Inicio » Noticias » Cómics » Cómic Internacional » Corsario, el papito corazón del espacio. 1ra parte

Corsario, el papito corazón del espacio. 1ra parte

Christopher Summers, padre de Cíclope de los X-Men: el ejemplo de la cobardía paternal, nunca regresa por los hijos que abandonó.

Tiempo de lectura: 12 minutos

Escrito por VladMIR el 20/07/2021
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
¡Hey, tú! Evalúa esta nota para seguir mejorando ♥
Cargando...

Christopher Summers, conocido como Corsario, pirata espacial, capitán de los Starjammers, emparejado con una gata espacial (aprendan, furros y otakus), guía a su tripulación de piratas a lo largo del espacio y terrenos Shiar.

Conocido por ser el padre de los hermanitos Summers, Scott (Cíclope), Alex (Kaos) y Gabriel (Vulcano), debido a circunstancias trágicas los debió abandonar, por lo que lo dieron por muerto, para luego reencontrarlo ya grandes y formados (mientras otros hicieron el trabajo real).

Historia de orígenes

El matrimonio formado por Christopher y Katherine Summers, viajaba junto a sus dos hijos, Scott y Alex, en un aeroplano pilotado por el padre. El avión comenzó a incendiarse, solo un paracaídas estaba utilizable, solo una opción de salvación.

Katherine arma el paracaídas en Scott, ordena que por nada del mundo suelte a su hermanito Alex, y los lanza al vacío. El avión estalla y los niños llegan casi a salvo al suelo, excepto porque el golpe de la caída ocasionará en Scott heridas neuronales que le impedirán controlar sus poderes.

Huérfanos, Alex será adoptado (niño pequeño rubio bonito y adorable), mientras que Scott crecerá en un orfanato (niño más grande, arisco, traumado y con poderes incontrolable en los ojos). Posteriormente, Scott fue acogido por Charles Xavier, convirtiendo a los X-Men en la familia que perdió. Se empareja con Jean Grey, asume el liderazgo del grupo, más que como una carga, una responsabilidad de proteger a los que ama y con los cuales tiene estrechos lazos afectivos.

Uncanny X-Men #107, llegada Corsario liderando a los Starjammers

Mientras tanto en el espacio

Christopher y Katherine no murieron al estallar el avión, sino que fueron abducidos por una nave alienígena de la raza Shiar, que viajaba secuestrando especies de otros planetas para usarlos de esclavos.

El emperador Shiar, D’Ken, tirano sádico, se obsesionó con Katherine, la violó y después la mató frente a los ojos de Christopher. Acto seguido envía al viudo a trabajar a las minas hasta su muerte.

Allí Christopher conocerá a los demás miembros de lo que será su tripulación pirata. Escapan, el terrícola adopta el nombre de Corsario, y juntos formarán los Starjammers, o Saqueadores Estelares en su versión española. Se dedicarán constantemente a atacar todo lo relacionado con el Imperio Shiar, jamás volviendo a su planeta natal.

Rebelión en el imperio Shiar

Resumen, el emperador D’Ken estaba desquiciado de poder, su hermana menor, Liliandra, decidió que debía detenerlo y organizó un golpe de estado (pero ella es de los buenos, por lo que el lector debe apoyar su traición). Entre sus aliados estaban los Starjammer, liderados por el intrépido Corsario.

En The X-Men #107 (1977), los X-Men, liderados por Scott, se involucran, viajan al espacio, combaten contra los malos, y en plena trifulca, entra en escena el grupo de piratas espaciales. Jean Grey, para evitar desconfianzas, les hace un examen mental y ¡Shan! ¡Corsario es el padre de Scott!

Jean descubre que Corsario es el padre de Scott

Jean le cuenta a Corsario que es el padre de Scott, y nuestro intrépido y valiente pirata espacial le pide que no se lo cuente a su hijo, alegando su profundo amor y el dolor que implica no decírselo, acto seguido desaparece. Un acto de sublime valentía.

El «sacrificio» de Corsario

Reunión

No sabremos de «tan sacrificado padre» hasta el Uncanny X-Men #154 (1982), cuando llega a la Tierra a pedir ayuda a los X-Men. Será el momento de la revelación, Scott se enterará que Corsario es Christopher Summers, su padre muerto.

