Inicio » Noticias » Vídeojuegos » Reseña: The Binding of Isaac – El rey de los roguelike

Reseña: The Binding of Isaac – El rey de los roguelike

Edmund McMillen y el estudio Nicalis nos trajo The Binding of Isaac, uno de los videojuegos indie mas populares y representativos del subgénero roguelike.

Tiempo de lectura: 7 minutos

Escrito por Rogher el 31/07/2020
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
¡Hey, tú! Evalúa esta nota para seguir mejorando ♥
Cargando...

Durante muchos años, el mundo de los videojuegos independientes ha explotado un subgénero que sigue vigente, y que a algunos ya les parece sobrecargada. Me refiero al roguelike; si no saben en qué consiste, se los explicaré de forma breve.

Un juego roguelike está basado en tener niveles generados de forma procedural. Si tu personaje muere, el nivel no será el mismo de antes, y todos lo que obtuviste ahí ya no lo tendrás de vuelta.

Aunque no lo crean, este subgénero no es nuevo. De hecho, nació hace mucho tiempo en un juego de 1980 llamado Rogue, pero los desarrolladores independientes tomaron esta idea para poder producir sus propios videojuegos. Entre ellos estaba Edmund McMillen, creador de Super Meat Boy, quien trabajaría en uno de los roguelike más famosos del mundo indie y que se seguirá jugando hasta el fin de los videojuegos: The Binding of Isaac.

Antes que nada, la versión del juego que reseñaremos es el remake que salió el 2014, llamado Rebirth, el cual está disponible para PC y consolas como PlayStation 4, Xbox One y Nintendo Switch.

Una voz contra el pecado

La historia trata sobre un niño llamado Isaac, el cual vivía con su madre. Todo era alegre y feliz, hasta que su mamá empieza a escuchar una voz omnipresente que le dice que su hijo debe ser purificado del pecado. De a poco, la madre del chico le quita sus dibujos, sus juguetes, hasta su ropa, y lo encierra en su cuarto. Pero la voz le dice que Isaac ya fue consumido por el pecado y ordena sacrificarlo como última petición.

Al ver a su madre aproximándose con un cuchillo hacia su habitación, el pequeño, desesperado, encuentra una salida desde el suelo del cuarto y decide bajar antes de lo encuentre, pero al llegar al fondo se topa con horribles monstruos. Isaac, solo, asustado y llorando, deberá vencer a todos los horrores que hay ese oscuro y terrorífico lugar.

Como verán, el argumento del juego no es complicado, pero si puede llegar a ser bastante oscuro. Hay temas religiosos involucrados en la trama que quizás no sean aptos para los creyentes, incluso hay muchas teorías con respecto al personaje de Isaac, las cuales recomiendo buscar en foros o en vídeos en donde explican en profundidad toda la historia y varias posibilidades.

Corre, llora y corre de nuevo

El apartado más estelar del juego no es la historia que tiene, sino su jugabilidad, la cual es muy adictiva y muy entretenida. Logra tomar los elementos roguelike de una forma impecable y forma un sistema de juego que te dan muchas ganas de jugar, pero creo que me estoy adelantando, pues es menester explicar cómo juega The Binding of Isaac.

Al comenzar una nueva run, tendrás una lista de varios personajes, entre los cuales solo se puede empezar con Isaac; el resto están bloqueados y solo podrás obtenerlos haciendo algunas acciones específicas. También tendrás la opción de escoger las dos dificultades que hay, que son normal y difícil. Es recomendable empezar a jugar en normal para que puedas acostumbrarte a los movimientos de los enemigos al principio, pues será necesario aprendérselos.

Al comenzar el primer nivel, en el suelo veras las instrucciones de cómo mover a tu personaje, atacar y ocupar objetos. Personalmente aconsejo jugar con un mando de Xbox, ya que es bastante cómodo. También está la opción de jugarlo con el teclado en PC, pero con mando es mejor.

La premisa del juego es recorrer un número de niveles ambientados en habitaciones llenas de monstruos que parecen haber salido de la imaginación del protagonista. Tendrás que matar a las amenazas que rodean tu camino, ¿y cómo es posible hacer eso? Pues el medio de ataque de Isaac contra estos monstruos son sus lágrimas.

