Inicio » Cómics » Cómic Internacional » Deathlok, el futuro es hoy

Deathlok, el futuro es hoy

El cómic de Deathlok nos da una historia con un propósito y una propuesta que apunta directamente al lector y al despertar de la mente dormida.

Tiempo de lectura: 5 minutos

Escrito por Wunderkammer el 04/12/2019

Amplio se ha vuelto el debate social con respecto al poder de los medios de comunicación masivos por sobre la mente y la opinión humana, que muchas veces se ve influenciada y manipulada por estos, ya sea por medio de propagandas publicitarias, programas que desvían la mirada del real problema o simplemente ocultar la verdadera noticia con otro tipo de noticias, como muchas veces se menciona, pan y circo.

Pero más específicamente aún, existe el controversial tema de los reality shows, espacios de pantalla destinados a visualizar y transparentar situaciones dentro de la cotidianidad de un encierro en conjunto, o una comunión en si de ciertos personajes, transparentando sus problemas de convivencia y haciéndolos parte del colectivo social, es decir, ser el boca a boca del diario vivir de ciertas personas, asimilar como comunes, los problemas que viven se viven en estos programas, como si fuera habitual en la vida diaria de la sociedad el saber que sucedió con tal persona en uno de estos ya mencionados eventos.

Es así como el trasfondo de Deathlok, demoledor, toca ciertas teclas con respecto a esta situación. Esta historia se plantea dentro de un contexto futurista, en donde Roxxon finalmente domina y sodomiza a una sociedad distópica en la cual los mas rebeldes y descontentos con el sistema simplemente fueron marginados y exiliados al submundo de lo que fue quedando atrás.

Resultado de imagen para deathlok el demoledor comic

Esta industria finalmente monopolizó el mercado y, con ello, la industria armamentista financiada en parte por la comercialización y venta de “ideas” hacia la sociedad, por medio de la comunicación y televisación de espectáculos masivos sobre guerras y dominios de territorio, pero al mas puro estilo “gran hermano”, transmitiendo en vivo pequeñas guerrillas contra otras corporaciones, fuera de territorio norteamericano, con el fin de lobotomizar la mentalidad de la sociedad, desviando la mirada del verdadero problema.

Es en este contexto que conocemos a Mike Travis, la super estrella de los «Rooqueteros», escuadrón dedicado a participar de estas batallas por parte de Roxxon. Mike es la figura que el publico adora, y por ende es a quien se le da más pantalla, mientras que por otro lado tenemos al capitán de este equipo, Luther Manning, un soldado en todo sentido, al cual finalmente le importa la misión y no la fama, por lo que se atiene a lo que hay que hacer.

Manning es un estratega y planificador, todo lo opuesto a Mike, y solo se limita a completar sus misiones con éxito, sin la necesidad de sobresalir. Es durante una batalla, en la que al capitán se le exije seguir al osado Mike (por un tema netamente comercial y de rating), donde ambos encuentran una trágica muerte tras una explosión.

Bajo esta situación es que Roxxon genera un proyecto apuntando a la masificación de este ideal comercial y armamentista, en concreto, manipular a la sociedad arrojandoles un nuevo hueso tras perder a su mejor pieza, Travis. De este proyecto surge el supersoldado perfecto, “Deathlok”, un producto que nace a partir de la habilidad y gran capacidad física de Mike junto a la gran inteligencia y capacidad estratégica Luther utilizando además partes robóticas junto a lo ultimo en armamento y tecnología. Roxxon pretende ponerse nuevamente a tiro de cañón en la comercialización de armamento militar.

En un futuro, que para algunos parece no muy lejano, Huston y Medina nos narran una historia en la cual la industria Roxxon finalmente corrompió a la sociedad y la monopolizó en base a los medios de comunicación y la manipulación de opinión. Además formó su propia nueva sociedad en base al poder comercial en la cual este Cyborg (pensado como la punta de flecha de esta idea) termina siendo el despertar de esta sociedad dormida, la nueva esperanza de los marginados.

Durante el camino para recuperar su propia humanidad, tratando de reparar su mente fragmentada por la unión de muchos entes, Deathlok encabeza el resurgimiento de esta sociedad consciente y pensante, trayendo consigo el derrocamiento de este monopolio.

Esta historia representa finalmente el camino que estamos marcando como sociedad, dejando que los medios influencien nuestra opinión, mostrándonos lo que ellos quieren que veamos, contentándonos con luces y colores para finalmente prosperar en sus propios fines, y contraproducentemente nos muestra cómo un ser pensado y creado para concretar ese fin termina siendo el Mesías en un despertar de conciencia sobre una guerra comercial y comunicacional en la cual finalmente resultará victorioso el que venda el mejor producto, y en el cual el único perdedor es el consciente colectivo social, dejando que otros decidan por nosotros.

Con un solido guión, que nos muestra los matices de una mente formada de muchas conciencias y el vacío social presente en esta sociedad futura, Charlie Huston profetisa un terrible futuro, mientras que Lan Medina gráfica a gran nivel la crudeza del mensaje, entregando gran detalle y expresión en cada viñeta, mostrándonos la violencia y sangre necesarias para entender el mensaje. Deathlok, el demoledor es una historia con un propósito, con un mensaje, con una propuesta que apunta directamente al lector y al despertar de la mente dormida.


Guion: Charlie Huston | Dibujo: Lan Medina

Sobre Wunderkammer

Escribo reseñas con mucha pasión y amor por el mundo del comic, subo constantemente material a mis redes para el fan amante de este bello arte, todo sea por mantener vivo el sueño.

  • Sígueme:

Te puede interesar

Encuentra toda la información que necesites de nuestro sitio aquí