Inicio » Noticias » Cine y televisión » Solo los amantes sobreviven, un romance vampírico y contemporáneo

Solo los amantes sobreviven, un romance vampírico y contemporáneo

Un vínculo inmutable frente a la mortalidad y la indiferencia del mundo. Un estilizado drama por el director Jim Jarmusch.

Tiempo de lectura: 7 minutos

Escrito por Diego Nicolás el 26/08/2021
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

Comienza a girar un vinilo mientras la música liberada nos presenta ambos protagonistas en extremos opuestos del mundo, conectados por un vínculo invisible, eterno. Como si conformaran el todo, en la circunferencia que se mueven los contrarios y también el universo.

Así comienza Solo los amantes sobreviven (Only lovers left alive, 2013), dirigida por Jim Jarmusch y protagonizada por la camaleónica Tilda Swinton y el talentoso Tom Hiddleston, quienes nos deleitan con este vampírico romance y drama contemporáneo, alejado del convencionalismo de la cultura vampírica, al hacerse presente la sensibilidad y la mortalidad en estos enigmáticos personajes.

Adam y Eve.

Historia

La película nos revela la vida de los amantes Adam y Eve. Conectados “por una atracción fantasmal” y un amor hacia el arte, viven separados por razones desconocidas. Adam, es un músico exitoso en el ambiente underground, aislado de sus fans y prácticamente de todo el mundo. Deprimido por las atrocidades del hombre postmoderno y sus nefastas consecuencias sobre el planeta, como la contaminación ambiental y la contaminación de la misma sangre, realidad que ha obligado a los vampiros a buscar a otros medios para sobrevivir, razón de peso para considerar su retiro permanente. Eve, que presiente el rumbo oscuro en el que se encuentra su amante, decide cruzar el mundo para socorrerlo antes que sea demasiado tarde.

Análisis

Desde los aspectos técnicos la obra resalta haciendo un gran uso de todos sus recursos, como los colores representativos para el alma de los protagonistas. Aquellos colores cálidos para la desinhibida Tánger, donde reside Eve, y esos colores fríos para la devastada Detroit donde se refugia Adam. Cada plano presentado con la elegancia para reflejar el pasar y la sobrevivencia de estos seres casi imperceptibles para su entorno, para un mundo que fenece poco a poco por culpa de los “zombis”, adjetivo con el cual clasifican a los humanos por la inconsecuencia de sus actos.

Sin duda otro de los protagonistas, y quien le entrega el flujo a un argumento tan simple, es la música. Es el impulso justo para que la trama dance a un ritmo selecto, en escenarios íntimos y lejanos a la vez, logrando un tono nostálgico y lírico que seduce lentamente al espectador hacia el deseo por escrutar el destino de esta excéntrica pareja.

La dirección de Jarmusch desprende una sutileza en todo momento. Desde la primera escena, nos comienza a enseñar lo que necesitamos conocer de los personajes sin que estos deban soltar una palabra. Sabe cómo enternecer y sonreír con cada muestra de afecto de Eve, como también atraer hacia el vacío y la desesperanza que carga Adam. Cada interacción entre los personajes ayuda a descifrar la conexión a través de la lucha personal y mutua que han sostenido por siglos. Lucha ejemplificada por la mortalidad que apresa también a los de su clase.

Personajes

Cada actor cumple y se apodera de su personaje. Tanto la actuación de Swinton como la de Hiddleston nos sumergen en la intimidad y el conflicto latente de los protagonistas, resaltando sus personalidades simultáneamente opuestas y complementarias como representación de la polaridad natural en la existencia misma. Luz y oscuridad, optimismo y pesimismo, vida y muerte, ying y yang

Eve es curiosa, optimista y decidida, con tal sensibilidad que le permite conocer la antigüedad de los objetos solo con tocarlos. No muestra desprecio por el vivir de los humanos, es más, parece disfrutar observando sus vidas por más superfluas que le resulten. Por otro lado, Adam, “el auténtico Hamlet” como da entender Marlowe, es melancólico, reservado y cauto. Intenta mantenerse frío y distante hacia los zombis o hacia los de su propia especie, no porque realmente odie a los humanos sino por el daño que se han ocasionado ellos mismos. Barrera que no ha impedido totalmente un pequeño lazo con el mundo, a través de Ian, el último amigo que le queda y, lamentablemente para él, otro zombi.

Entre los secundarios encontramos a Marlowe, el viejo amigo de Eve, y quien resulta ser nada menos que el verdadero autor de la obra de Skakespeare. Responsable también de otorgar la predicción del nudo que se avecina, personificado por Ava, hermana menor de Eve. Un peligro constante para la pareja por su naturaleza indómita e imprudente. Esto se transmite en su incapacidad (desinterés) por controlar sus primitivos impulsos, mediante una sed de sangre que no se detiene a reparar el riesgo presente en la infección humana. Ava, ante los ojos de Adam representa el caos y la apatía, como el adulto que observa con reproche la conducta de un adolescente.

Conclusión

Solo los amantes sobreviven es una película con una ejecución estilista y mágica al utilizar el tópico vampírico para retratar una historia romántica y contemporánea, donde la fortuna y la tragedia se ven representadas con tal realismo por la dualidad inherente en la vida misma y en el amor que subyace en la voluntad por sobrevivir. Sin embrago, por la sencillez que reside en su trama, debe ser vista con apertura y con una atención inclinada hacia en el lenguaje no verbal para apreciar la forma y fondo de igual manera. Todo esto expuesto con la maestría de una verdadera orquesta. 

Recuerda que puedes ayudarnos dando una pequeña donación.

¡Muchas gracias!

4 publicaciones.

Sobre Diego Nicolás

Solo un lector compulsivo, amante del cine y el comic. Poeta, narrador y peregrino.