Inicio » Noticias » Literatura » Reseña: Aristóteles y Dante se sumergen en las aguas del mundo

Reseña: Aristóteles y Dante se sumergen en las aguas del mundo

La tan esperada secuela del éxito de Benjamin Alire Saénz: Aristóteles y Dante se sumergen en las aguas del mundo

Tiempo de lectura: 7 minutos

Escrito por Muerto el 23/11/2021
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
¡Hey, tú! Evalúa esta nota para seguir mejorando ♥
Cargando...

Corría el año 2012 cuando el escritor estadounidense Benjamín Alire Sáenz publicó su exitosa novela Aristóteles y Dante descubren los secretos del universo, historia de aprendizaje ganadora de los premios Stonewall, Michael L. Printz y Pura Belpré.

Esa primera novela nos cuenta la historia de Aristóteles Mendoza, un chico estadounidense de familia mexicana que vive en la ciudad de El Paso, pueblo con alto índice de sincretismo cultural producto a estar ubicada en los límites entre México y USA.

No obstante, aunque varias de las dudas que van surgiendo en la mente de Ari están relacionadas con no sentirse lo suficientemente estadounidense o mexicano y vivir en «tierra de nadie», el mayor conflicto de la historia será desenmarañar y entender los sentimientos que procesa hacia Dante Quintana, un muchacho de más o menos sus mismas condiciones. Así, mediante una emotivo relato con tintes poéticos, Aristóteles y Dante atravesaran su infancia y luego la pubertad, dándose cuenta de que siempre estuvieron enamorados.

Y la historia termina así, con ellos dos juntos, mirando las estrellas, acostados en la parte trasera de la camioneta de Aristóteles.

Entonces, tras una larga espera de aproximadamente nueve años, llega la secuela de la bellísima historia que cautivó a tantos lectores, la ansiada continuación del romance de estos dos adolescentes: Aristóteles y Dante se sumergen en las aguas del mundo, una dulcísima novela de 471 páginas que narra las aventuras de la ya consagrada pareja.

Sinopsis

El libro comienza inmediatamente donde termina el primero, cuando Aristóteles y Dantes observan juntos las estrellas en el desierto. Ambos conversan lo que se les vendrá por delante, confiesan sus sueños y temores, pero por sobre todo temores. El enorme miedo que tienen es por ser distintos en un mundo que no los tolera, un mundo que los ha violentado y atacado en más de una ocasión, un mundo intolerante que cada día va generando más rechazo hacia la gente como ellos.

Tal como lo dice el título, la secuela no girará en torno a conocer el universo que yace al interior cada uno, sino que tendrán que sumergirse en las profundas aguas de un basto mundo desconocido y hostil, a fin de trazar un mapa para los exploradores que serán como ellos. Tanto Aristóteles como Dante deberán aprender a llevar una relación como la suya en una sociedad que los discrimina, al mismo tiempo que intentarán no perderse en las aguas del otro, administrando sus responsabilidades y pensando en cómo contarles su secreto a su entorno y mantener su relación una vez terminada la secundaria.

Todo esto sucederá mientras a su alrededor ocurre la terrible pandemia del SIDA que azotó al mundo en los años ochenta. La expansión del virus que asesinó a miles de miembros de una comunidad, ya de por sí obligada a arrastrarse por los márgenes de una sociedad y que, posteriormente, ayudó a estigmatizarlos frente ante un mundo incapaz de aceptar su disidencia.

Aguas condensadas

No hay manera de negar que el libro nos cuenta una hermosa historia y puede ser de ayuda para muchos chicos y chicas que se hallen en la misma situación, pues, a pesar de que obviamente no son las mismas condiciones que las de los años ochenta, varias de las reacciones de la gente y el discurso de rechazo que se articula detrás de sus palabras siguen vigentes hasta el día de hoy. En este sentido, la historia puede ser un gran puntal de apoyo para algunos lectores al demostrar que no son los únicos que han batallado con aquellos pensamientos, que no son las únicas personas que se han cuestionado si deberían ser de tal o cual forma.

Aristóteles y Dante se sumergen en las aguas del mundo nos muestra naturalmente cómo es el proceso de adaptación con uno mismo y con el resto, cómo se batalla en primera instancia contra la homofobia internalizada y, luego, el proceso de abrirse con el resto y aprender a vivir con ello.

Sin embargo, la secuela falla en uno de los puntos más importantes: mostrar el crecimiento de los personajes y ponerlos frente a un nuevo conflicto. En comparación a la entrega anterior, la historia se siente bastante más ligera y poco relevante, casi como si fuera un fanservice. Ciertamente hay conflictos, pero no son nada con respecto a la primera parte; son en su mayoría suposiciones e ideas propias que nunca se llegan a materializar del todo. Aristóteles el único personaje que muestra un cambio significativo, ya que pasa de ser el chico de pocas palabras, sin amigos, que evitaba a todos, a un joven dispuesto a abrirse con el resto y permitirse expresar sus sentimientos.

No obstantes, otros personajes importantes, como lo es Dante, siguen siendo los mismos; es más, se podría decir que presentan un retroceso. Por ejemplo, Dante era el chico encantador e ingenioso que siempre sabía salir de los apuros de forma astuta, pero en la secuela parece ser un niño en el cuerpo de un adulto, se la pasa con la mente en otra parte (al punto de olvidar sus zapatos en el cine), comportándose como alguien mucho menor y enojándose y llorando cada vez que algo no resulta como él quiere.

Por último, cabe recalcar la mejor parte de la novela: la prosa. La forma en que está escrita es lo más memorable, ya que está plagada de frases poéticas, lecciones de etimología y analogías del mundo interior con relación a la naturaleza. Aunque vale decir que, de vez en cuando, el autor tiende al uso excesivo de la figura retórica de la repetición.

Recuerda que puedes ayudarnos dando una pequeña donación.

¡Muchas gracias!

23 publicaciones.

Sobre Muerto

Especialista en artes oscuras, escritor y amante del terror. Publico bajo el seudónimo Samuel Wandersleben.