Al decirlo suena muy ridículo, pero en el mundo de los videojuegos todo es posible. Las lágrimas de Isaac funcionan como balas infinitas que hacen daño a los monstruos, será necesario matar todos los que estén en la habitación donde te encuentras para poder ir a las siguientes.

Dentro de un nivel, habrán algunas cosas que podrían ser de utilidad o no, dependiendo de la situación que estés. Primero tenemos las habitaciones amarillas: dentro de ellas podrás adquirir objetos pasivos o activos que pueden mejorar, cambiar o empeorar algunas características de tu personaje como la velocidad, el daño de las lágrimas o el rango de estas mismas.

En algunas ocasiones, podrás encontrar corazones rojos para  curarte en caso de que estés con poca vida, entre otros: los azules son como escudos para proteger tu daño, otros son de color negro (te hacen daño, pero harán que todos los enemigos sean derrotados) y por último tenemos los corazones blancos, que pueden entregarte un corazón rojo extra al empezar el siguiente nivel o encuentras dos.

La primera habitación amarilla del primer nivel será gratuita, pero en las siguientes necesitaras llaves para poder entrar y reclamar el objeto. También hay tiendas en donde podrás comprar corazones y objetos útiles, y usar las máquinas de donación. Al donar monedas hasta obtener un numero centeno, la tienda subirá de nivel y podrás tener nuevos o más objetos que comprar.

Hay tres objetos que ocuparemos siempre: monedas, llaves y bombas.

Las llaves sirven para abrir habitaciones amarillas, tiendas y cofres. Es recomendable usarlas con seguridad en caso de ser escasas, pues tendrás que decidir en qué quieres gastarlas.

Las monedas se ocupan para poder comprar objetos en las tiendas o donar en las máquinas.

Las bombas las podemos usar para explotar las paredes y encontrar habitaciones secretas, o para destruir piedras marcadas en donde pueden haber tesoros. Incluso se pueden usar como medio de ataque contra los monstruos (dependiendo de cuántas tengas).

Finalmente, tenemos a los jefes, bastante memorables y pueden llegar a ser un reto si no sabes sus patrones de ataque. Algunos serán fáciles de vencer, pero en otros tendrás que aprenderte bien sus movimientos (en especial los últimos jefes, como la madre de Isaac).

Sé que estoy omitiendo muchas cosas del juego, como las píldoras, las cartas o los pactos con el diablo y los ángeles, pero el juego esta tan lleno de contenido y tiene una cantidad tan grandede objetos pasivos, que decir cada uno sería eterno. Si agregamos las expansiones que han salido en estos años, como Afterbirth y Afterbirth+, el número de horas y objetos puede llegar a 1000, no es una broma.

Aspectos técnicos y conclusión

El apartado gráfico que tiene este juego es bastante sutil, pues mezcla el aspecto caricatura del mundo con un pixelart que a veces ni se nota, y la verdad que se ve mejor que el juego original. El rendimiento también es mejor, como el original estaba hecho en flash, antes el juego estaba limitado a 30 frames. La banda sonora es memorable. Al escucharla, podrías no dejar de tararearla.

The Binding of Isaac es una joya obligatoria si te gusta el género roguelike, pues es tan adictivo y bien construido, que logra que te den ganas de seguir jugando por muchas horas, sobre todo con sus elementos aleatorios, que alargan la vida del juego. Si nunca lo has jugado, debes hacerlo si te gustan los videojuegos independientes

Es muy barato, pero recomiendo más el pack con las expansiones, debido a que te entrega más horas de contenido de un juego que, se puede decir, es una droga.

Recuerda que puedes ayudarnos dando una pequeña donación.

¡Muchas gracias!

96 publicaciones.

Sobre Rogher

Soy Rogelio Garrido Navarrete, mejor conocido como Rogher, un joven humano veinteañero solitario que le gusta ver películas y anime, leer libros comics y manga, pero sobre todo en este mundo jugar videojuegos ya sea en un ordenador o en una consola. Podría hablar de mi vida, pero la timidez a veces me gana.