Inicio » Zona Oriental » Manga » Mi Experiencia Lesbiana con la Soledad

Mi Experiencia Lesbiana con la Soledad

Una autobiografía que explora el autodescubrimiento sobre los deseos, la sexualidad y la visión que se tiene sobre sí misma.  

Tiempo de lectura: 6 minutos

Escrito por Nathy V. Contreras el 15/06/2022

Lanzada originalmente en la página web Pixiv y publicada en físico el 2016 por East Press, Mi Experiencia Lesbiana con la Soledad de Kabi Nagata, es una autobiografía que explora los problemas de salud mental y física que la autora enfrenta a medida que traza un camino de autodescubrimiento sobre sus deseos, su sexualidad, sus sueños y la visión que tiene sobre sí misma.  

Dada la popularidad de su publicación, durante ese mismo año rápidamente le siguió la secuela Diario de Intercambio Conmigo Misma, dividida en dos tomos. Traídos estos junto a otras publicaciones de Nagata al español por la editorial Fandogamia

Así que para comenzar a conocer la compleja historia de Kabi Nagata, vamos a explorar el inicio de su torrido recorrido en: Mi Experiencia Lesbiana con la Soledad

El dolor invisible

Kabi Nagata está perdida. Luego de seis meses de haber entrado a la universidad y no poder más, decide abandonarla. Extrañando su agradable y pacífica vida escolar, Kabi se sumerge en un terrible estado depresivo al sentir que no pertenece a ningún lugar.  

El sentimiento de pérdida de su propia identidad, la llevará a buscar un trabajo esperando encontrar un lugar del que pueda formar parte.  Pero su estado desencadenará severos desórdenes alimenticios, junto a situaciones que envuelven altos índices de estrés, trastornos de ansiedad y pensamientos autodestructivos.

Mi Experiencia Lesbiana con la Soledad es una ventana a la herida abierta que existe en la mente de Nagata, si bien los trazos amables para representarse a si misma ayudan bastante a amortiguar el golpe de sus momentos más oscuros. Es importante advertir al lector que el contenido está orientado para el público adulto, independiente del tipo del dibujo y los toques de humor existentes en el relato.

La autora se expone sin tapujos, ahondando en sus pensamientos más personales -desde los más destructivos hasta los más culposos- en los que llegamos incluso a entender (por terrible que suene) la justificación que utiliza en principio para su propio maltrato. 

Usando el manga como una descarnada vitrina de su viaje personal, identificamos en Nagata varias ideas (no necesariamente positivas) que pueden haber cruzado por nuestras cabezas en más de una ocasión, creando un reflejo totalmente humano.

La salida es cuesta arriba

Cuando llega al punto de pensar en que dejar de existir sería mucho más fácil que enfrentar cada día, Nagata decide dar pelea. Encontrar la ruta hacia su propia estabilidad no será fácil y la mangaka se verá confrontada a la minimización de sus logros, junto a los muchos altibajos que tiene el sendero del autodescubrimiento.

Cosas que para muchos pueden ser tan sencillas, para personas en estados depresivos puede ser un fuerte golpe en la cabeza que al querer celebrar uno de esos éxitos, la respuesta sea un simple: Oh… Pero eso es lo normal ¿no? 

La búsqueda constante de Nagata por la aceptación de su familia la mantendrá en una constante lucha interna. Contrastada por situaciones en las que a veces un extraño puede leer con mayor claridad lo que le ocurre dentro y sin quererlo plantar una idea. Transformando el manga en el escudo y herramienta que Kabi Nagata utilizará para enfrentar a sus demonios.

Escalando el monte del autodescubrimiento 

En el mundo interno de Nagata, exploramos la relación con su madre y su excesivo apego hacia ella, independiente de la relación amor y odio que puedan tener. Junto al concepto idealizado de la madre que Kabi tiene en su mente, es decir: la aceptación total.

Seremos testigos del despertar sexual de la autora. Cuestionando Nagata por primera vez a sus 28 años su interés por el sexo, su experiencia y emociones al respecto, su identificación sexual y de género.

La travesía del amor propio y poder al fin entender sus propios sentimientos, da un primer paso con una búsqueda por internet sobre un servicio de escorts para contratar a una mujer mayor que ella.

Nagata decide avanzar en su deseo, justificándose con la excusa ideal que muchos hemos usado para hacer cosas que no nos atrevemos: esto puede servir para escribir algo interesante.

Kabi Nagata nos lleva de la mano al liberar por fin sus intereses sexuales, sus deseos y desencadenar la lívido guardada durante años, batallando constantemente con la culpa que le genera la acostumbrada idea de complacer a su familia. 

Aprende que es un camino arduo el invertir en sí misma. No sólo el dinero, sino el tiempo para cuidar de su mente, de su cuerpo, su apariencia y la forma que tiene de verse a sí misma.

Compartiendo su experiencia realista versus sus expectativas al contratar una escort, con una destreza sexual basada en mangas BL y un total desconocimiento de su propio cuerpo, dándose cuenta de que el sexo es más de lo que pensaba.

Kabi Nagata comienza a encontrar dentro de todo el vaivén de emociones turbulentas de su día a día una razón para vivir a medida que la autora comienza a abrazar las nuevas ideas y lo incómodo de la aceptación personal, que puede significar muchas veces no ser aceptado por otros. 

En la personal

La primera vez que leí Mi Experiencia Lesbiana con la Soledad me identifiqué, no con poca vergüenza, en muchos de los pensamientos de Kabi Nagata.

Es inquietantemente asertiva lo bien plasmada que está en el papel, la inseguridad contenida sobre sí misma. Dolorosa y muy, muy cierta.

Es tremendamente real y valiente exponerse con tanta vulnerabilidad, al ofrecer su mundo interno y secretos personales al mundo. Me trajo algunos recuerdos de Trazos de Fernanda Frick en la búsqueda de sí misma por medio del arte, pero en Nagata el mensaje es aún más potente emocionalmente.

Si puede leer Mi Experiencia Lesbiana con la Soledad, hágalo. Si está en un estado emocional ligado a la depresión, recomiendo no hacerlo aún. 

Sobre Nathy V. Contreras

Alguna vez asistente de arte :) Escritora nocturna Obsesión actual: "Good Omens" con tecito. Puedo recordar el nombre de un personaje que apareció 5 segundos en una caricatura , pero no el año en que estamos. Hellboy es mi pastor.

Te puede interesar

Encuentra toda la información que necesites de nuestro sitio aquí