Inicio » Literatura » 1984: entender el presente para hablar de futuro

1984: entender el presente para hablar de futuro

¿Es 1984 y el Gran Hermano una sátira de los gobiernos totalitarios o una auto crítica del escritor a pensamientos intolerantes?

Tiempo de lectura: 7 minutos

Escrito por White Usagi el 17/03/2022

Hoy toca hablar de 1984, novela política de ficción distópica escrita por George Orwell entre 1947 y 1948. Pero ¿Qué más se podría decir de una obra estudiada hasta el cansancio?, ¿Qué idea o nueva interpretación se podría proponer que ya no haya sido revisada por académicos y especialistas del género?

Desde la teoría liberal de ser una crítica al socialismo, una clase de biblia para los teóricos conspirativos, o propaganda durante la guerra fría. La verdad es que ninguna de esas explicaciones me termina de llenar. Razón por la que intentaremos rasguñar el abismo oculto dentro de 1984 en busca de algo que muchos han dejado pasar: el miedo a uno mismo.

Más sobre George Orwell

Nace en 1903 en la ciudad de Motihari, en la India. Y muere en 1950 en la ciudad de Londres, Inglaterra.  En su texto Such, such were the joys (1952), George se autodefine como un joven infeliz, golpeado por las crueldades de la época, la pobreza y la hambruna . Se sabe que fue mal estudiante, razón por la que decidió viajar a Birmania en 1920 para unirse a la policía imperial británica. Según su obra Down out in Paris an London (1933), vivió 5 años como vagabundo, aunque aun hoy se debate sobre los tintes de auto ficción.

El hecho determinante en su vida fue la participación en la guerra civil española (1936–1939), como parte de las brigadas internacionales, pero finalizando en un grupo Marxista-trotskista. Su servicio termina cuando una bala le atravesó el cuello. Se sabe que ya tenía pensamientos socialistas antes de la guerra, conjeturas que se pueden sacar del libro The road to Wigan pier (1936).

Lo siguiente en su vida es ser testigo y víctima de las persecuciones stalinistas contra los trostkistas en Barcelona durante 1937, escapando a Inglaterra. Fue la tuberculosis lo que le impidió servir durante la Segunda Guerra Mundial, lo que le llevó a un trabajo de escritorio en la BBC. Sus notas en periódicos locales hablan de los peligros del socialismo en Inglaterra, aunque cambia de parecer con el pasar de los años.

george orwell
Fotografía de George Orwell.

1984. Pequeño resumen sin spoiler

El mundo está dividido en tres super potencias en constante guerra: Eurasia, Oceanía y Asia Oriental. La historia se desarrolla en la región Franja Aérea 1 (Reino Unido en nuestro mapa). La sociedad se divide en tres grandes grupos: el partido del interior como una élite que no supera el 2%, el partido exterior con un 13% y el proletariado con un 85%. Oceanía es controlada por un gobierno totalitario con el Gran Hermano a la cabeza del partido y cuatro ministerios a su servicio: el de la verdad, de la paz, el amor y de la abundancia.

Los ministerios mantienen a las ciudades bajo vigilancia constante, arrestando, adoctrinando o haciendo desaparecer a todos los que demuestren rechazo o inconformidad al sistema.

El protagonista es Winston Smith, un miembro del ministerio de la verdad, su labor consta en reescribir artículos que cumplan con la ideología del gobierno. Perturbado por su trabajo, decide escribir un diario que luego comparte con O’Brien, un miembro del partido supuestamente relacionado con la resistencia, un grupo conocido como “la hermandad”.

Libro 1984
Portada del libro: 1984

Un día Winston conoce a Julia, una joven que trabaja en el mismo ministerio. Ella le manda una nota que dice «te quiero», pese a que las relaciones y el deseo sexual están prohibidos incluso para las parejas casadas. Es allí cuando comienza la aventura clandestina y uno de los tópicos principales del libro.

