Inicio » Literatura » Rojo, blanco y sangre azul

Rojo, blanco y sangre azul

Una historia de Casey McQuiston que nos divierte con rivalidad, romance, política y LGBTQ+: Rojo blanco y Sangre Azul.

Tiempo de lectura: 7 minutos

Escrito por Conejo Lector el 01/07/2022

Dentro de la literatura juvenil existen muchos libros que tienen el cliché de enemigos a amantes. Hay muchos ejemplos de novelas populares que se han viralizado a causa de la tendencia: “Del amor y otras pandemias”, “El príncipe cruel”, o “Cariño cuanto te odio” son algunos títulos que mantienen este tropo literario y que tienen una cierta popularidad.

Y dentro de los títulos que mantienen este cliché, se encuentra «Rojo, blanco y sangre azul». Título publicado en 2019 y escrito por Casey McQuiston, autora de “La última parada” y de “I Kissed Shara Wheeler”. Sus libros siempre tienen una representación LGBTQ+ y se dedica a escribir novelas para jóvenes adultos.

Es muy probable que esta nota tenga algún spoiler del libro, si no te molestan los spoilers o ya lo leíste prosigue con esta nota.

El amor es un tema de estado

Todo inicia con Alex Claremont-Díaz, el hijo de la presidenta de los Estados Unidos, odiando a muerte al príncipe Henry, uno de los hijos de la reina de Inglaterra. Quejándose de que no soporta su presencia, y mucho menos la actitud arrogante que ve en el joven, y sintiéndose peor cuando tiene que asistir con su familia al matrimonio del príncipe Philip, hermano mayor de su enemigo.

Esa noche en la fiesta del matrimonio, un altercado sucede entre ambos jóvenes, por culpa de Alex. Esta pelea logra que la prensa inglesa y estadounidense comiencen a especular alguna posible enemistad entre ambos jóvenes y como esto podría afectar a las relaciones entre ambos países.

Fanart de la novela.

Por culpa de lo ocurrido, ambas naciones deciden crear un plan para evitar los rumores: convertir a ambos jóvenes en amigos, aunque sea una amistad falsa. Y aunque en un principio ambos estaban obligados a mantener las apariencias, de a poco no solo surge una bonita amistad, sino que también comienzan a nacer nuevos sentimientos entre ambos.

Todo esto se complica debido a las elecciones en Estados Unidos y a algunos roces entre los miembros de la corona, contado desde la perspectiva de Alex.

La evolución de los protagonistas

Una de las características positivas es el crecimiento que van teniendo los personajes. Y de ese crecimiento, hay que destacar el de nuestros protagonistas: Alex y Henry.

Alex comienza odiando sin razón aparente al príncipe Henry, y todas las razones que tiene para detestarlo es por un encuentro específico, en donde no fue muy agradable conocerlo. Siendo el mismo Henry quien admite que en el momento en el que se conocieron no estaba en la mejor etapa de su vida.

Y por muy forzada que se sienta la situación, llega a ser conmovedor cuando ambos comienzan a formar una pequeña amistad, y realmente sí conmueve cuando ambos comienzan a charlar sus propios problemas a medida que van haciéndose más cercanos. Dando a entender que el equivocado era Alex por juzgar a alguien sin conocerlo.

Es muy fácil encariñarse con los personajes principales. Son personajes carismáticos, que tienen defectos, virtudes, personalidad, opinión y que tienen un crecimiento que vas notando a medida que la misma historia va avanzando. Hay un cambio entre el inicio y el final.

Por ejemplo, Henry no solo comienza a mostrarse como es, sino que deja de usar una coraza para conocer nuevas personas y lograr ser el mismo, sin tener las presiones de la corona todo el tiempo.

En Alex es donde más se nota dicho cambio. Vemos todo desde su perspectiva y conocemos sus pensamientos y sentimientos. Vemos el cambio de actitud que tiene, pasando de ser arrogante, a darse cuenta de los errores de su pasado, e incluso, se atreve a pedir disculpas por ello. Además, que la actitud que va hacia Henry cuando la relación comienza a desarrollarse más, tiene varios matices.

La narración de «Rojo, blanco y sangre azul»

La historia es bastante atrapante. No solo porque la prosa es fácil de leer, sino porque la historia es muy entretenida, tiene un poco de drama, mucha comedia, enredos, farándula, etc. La autora definitivamente sabe cómo dejar al lector sumergido en lo que va aconteciendo, a pesar de que de vez en cuando sea muy predecible.

No es difícil seguir el hilo de la novela, porque cada momento tiene su propio tiempo. La temporalidad es importante entre los hechos, y dependiendo de los acontecimientos, algunos intervalos pueden ser desde una semana, hasta meses. Por lo que el desarrollo de la novela no se siente apresurada.

Incluso partes un poco más tediosas, como las complicaciones políticas de la campaña presidencial de la madre de Alex no se sienten abrumadoras. Son menos interesantes que la historia principal, pero tienen un motivo de existir dentro de esta. Dando espacio de descanso entre la relación de ambos protagonistas y los problemas en la Casa Blanca.

Puntos negativos

A pesar de que el cliché más grande es que sea un Enemies to Lovers, la verdad es que no se siente tan así. Sí, en un principio Alex dice que odia a Henry con la intensidad de mil soles, pero el libro deja el tema solo en boca de Alex.

Aunque se nos dice cómo nació, hubiera sido interesante leer mucho más de esa rivalidad, cómo se fue desarrollando con el paso del tiempo y cómo se enfrenta Alex a ella los primeros encuentros con el príncipe. En sí, la rivalidad que tienen se siente un poco corta en comparación con el resto de la novela.

Otro de los aspectos negativos, es que hay momentos bastante predecibles. Sabes qué personaje va a traicionar a quién, qué personaje se va a quedar con quién o qué es lo que va a pasar. Puede que sea por los clichés que se manejan en la novela, pero no quita que en algunas escenas que deberían ser de sorpresa pasen a ser del montón.

Conclusión

En mi experiencia, el libro lo disfruté muchísimo. A pesar de que el cliché de Enemies to Lovers no es lo mío, reí, lloré y me conmoví por los personajes a medida que iban creciendo a través de su historia. Pero también sabía su continuidad, porque sentía que el cliché que habían ocupado me revelaba lo que pasaría a continuación.

Quizás algo que no me gustó tanto, pero que es solo gusto personal, es la representación de Alex como bisexual. Puede que muchos sí se hayan sentido identificados con el personaje, pero siento que el tropo del chico/chica bisexual que es un poco promiscuo se ha visto en muchísimas escenas de series y películas, por lo que es un cliché recurrente que no me convence. Pero algo positivo, es que no le quita encanto al personaje, ya que sí hay un desarrollo detrás de él.

Casey McQuiston.

A pesar de lo entretenida que es, hay una advertencia que me gustaría dejar. Y es que algunas partes del libro pueden ser muy subidas de tono, y si no estás muy familiarizado con novelas con escenas descriptivas de sexo, puede que no sea la novela para ti.

Pero si no es importante, o estás acostumbrado a este tipo de momentos en los libros, se convierte en una novela muy divertida de leer. Es de esas novelas que quieres leer para entretenerte, distraerte y pasar un buen rato.

Punpunia.cl

Sobre Conejo Lector

Lectora compulsiva y amante de los libros. Intento leer, ver y jugar de todo un poco, aunque soy muy fan de la fantasía. Amante de los perritos

Te puede interesar

Encuentra toda la información que necesites de nuestro sitio aquí