Inicio » Zona Oriental » Manga » ANOHANA: La importancia de las promesas

ANOHANA: La importancia de las promesas

El manga que se adaptó del anime: ANOHANA nos muestra la importancia de las promesas y la emancipación de las culpas después de la muerte.

Tiempo de lectura: 5 minutos

Escrito por FanoPetrikov el 12/08/2022

Muchas personas en el mundo cargan una culpa en común: las ganas y sensaciones de que tienen cosas pendientes con sus muertos. Este enunciado es más frecuente de lo que se pueda pensar, y al vernos en la imposibilidad del espacio tiempo, solo la resignación puede ser un bálsamo para nuestra alma.

Pero también existen métodos y casos donde se ha conseguido “hacer contacto” con las dimensiones que no nos pertenecen y, a consciencia de los riesgos que la ignorancia nos puede traer, muchas personas han quedado conformes. Pero hay otra forma en la que “los muertos”, se cree, nos pueden visitar para saldar deudas.

En Anohana se presentan los milagros que muchos quisieran tener, donde la sanación y el misterio comparten una finalidad preciosa, el poder dar descanso a quien fue arrebatado de este mundo, sin saber si era o no su momento.

Datos y sinopsis

Ano Hi Mita Hana no Namae wo Boku-tachi wa Mada Shiranai (Aun no sabemos el nombre de la flor que vimos aquel día) o por sus iniciales, ANOHANA, es una serie de anime echa por el estudio A-1 Pictures (Fairy Tail, Ao no Exorcist, Darling in the Franxx) y dirigida por Tatsuyuki Nagai.

Pero acá no venimos a hablar de la serie, sino del manga. Publicado en el 2012 y finalizado el 2013, este cuenta con la creación de Mari Okada en el guion y Mitsu Izumi en el dibujo. Se recopiló en tres tomos, publicado por la Jump Square en Japón bajo la demografía Shonen y actualmente IVREA y El camino de la lechita Milkyway cuentan con la licencia al español.

Bueno, y ¿de qué va?… Nos interiorizamos en un tiempo relativamente actual. Un grupo de amigos se ha distanciado. ¿El motivo? La trágica muerte de Menma, nuestra co-protagonista, después de un porrazo que le costó la vida cerro abajo, vuelve años después de su muerte con la finalidad de poder cumplir un deseo (o promesa) que mantenía desde que estaba con vida.

Frente a estas circunstancias, su amigo Jinta será el único capaz de oírla y sentir su presencia. Nuestro protagonista, posterior a la pérdida de Menma, había decidido volverse un hikkikomori (adolescentes y/o adultos que viven de manera aislada en sus cuartos), lo que representaba de por sí un radical cambio a la actitud que tenía en su juventud, considerando además que él era el líder del grupo.

El resto del grupo, conformado por Naruko, quien siente culpa de la muerte de Menma y que en la actualidad se presenta de manera desagradable, es realmente una constante enamorada de Jinta; Matsuyuki, retraído quien mantiene una personalidad parecida; Chiriko, que se siente como la menos afectada por la pérdida de Menma; y Tetsudo, el que cumple el rol de constante en el grupo, siendo positivo y admirador del líder Jinta.

Opinión personal y últimas palabras

La historia del manga (reconozco no haber visto el anime) tiene un avance rápido, al ser un compilatorio de solos tres tomos. A pesar de que se pueden leer los tres de una sentada, siento que a veces falta un poco más de desarrollo de personaje.

Consideremos que estamos presenciando la reunión de un grupo por un evento mágico, para poder cumplir la promesa de alguien que no está. Conocemos desde el inicio la condición actual del grupo, la separación de este y en que está cada uno.

Después nos tratan de interiorizar un poco más en el pasado de los amigos, dándonos pestañazos de cómo funcionaban las relaciones anteriormente y los roles de cada participante. Aun así, la trama, al tener un aire denso centrado en la culpa de la pérdida repentina, la culpa de los comentarios mal intencionados, la distribución de la envidia interna del grupo y el accidente mismo, la trama se queda corta en la producción de intensidad.

Esto nos hace recordar que estamos leyendo un shonen y no un seinen; quizás la diferencia de demografía podría haber colaborado en la intensidad de la trama. No es una justificación el tema de la demografía, pero sí nos puede aclarar la dolencia de la trama.

Y es que el potencial de la narrativa central es potente, pero se desinfla entre las pocas explicaciones y la simpleza de las motivaciones personales, cuando con culpa podría haberse desarrollado mejor la deducción interna de los personajes.

A pesar de esta acotación, que es meramente de gusto personal, podría recomendar Anohana como un manga de harta carga emocional, ligero de leer y que entrega un lindo mensaje: la importancia de las promesas, el valor íntegro de la amistad y la comprensión de que somos dueños de nuestra propia vida, y que debemos intentar aprovecharla al máximo sin malas sensaciones, porque no sabemos en qué momento se puede terminar.

Te puede interesar

Encuentra toda la información que necesites de nuestro sitio aquí