una mala película?

Tiempo de lectura: 5 minutos

Escrito por Esteban Beaumont el 22/07/2019
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
¡Hey, tú! Evalúa esta nota para seguir mejorando ♥
Cargando...

Ciertas películas pasan a ser odiadas con el tiempo por las masas que terminan hundiendo la producción en lo más oscuro de la historia del cine. Existen casos que esta rabia nubla toda opción de rescatar algo bueno de estas películas y es justamente eso lo que haremos en esta sesión; rescataremos películas bastante pasables que están en la conciencia colectiva como unos bodrios. Hoy rescatamos Star Wars Episodio 1: The Phantom Menace, película con uno de los hype más altos de la historia que termino siendo sepultada en lo más bajo de la saga gracias a uno personajes.

Cuando George Lucas necesitó más dinero decidió hacer una precuela de la elogiada saga de las Guerras de las Galaxias se creyó que trataría sobre Luke Skywalker, sin embargo pasó a ser la historia de Anakin y su paso al lado oscuro con una reivindicación final. Una apuesta arriesgada, ya que la trilogía original había golpeado la cultura pop dejando un legado imborrable. Pese a todo, el trailer de The Phantom Menace rompió internet. En 1999 no existían redes sociales ni 4G, pero los fanáticos se las arreglaron para hacer caer el sistema de tantos usuarios entrando a starwars.com para ver el trailer. Incluso los más fanáticos compraban entradas al cine para verlo.

El hype estaba por las nubes, pero no todo salió como se esperaba. Los fanáticos amaron el producto, pero lo empezaron a odiar cuando la vieron por segunda o tercera vez. Y hay un factor común en el odio generalizado, factor que comparto: Jar Jar Binks.

No es un misterio que Star Wars recurre al alivio cómico, R2R2 y C3PO lo fueron en la saga original, pero Jar Jar Binks es caótico y estresante. Su humor es básico y muchas veces irrumpe forzosamente en la base de la película. Por su culpa una de las peleas más prometedoras se convirtió en una burla a los fanáticos. La Batalla de Gungan se armó con un ambiente hostil y se sentía una masacre por parte de la República, pero el desenlace de Jar Jar saltando y apretando armas sin querer es simplemente nefasto. El personaje es tan malo que alimentó una teoría en donde él era el Lord Sith máximo. Así de ridícula es su participación. Pero, ¿el resto de la película? Es increíble.

El casting

Al ser la primera película de la nueva trilogía era super necesario armar un equipo de grandes actores para un proyecto tan grande. Acá aparece un joven Ewan McGregor que se luce como Obi-Wan, junto con el Liam Neeson, apuesta segura para un verdadero caballero Jedi. La joven y prometedora Natalie Portman daría el salto a la fama gracias a su participación en el film. El experimentado y talentoso Ian McDiarmid volvía como Palpatine, al igual que C3PO, R2D2 y Yoda. Como secundarios nos llenamos de talento con Samuel L. Jackson, Keira Knightle y Terence Stamp. Finalmente, Darth Maul era interpretado por el hábil doble Ray Park y con la voz de Peter Serafinowicz. Un elenco de lujo.

Guste o no, el episodio uno es la primera película que se atrevió a hacer algo distinto en Star Wars. El hecho de agregar política a este mundo es sinceramente una muy buena jugada, entender el funcionamiento de los Jedi en el orden de las cosas era necesario para poder aumentar el universo de Star Wars. Lamentablemente no funcionó, no porque estuviera mal hecho, sino por que el fan quiere ver espadas láser, no rutas de comercio. Por otro lado, la inclusión de Anakin es bastante buena, la subtrama de la carrera, si bien esta fuera de historia, es muy entretenida.

Pero sin duda lo mejor de la película es Darth Maul. Un personaje con un diseño maravilloso, terrorífico y digno de un Sith. Misterioso, de pocas palabras, pero mucha expresión. El diseño de su espada láser no hace más que lograr que lo amemos más. Ray Park se luce en los duelos con Obi y Qui-Gon Jinn, convirtiendo su enfrentamiento en el mejor de toda la saga. La imagen, el uso de la tecnología y la música cierran esta tremenda película.

No hay que ser puristas, no es una película perfecta ni mucho menos, pero es muy agradable de ver y bajo ningún motivo se encuentra al final de las películas de Star Wars (¿“Odio la arena”? por favor). Tal vez la espera y las expectativas de los fans eran muy altas. Esperaban un nuevo Imperio Contraataca y no se les dio eso. Castigaron cosas que en otras películas no castigaron de la misma forma, no existe mucha diferencia entre Jar-Jar y los Ewok, por ejemplo.

La Amenaza Fantasma marco un hito por el uso de CGI. La carrera de Pods fue casi en su totalidad hecha así. Las imágenes visuales desde el Senado al duelo de sables es increíble. Si consideramos que los fans estábamos acostumbrados a ver duelos más estáticos y lentos, el duelo final es una explosión a la cabeza, excelentemente coreografiada y muy emocional.

No hay que mentir, la película tiene hartas fallas, desde su personaje irritante y mal utilización de ideas, pero lo bueno es mucho mejor que lo malo. Rescatemos el Episodio I padawans, total, no es tan malo.

Tú? Que opinas?

Recuerda que puedes ayudarnos dando una pequeña donación.

¡Muchas gracias!

72 publicaciones.

Sobre Esteban Beaumont

Comiquero y Cinefilo. Fanático de DC. Mantengo una relación de amor y odio con el genero de terror. Puedo completar casi cualquier dialogo de Los Simpsons. Hablo de cine en Otra Toma, un podcast de Spotify. Comento todo lo que veo y leo en Twitter