Inicio » Cine y televisión » Defendiendo lo odiado: Batman y Robin

Defendiendo lo odiado: Batman y Robin

Catalogada como una película de culto, Batman y Robin de Schumacher nos deslumbró con un staff increíble para su época.

Tiempo de lectura: 4 minutos

Escrito por Esteban Beaumont el 24/12/2019

¡Santas tarjetas de crédito! Ciertas películas pasan a ser odiadas con el tiempo por las masas que terminan hundiendo la producción en lo más oscuro de la historia del cine. Hoy tengo una de las labores más difícil, defender una película de la cual ni su director está orgulloso. Si nombramos a Schumacher, Clooney, O’Donell y chistes de frío, muchos ya empiecen a cerrar esta página ¡pero espere! Aguante un poco, que hoy en defendiendo lo odiado está Batman y Robin.

Tim Burton había dado en el clavo al reinventar el universo de Batman para la pantalla. La película de 1989 afecto a tal nivel la cultura pop que fue un punto de inicio para ver y hacer al caballero oscuro. La secuela siguió la misma línea, pero no pudo vencer al más grande villano del cine… El dinero. Como los niños no querían una figura de acción de Danny De Vitto comiendo pescado crudo, Warner decidió cambiar el tono de las películas.

Cambió de director y elenco y entre la noche de Burton y el día de Warner nace el híbrido de Batman Forever. Una mezcla de luz y sombra, entre oscuridad y colores. Para 1997 ya era inevitable la “familiarización” de Batman y la segunda película de Joel Schumacher era más colores neón que ambiente gótico. Batman y Robin fue el final de una transformación que a los fans no les gustó. Pero si analizamos esta película, separada del legado de Burton, la cosa cambia.

Pero para entender el por qué Batman y Robin no es un bodrio tenemos que viajar años antes de Michael Keaton. En los 60 se produjo la primera “Batmania” gracias a la serie de Adam West. Una serie de colores, humor básico y onomatopeyas. Ridículo, pero en la época fue altamente efectivo y hoy es una serie de culto. Pues eso, Batman y Robin no es más que un homenaje a la serie de los 60.

Si analizamos la película desde esa perspectiva es una obra muy divertida. Humor absurdo y mucho neón. No quedan dudas del objetivo de la película si recordamos el primer dialogo. Luego de ver el batimovil salir de las profundidades, Robin le dice a George Clooney que necesita un auto ya que “a las chicas les encanta”. El humor de Batman y Robin no se diferencia tanto del humor que se ocupa en películas de superhéroes hoy en día. Nadie reclama de Paul Rudd haciendo chistes mientras es Ant-Man. Podríamos hablar de que Bats fue un precursor.

La sombra de la maravillosa trilogía de Nolan no hace más que confirmar una fórmula de hacer películas de héroes, que Batman y Robin no quiere seguir. Por lo mismo, no se puede analizar de la misma manera, seria como comparar Como si fuera la primera vez con El Club de la Pelea.

El elenco

El film tiene un elenco espectacular que lo envidiaría cualquier película (menos a Chris O’Donell). Clooney hace un papel muy digno pese a actuar solamente por dinero, Uma Thurman siempre es maravillosa y sobreactúa con mucho talento para hacer de Hiedra Venenosa. Y el querido Arnold Schwarzenegger hace su mejor papel en la historia con un carismático Mr. Freezer. No podemos no comentar el humor fantástico que nos deja “helados” (gracias, gracias, no se molesten).

Para finalizar el tremendo elenco, aparece Alicia Silverstone, quien le da vida a tremenda Bad-ass. Batgirl es una superheroína que esta adelantada a la época. En los 90 era impensado una superheroína y Alicia se calza un traje apretado y sale a repartir golpes. Si bien nadie actúa de manera increíble o merece algún Oscar, es innegable que el nivel es bastante aceptable para personas actuando ser personajes en trajes ridículos.

Hay un dato que probablemente no notaste al principio (yo tampoco) pero Schumacher logro convertir la película en una lucha LGTB. Bueno, no sabemos si quería hacerlo, pero al saber que el director al momento de hacer la película ya era abiertamente gay, entendemos la exageración de estereotipos que nos saltan en la cara (forma de protesta muy usada por la comunidad gay en los 80). Hoy se considera esta película como un icono del cine gay.

Vamos señoras y señores, reivindiquemos Batman y Robin como una película de culto, esas de humor absurdo que tanto gustan. De la mano de un director que competía en los mas prestigiosos festivales de cine y con varias cosas adelantadas a su época. El tiempo me dará la razón, Schumacher no tienes que pedirnos perdón por nada.

Sobre Esteban Beaumont

Periodista de Mega y FM Tiempo. Comiquero y Cinefilo. Fanático de DC. Mantengo una relación de amor y odio con el genero de terror. Puedo completar casi cualquier dialogo de Los Simpsons.

Te puede interesar

Encuentra toda la información que necesites de nuestro sitio aquí