Inicio » Cine y televisión » Reseña «The Tragedy of Macbeth», lo hecho no se puede deshacer

Reseña «The Tragedy of Macbeth», lo hecho no se puede deshacer

La adaptación cinematográfica de Macbeth impresiona con su narrativa e imagen. En The Tragedy of Macbeth lo hecho no se puede deshacer.

Tiempo de lectura: 7 minutos

Escrito por Esteban Hernandez el 11/02/2022

Los hermanos Coen son reconocidos en todo el mundo por sus increíbles películas, tales como Barton Fink, The Big Lebowski o No Country for Old Men, esta última consiguiendo tres Oscar (mejor película, mejor dirección, mejor guion adaptado). Teniendo en cuenta su trayectoria, los hermanos han decidido optar caminos distintos.

Tras la separación, Joel Coen hace su debut como director solitario en La Tragedia de Macbeth, película de drama/suspenso basada en la obra Macbeth de William Shakespeare. La película estrenó en el New York Film Festival en septiembre del año pasado, pero desde enero del 2022 se encuentra en AppleTv+.

La película está protagonizada por Denzel Washington y Frances McDormand, quienes interpretan a Macbeth y a Lady Macbeth, los culpables de toda la desgracia en esta trágica historia de ambición, traición, locura y muerte.

Trailer 1 «The Tragedy of Macbeth»

La presente reseña no contiene spoilers, solo es una revisión sobre la dirección y cinematografía, por ende no debería afectar en el visionado de la obra.

Sinopsis

Macbeth es un general de guerra audaz y valiente, quien junto a su compañero Banquo enfrentan al ejército noruego tras la traición por parte del barón de Cawdor. Tras la victoria, de camino a casa se encuentran a las hermanas fatídicas, unas brujas que les anuncian su destino.

A Macbeth le dicen que se convertirá en barón de Cawdor y Rey de Escocia, mientras que a Banquo le señalan su insatisfacción y se refieren a su linaje, “engendrarás Reyes, mas no lo serás”.

Las hermanas los saludan y desaparecen. Posterior a este acontecimiento la película se desarrolla en base a estas predicciones y cómo van afectando en la relación entre los personajes, sobre todo en lo que le depara a Macbeth.

La cinta es una representación magistral de que lo hecho no puede deshacerse. Cada fuerza en pugna en esta historia jala hacia la desgracia. Es una historia sobre la ambición humana y lo fantástico de la tragedia, las batallas, las traiciones y la locura.

Dirección

Joel Coen deslumbra con su trabajo en La Tragedia de Macbeth con su estilo totalmente impersonal al sello humorístico al cual estábamos acostumbrados con sus antiguas películas. La dirección es impecable, es una interpretación muy fiel a la obra de teatro, con una atmósfera oscura, lúgubre y tenebrosa.

Filmada en blanco y negro, con una relación de aspecto 4:3 (cuadrada), la imagen se convierte en algo muy parecido al teatro, con muchos primeros planos y diálogos poéticos extensos. Los personajes son atrapados por el espacio fílmico (el cuadro) y sus propios deseos.

También participan de la película estrellas como Harry Melling y Moses Ingram. Pero definitivamente quien se roba la atención y, posiblemente, sea quien interpreta una de las mejores secuencias de la película es Kathryn Hunter, quien hizo de las hermanas fatídicas.

Y es que fue una dirección y una actuación impecable, bastante inteligente y atrapante. Kathryn potencia su actuación en el movimiento y la voz, generando movimientos erráticos y hablando en tres tonos distintos para diferenciar a cada hermana.

Cinematografía

La película sin duda es una belleza audiovisual. Es muy rica visualmente debido a que experimenta con muchos estilos. La utilización de primeros planos está muy bien empleada para darle expresividad y dramatismo a la historia.

El espacio, todo lo que hay detrás de esos cuerpos que se mueven dentro del cuadro se nos presenta de distintas maneras. En un momento minimalista, en donde solo están los personajes. A ratos muchos planos con patrones geométricos y que también utilizan mucho un estilo barroco, con una iluminación y uso de claroscuros que añaden todavía más drama a la narrativa.

La dirección de fotografía es un acierto total para esta interpretación de Macbeth. Todos los elementos y la manera en que utilizaron la luz, ya sea para hacer el contraste en los rostros o alejarse un poco del volumen y generar una imagen más plana, hacen que la película se sienta como una traducción genuina de una obra teatral.

Carta de recomendación

Joel Coen y todo el equipo de trabajo que hay detrás de una película (el cual es inmenso) hizo un muy buen trabajo con The Tragedy of Macbeth, desde la dirección, la actuación, la música, la imagen, hasta el montaje. El debut en solitario de un director acostumbrado a codirigir ya es un factor atrayente.

Es un buen incentivo si es que deseas leer la obra. Con las redes sociales y demás fines que se logren con el internet, es difícil que las personas de hoy lean un clásico de la literatura, debido al lenguaje que maneja el libro. Pero esta película hay que verla, pues es básicamente una maravilla de historia.

Y es que pareciera que la productora A24 no falla. Es muy característico el sello y el estilo que película a película han forjado, creando historias alucinantes, con personajes complejos y una cinematografía digna de ser llamada poesía cinematográfica, sobre todo en La Tragedia de Macbeth; una representación de la ambición y la desgracia, en imágenes, palabras y emociones.

Punpunia.cl

Sobre Esteban Hernandez

Me encanta el cine, las series, las pinturas y la fotografía. Me atrae e inquieta el poder de las imágenes. Suelo escribir de todo un poquito, crónicas, reseñas, poesía y guiones, pero en comiqueros verán reseñas y críticas más que nada. Un abrazo enorme y gracias por leerme :)

  • Sígueme:

Te puede interesar

Encuentra toda la información que necesites de nuestro sitio aquí