Deconstruyendo la obra

En realidad, tanto ha penetrado la fobia al 1984 en la conciencia de muchos que no leyeron el libro y no tienen idea de lo que dice, que uno se pregunta qué puede llegar a pasarnos después del 31 de diciembre de 1984. Cuando llegue el Día de Año Nuevo de 1985 y los Estados Unidos existan todavía y estén enfrentando problemas muy similares a los que enfrentan hoy, ¿cómo expresaremos nuestros miedos a cada aspecto de la vida que nos llena de aprensión? ¿Qué otra fecha podemos inventar para reemplazar a la de 1984? 

─ Isaac Asimov.

Siempre he creído que, para escribir ciencia ficción que se sienta natural y emocionante, se tiene que entender cada parte del tiempo en el que vivimos. A crítica personal, en el momento donde comenzamos a filtrar ciertas cosas para eliminarlas de nuestro sistema solo porque no van en línea con nuestra forma de pensar, ya estamos creando una versión distorsionada y poco precisa de lo que puede ser el futuro.

Si has leído el libro, quizá con ese simple párrafo ya has sentido un ligero escalofrío al plantear un paralelo entre esa actitud y la imagen del gran hermano. ¿Tratar de inferiores a otras personas por el estilo de música que consumen?, ¿invisibilizar una buena causa por no ser víctima de ella?, ¿banalizar el trabajo duro que otros hacen por sus sueños? Tristemente, todos hemos sido víctimas de ese tipo de ideas alguna vez, pero en la mayoría de los casos desaparecen a medida que vamos creciendo y nos damos la oportunidad de entender, perdonarnos y mejorar.

Pero ¿qué sucede con la gente que se niega a soltar esas ideas? Responder con las mismas balas que usan sería caer en un juego cíclico que fácilmente se puede romper con diálogo. Pero la ausencia de empatía justificada se vuelve combustible para las llamas.

Pese a que es innegable que 1984 es una crítica a los sistemas totalitarios, creo que también es una crítica a los pensamientos del escritor. Orwell la escribió cuando ya había dejado su miedo de que el socialismo tomara Londres, por lo que creo en la teoría de ser una reflexión a ese “yo” pasado cegado por la intolerancia.

1984
Imagen de la película 1984 (1984).

1984 como una auto crítica del autor

Al final el Gran Hermano no es Moscú, Washington, El Vaticano, o el señor que triplica el precio de los helados en verano. Es nuestra propia mente, es la representación de ese lado que te exige aferrarte a ideas distorsionadas de los tiempos donde vivimos. Y 1984, detrás de todas las ideas políticas y parafernalia distópica, intenta hacerte ver que toda esa estructura nace por dos tipos de miedos.

El primero es el miedo a lo que la humanidad es capaz en nombre de lo que cree correcto. El Gran Hermano te protege de las cosas malas porque te ve como un bebé con un tenedor frente al enchufe, piensa que la única forma de hacer frente a la violenta naturaleza humana es limitando sus opciones. Te niega la opción del aprendizaje porque él ya lo vivió y piensa que es mejor para ti. Te quita la libertad de decidir porque piensa que es un riesgo para todos.  No seguir sus reglas de conducta podría hacer que las personas se desaten en un torrente impredecible e incontrolable.

big brother
Eslogan del libro 1984

El segundo es el miedo a uno mismo. Si dejamos ir todas esas ideas distorsionadas, si dejamos de luchar por una causa que creemos correcta, de proteger nuestro nicho expulsando a los que no entran en nuestra ideología. ¿Quiénes somos?, ¿Quién soy si no estoy luchado por lo que creo?

Creamos un Gran Hermano para protegernos de lo que parece ser un mundo desbocado que se autodestruirá en cualquier momento. Pero con el tiempo y experiencias de vida, aprenderemos a que son las pequeñas acciones las que pueden desencadenar un mejor futuro. En resumen, 1984 te dice: no seamos esclavos del Gran Hermano, no seamos esclavos de nuestro propio miedo.

Punpunia.cl

Sobre White Usagi

Futuro escritor de ciencia ficción. Amante de los video juegos, películas, series y libros. Tengo el afán de deconstruir cosas, buscando llegar hasta el mismo centro de cada idea.

  • Sígueme:

Te puede interesar

Encuentra toda la información que necesites de nuestro sitio aquí