En medio de una batalla contra un enemigo muy poderoso, tendrán algunos encontrones fuertes (un buen gancho derecho de hijo a padre). Las emociones fueron aflorando durante los siguientes números, hasta el Uncanny X-Men #156 (1982), en la cual sabremos la trágica historia de Corsario y la razón por la cual nunca volvió a buscar a sus hijos (viudo y creía que sus hijos murieron en la caída).

Un hermoso acto de ira

Scott comenzaría a comprenderlo, un poco, solo lo suficiente para una especie de tregua emocional, principalmente porque unos meses atrás se narró la Saga de Fénix Oscura (Jean Grey muere al final de la saga), por lo que tenía el dolor a flor de piel, sensible a el llanto barato de su padre.

El clan Summers

Después de varias aventuras, Christopher (lo volvemos a llamar por su nombre), estuvo rondando por ahí, ayudando un poco, dando la lata otro poco. Se encontró con su hijo menor, Alex, quien empatizando con su hermano resume la madeja emocional de Scott en una frase:

¿Qué dices cuando tu padre aparece después de 20 años? El reencuentro debió ser duro para ti, Scott. Al menos cuando yo fui adoptado, tuve unos padres sustitutos a quienes amar, que me amaban. Tú no tuviste nada.

Alex Summer (Uncanny X-Men 159, 1982)

Claremont dejará manifiesto que la presencia del padre es menospreciada por los X-Men. En momentos en que Scott requería consuelo y contención emocional, fueron los amigos los que lo socorrieron. Así se manifiesta en el Uncanny X-Men #161 (1982), cuando Ororo le enrostra a Christopher que la amistad entre ellos es más valiosa que su paternidad.

Después de varias situaciones casi mortales, se acordó de decirles a sus hijos que los abuelos Summers todavía vivían (como hijo le hace la competencia a como padre).

Los abuelos Summers, durante 20 años creyeron que su hijo y nietos estaban muertos, pero ese encuentro no fue narrado, nos saltamos directamente a la parte en que Scott conoce a Madelyne Prior y se casará con ella en Uncanny X-Men #175 (1984).

¡Ororo electrocuta a ese pusilánime!

Como le era “imposible” abandonar la vida de pirata espacial, anuncia que se irá de la Tierra. Invita a Scott, pero este desea formar familia con su nueva mujer.

Durante varios años, veremos a Christopher regresando ocasionalmente a la Tierra, interviniendo en algunas aventuras espaciales y actuando como el intrépido y valiente capitán pirata. Pero la relación con Scott será abandonada, o por lo menos los autores de turno no les interesará mayor desarrollo.

Corsario nunca sabe nada sobre paternidad

El reencuentro o la reconciliación con los traumas

Será en el nuevo milenio, específicamente en el Uncanny X-Men #391 (2001) de las manos de Scott Lobdell, que veremos nuevamente el tratamiento “paternal” de Christopher con Scott. Después de varias situaciones críticas para Scott, en las cuales hasta se le dio por muerto, se encuentra en proceso de recuperación emocional y decide enfrentar a su padre.

Esta vez es un Scott maduro, que ha sido padre, tiene 3 hijos por los cuales ha sacrificado su vida y su felicidad en variadas oportunidades.

El encuentro será a la usanza yanki: un campamento en un lago, un bote de pesca, fogata en el bosque, puesta de sol paradisíaca. Después de diálogos superficiales y silencios más ruidosos que los gritos, Scott vuelve con la gran pregunta: ¿Por qué?

Christopher entrará en negación estándar, anteponiendo la excusa de las responsabilidades con su tripulación, de la venganza contra los Shiar, todo más importante que sus hijos abandonados. Ante la recriminación de Scott, solo una cachetada desesperada pondría fin a la discusión.

El gran acto de constricción será asumir que no volvió por vergüenza, por sentirse menos que un hombre, solo podía compensarlo mediante batallas espaciales. Finalmente le pide perdón a Scott.

Scott asume que su rencor no tiene mucho asidero. El tiempo ya no se recupera y deberá reconciliarse con la idea que su padre solo aporto los genes.

Recuerda que puedes ayudarnos dando una pequeña donación.

¡Muchas gracias!

48 publicaciones.

Sobre VladMIR

Opinólogo de nacimiento, Criticón de alma, Troll ocasional. Lector desde mi tierna e inocente infancia. Digievolucioné de maravillado a snob mediante el cine y los comics. Crecí al cinismo cuando descubrí a Terry Pratchett. Y en los comics Marvel patea a DC.