Inicio » Noticias » Zona Oriental » Manga » Boy Meets Maria: Una invitación a la reflexión

Boy Meets Maria: Una invitación a la reflexión

Revisamos el manga auto conclusivo de PEYO. Una obra llena de mensajes y consciencia para una sociedad heteronormada.

Tiempo de lectura: 5 minutos

Escrito por FanoPetrikov el 22/07/2021
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
¡Hey, tú! Evalúa esta nota para seguir mejorando ♥
Cargando...

El saber quiénes o qué somos, es un problema que la humanidad lleva discutiendo por siglos. Conversaciones que pasan por nuestros orígenes, nuestra evolución e, incluso, nuestro sentido de la vida, nos han acompañado hasta decir basta.

La mayoría de estas discusiones dejan de lado la opción de la comprensión a través de la empatía, la humildad y la libertad, sino que buscan ser más cuantitativas, medibles y sin alma. Uno de los temas que hace algunos años vienen debatiéndose es la identidad de género. Y acá es donde procedo a hacer una reflexión: Es una discusión que no le incumbe a nadie que no lo viva.

La identidad de género de una persona, su sexo biológico, su expresión de genero o su orientación sexual, es un trabajo personal, que incluye un desarrollo mental y emocional que lo único que necesita es apoyo y contención. Lamentablemente, hay un sector de la sociedad, o sociedades completas en algunos países, que no le hacen nombre ni al concepto de “evolución” ni de “humanidad”, llevando así a la identidad de genero como algo discutible o merecedor, incluso, de ser decidido por unos pocos.

Boy Meets María, es un manga escrito y dibujado por el fallecido autor Eguchi Kousei (PEYO), que busca abordar el tema de la identidad de género desde una perspectiva tanto social como psicológica, entregando también buenas dosis de humor, romance y consciencia social.

Sinopsis

Boy Meet María, licenciado por el camino de la lechita Milky Way en el 2020, nos relata la historia de Taiga, quien llegando a su nuevo instituto de bachillerato, busca alistarse entre las audiciones para el club de teatro con el único norte de ser el mejor actor del mundo mundial.

Para su sorpresa, muchos de los compañeros del instituto están obsesionados con ir a ver a “la Virgen María”, quien participa en las obras del colegio, baila maravillosamente y tienen a todos babeando. Pero la “Virgen María” no es más que Arima (anagrama de María), un chico que siempre sale a actuar interpretando a una mujer.

Taiga, a diferencia de sus compañeros, queda aún más intrigado y notoriamente enamorado de Arima, por lo que se propone aprender más sobre él. Pero acá está el problema, Arima es muy reservado, presenta frente a todos una personalidad que cuida mucho su vida personal y privada. Todo esto hará que para Taiga intentar acercarse sea como chocar contra una roca.

Posteriormente, el manga nos mostrará que existe para Taiga una manera de llegar un poco más a Arima. Encontrará en él no solo un compañero de clases, sino también a un tutor, un amigo, un amor y un hermoso ser humano. En este proceso es cuando se irán develando etapas de la vida personal de ambos, que, para el cierre final de este tomo auto conclusivo, nos dejarán con la cara empapada en lágrimas.

Análisis

Esta es una obra donde se consigue a cabalidad lo que probablemente PEYO quería: dejar a su lector con una idea a reflexionar por mucho tiempo. No lo digo solamente porque me pasa a mí, o porque logré sentirme identificado en ciertos aspectos con Arima, sino que se debe también al uso de la crudeza dentro de la obra.

Este aspecto siempre es útil para cualquier autor si lo que busca es hacer consciencia, no es novedad para nadie. Pero el buen uso que este manga le da busca crear lazos empáticos con sus protagonistas, además de generar una confianza casi personal con cada uno de ellos, ya que nos presenta su historia de vida y, desde ahí, aplica la crudeza para hacer sentido de la actualidad de cada uno.

El avance de la historia nos sumerge en conceptos heteronormativos que la misma sociedad construye, y frente a esto, nos muestra personajes que deben verse enfrentados a estas “normalidades” que no dan espacio a las libertades personales. Junto con el factor sociocultural, sumerge al lector también en los deseos corrompidos por el destino de personajes segundarios.

Esto también es un excelente complemento para una historia así. En cuanto a su trama, es de avance súper rápido, lo que nos contextualiza audazmente y también nos interioriza efectivamente en los personajes. Taiga juega un rol importantísimo, porque es el punto de quiebre entre las creencias heteronormadas de sus compañeros. Lo mueve la pasión y el gusto, no las normas, demostrando a la larga que todos deberíamos movernos por el mismo camino.

Últimas acotaciones

Me gusta mucho que se utilice el teatro como un medio de expresión para un personaje en pos de su liberación personal, nuevamente esto recalca lo importante que son las pasiones dentro de nuestra vida. También me agrada el hecho de que no suprima la violencia cuando es necesaria, ya que es parte de mostrar la realidad.

Lloré, debo reconocerlo. Me gustó mucho el manga a modo de apreciación personal, y si bien no era mío, ahora lo quiero para tenerlo en mi colección. Recomendado hasta decir basta, es necesario disfrutarlo como una obra única, y no porque sea auto conclusiva, sino porque el autor ya no está, no tendremos más de ella. Es una probada de genialidad que nos dejó en perpetuidad.

Una edición muy linda de Milky Way, un dibujo pulcro, sin perdidas de contorno ni de difícil identificación. Páginas gruesas que poco se traslucen, también de sobrecubierta y en un tamaño ligero. Se lee en un ratito pero duele para toda la vida.

Recuerda que puedes ayudarnos dando una pequeña donación.

¡Muchas gracias!

77 publicaciones.

Sobre FanoPetrikov

26 vueltas al sol. Tratado de hilar la psiquis de los demás y la mía también. Lector por amor al arte, otaku y existencialista. La subjetividad está sobre nosotros. ¿O no?