Inicio » Cine y televisión » “Baby”: cuando las carencias afectivas repercuten.

“Baby”: cuando las carencias afectivas repercuten.

Analizamos la polémica serie italiana de Netflix, "Baby", que habla sobre excesos nocturnos y prostitución en la elite adolescente europea.

Tiempo de lectura: 5 minutos

Escrito por c.montecino el 25/05/2020

Asumo que siento fascinación por las producciones europeas, más aún con las producciones hechas en Italia (que es mi país favorito), así que cuando supe sobre esta serie, no lo pensé dos veces y me decidí a verla. Pero primero intente averiguar sobre ella, como lo hago cada vez que veo una serie nueva.

Para sorpresa mía, existían múltiples críticas y denuncias para que no se transmitiera. Específicamente el NCOSE (Centro Nacional de Explotación Sexual) de Estados Unidos, solicitó esto a través de una carta firmada por múltiples activistas relacionados al tema, acusando a Netflix de incitar y promover el comercio sexual en menores de edad como una forma de vida glamurosa.

Antes dar un juicio sobre esta polémica, primero un pequeño resumen sobre de que va la serie. El drama se centra en dos jóvenes que estudian en el colegio privado “Collodi” en Parioli, el sector más acomodado de Roma. Aquí conoceremos a Chiara, una joven de una familia adinerada, quien esta aburrida de la monotonía en la cual se desarrolla su vida producto de sus privilegios sociales y económicos.

Todo cambia cuando Chiara se hace amiga de Ludovica, una rebelde joven, quien oculta que, pese a estar en el mismo colegio que Chiara, no tiene los mismos privilegios que todos los alumnos de “Collodi”, producto de problemas familiares causados por una madre inestable. Este hecho hace de Ludovica una persona muy impulsiva, lo cual la lleva a una vida de excesos, que la terminan inmiscuyendo dentro de la vida nocturna de Roma, específicamente en el mundo de la prostitución, mundo al cual también introduce a Chiara.

La historia se desenvuelve en diversas subtramas, como el romance que tiene Ludovica con Fiore, un hombre que forma parte de una red de mafia y prostitución. O la incipiente relación entre Chiara y Damiano, un humilde chico de los suburbios romanos, quien acaba de llegar a “Collodi” por ser hijo ilegitimo de un respetado político que tomo la custodia de este, al morir su madre.

También existen distintas historias relacionadas a los amigos de los personajes principales, los cuales caminan, narrativamente, en los clásicos tópicos de la juventud de élite de este siglo, como el impacto de las redes sociales, la diversidad sexual, relaciones no correspondidas, etc. Todos estos temas rodean a la trama principal de la serie: el coqueteo de las dos chicas con la noche, y el adrenalínico juego de esconder una doble vida socialmente cuestionable.

Se sabía de por sí, antes de sus grabaciones, que la serie causaría cierta polémica, ya que está basada (en cierta medida) en el caso «Baby Squillo», un escándalo de prostitución infantil en Italia. Aquí estuvieron involucradas Agnese y Angela, dos jóvenes de 14 y 15 años respectivamente, que llevaban una doble vida. Siendo alumnas de un prestigioso colegio privado por el día, mientras que por la noche se prostituían para poder sustentar la vida de lujos que llevaban de forma independiente.

Este escándalo salió a la luz cuando la madre de una de las jóvenes descubrió el consumo de cocaína de su hija, y al investigar el motivo de esto, se dio cuenta de la cruda verdad, denunciando inmediatamente los hechos a la policía romana. El impacto fue aún mayor cuando se descubrió quienes eran los clientes de estas menores: políticos, empresarios, miembros del personal de la ONU, inclusive estuvo involucrado Mauro Floriani (quien estaba casado con Alessandra Mussolini, senadora del partido de derecha Forza Italia y nieta del líder fascista Benito Mussolini).

Una vez vista la serie, solo puedo opinar que no idealiza, ni tampoco se centra en la prostitución (es más, hay escenas subidas de tono, pero son mínimas para lo que uno creería si solo nos quedamos con la premisa de la serie). “Baby” se centra, principalmente, en los motivos por los que las chicas hacen lo que hacen.

Es un guión cargado de inferencias que el espectador tiene que sacar por sí mismo sobre temas muy comunes, pero poco hablados de forma abierta por la sociedad. Aquí aparecen las relaciones familiares toxicas, la crianza (y su efecto en el futuro), el hecho de que pese a que lo que más se tiene es dinero, lo que menos se tiene es amor y apoyo (algo que sucede mucho en familias de entornos acomodados), y también cómo la carencia de compresión hace cometer millones de decisiones erróneas, etc.

Si bien la serie no es brillante, ni destaca en ámbitos como la fotografía o la dirección, claramente el punto a destacar de “Baby” es que es una serie en la cual uno se encariña con los personajes (con algunos más que con otros), sobre todo con el dúo de protagonistas, cuyas actrices tienen una actuación sobresaliente. Esto hace que el espectador quiera saber qué seguirá pasando con ellas. Dentro de esto mismo, ojo con la actriz Alice Pagani (Ludovica), dará que hablar en el futuro.

Punto aparte, la banda sonora; una gran selección de temas que calzan perfecto con todas las escenas, y con un tema principal (Chromatics – Girls Just wanna have some») que es preciso para salir a caminar y desconectarse un tiempo de nuestra cotidianidad.

“Baby” consta actualmente de dos temporadas, de seis episodios cada una. Ya se confirmó que se entrenará próximamente una tercera temporada, que le dará un punto final a la polémica historia de Chiara y Ludo.

Te puede interesar

Encuentra toda la información que necesites de nuestro sitio aquí
X