Inicio » Otros » Rol y juegos de mesa » Los nuevos clásicos – Dixit

Los nuevos clásicos – Dixit

Los juegos de mesa tienen nuevos clásicos más allá de Catán y uno de ellos es Dixit, un embajador del hobbie para todo tipo de grupos.

Tiempo de lectura: 4 minutos

Escrito por Andrés Suárez el 11/05/2022

Resulta difícil pensar en un juego de mesa que haya alcanzado el nivel de conocimiento popular del que goza el insigne Catán y, probablemente, termine mencionándose a Dixit como segunda alternativa luego de una muy breve duda. Esto no es ninguna casualidad.

Lo que se propone esta sección es pensar en nuevos clásicos de los juegos de mesa, y Dixit debe estar allí entre los nombres de títulos a pensar y mencionar.

Bueno, nuevo-nuevo no, pero sí moderno. Ha sido un título hito dentro del mundo lúdico, responsable de acercar a familias al hobbie que quizás de otra manera se hubiesen quedado afuera o jugando a La Gran Capital.

De Catán a Dixit estamos hablando de juegos radicalmente distintos, con la misma reputación de ser puertas de entrada pese a ser exponentes de géneros tan dispares, hacen uso de mecánicas para nada similares y provocan experiencias muy distintas.

¿Cómo se juega?

Dixit se explica en menos de cinco minutos pues todos hemos jugado algo remotamente similar, y se domina luego de la primera ronda lo suficiente como para casi no detenerse a explicar nada más, salvo el cómo se puntúa quizás.

Dixit

Cada persona debe hacer uso de una carta y un concepto para dar un atisbo al resto de a qué carta se refiere. La misma está mezclada con otras, jugadas por los otros jugadores, para despistar. El puntaje irá para la persona en cuestión (el o la cuentacuentos), para algunos del grupo y/o bien para todo el grupo salvo la persona, dependiendo de quiénes acierten con la carta a la que se ha hecho referencia con el concepto elegido.

La experiencia de juego cambia mucho según el grupo con el que se juegue. Entre amigos, familiares, personas de confianza en definitiva, es mucho más sencilla y efectiva la partida, pues se conocen entre sí lo suficiente para intuir y no necesariamente recurrir a adivinar.

Sin embargo, también funciona mucho con grupos que no se conocen entre sí justamente para esto, para que se conozcan, para romper el hielo por medio de un juego sencillo, amistoso y entretenido, generando una experiencia agradable.

Dixit componentes

Es un juego muy versátil en ese sentido, ideal para llevarse a la playa con la familia, jugarlo un domingo en la cama, para una junta con amigos y también con conocidos, con grupos de estudiantes o de estudio, grupos de adultos mayores, con equipos de trabajo, etc. Y siempre adaptable a un amplio rango etario.  

Diversas alternativas

Cabe acotar que su versión base, si bien muy recomendada, pierde un poco de ventaja frente a su sucesor, Dixit Odissey, el cual es el mismo juego, pero habilitado para doce jugadores/as. Por lo que para grupos grandes Odissey es la opción correcta a priori.

Por otro lado, hay alternativa en el mercado chileno al Dixit que brinda una experiencia bastante similar e incluso más simple, el ya reputado Musa, editado por Fractal, editorial chilena, el cual es un muy buen juego también.

Dixit arte portada

No obstante lo anterior, Dixit posee un mérito enorme por sí solo y ello es innegable. Ha sido un embajador en tierras desconocidas, fomentando el juego en familias y en espacios insospechados por entonces, un título que donde sea que caiga lo hace parado y que sin importar qué tan jugón o jugona seas, probablemente lo tengas en tu ludoteca o tengas una buena razón para no tenerlo, como el hecho de que alguien más de tu grupo lo tenga o bien en tu lugar de trabajo esté.

Y esto, de nuevo, no es ninguna casualidad. Esto es porque Dixit es un nuevo clásico de los juegos de mesa.

Punpunia.cl

Sobre Andrés Suárez

Menos midiclorianos de los que querría. Autor, guionista y psicólogo, pero sobre todo gorgonita.

Te puede interesar

Encuentra toda la información que necesites de nuestro sitio aquí