Inicio » Cómics » Los Invisibles de Morrison: el Hipersigilo

Los Invisibles de Morrison: el Hipersigilo

Los invisibles de Grant Morrison y el hipersigilo son dos elementos que fusionan aspectos del ocultismo junto a la creación artística.

Tiempo de lectura: 5 minutos

Escrito por San Chris el 04/11/2021

Grant Morrison es, junto con Allan Moore, uno de los magos más importantes dentro de lo que podemos llamar como «Ocultismo Geek». Y es que su obra nos presenta diversos elementos simbólicos importantes. Uno de ellos, recae en Los Invisibles de Grant Morrison y el Hipersigilo.

Definir el término Gnosis resulta complejo debido a sus orígenes etimológicos (en griego significa conocimiento), y sus vínculos problemáticos con el “gnosticismo”. Concepto general creado en un sentido despectivo para etiquetar las sectas religiosas del siglo III consideradas heréticas según la Iglesia cristiana.

Sin embargo, el término ha alcanzado un grado de independencia a lo largo de los años, refiriéndose a la recepción del conocimiento esotérico que resulta en la iluminación y liberación del yo.

Concepto de magia en Los Invisibles

En este sentido, “Gnosticismo”, en específico, significa conocimiento de magnitud espiritual.

Independientemente de su sutileza o intensidad, la experiencia gnóstica es un momento profundo en la vida de cada persona.

El dominio a través del cual la gnosis ha llegado a la mayoría de los individuos es el del arte, con su gran multiplicidad. Bajo esta premisa, resulta interesante realizar el ejercicio de aterrizar esta gnosis al trabajo de Grant Morrison, conocido escritor y mago.

Los Invisibles y la Magia del Caos

Morrison, utiliza el medio de los cómics para transmitir ideales místicos en su obra. Esto podemos verlo directamente en Los Invisibles (1994), donde utiliza la técnica mágica de los sigiles, como parte central de su proceso creativo.

El sigil se define esencialmente como el uso de símbolos para lograr un efecto deseado; pero Morrison amplió el concepto para incluir la trama y la narrativa.

Dicha obra, en palabras del autor, era un intento consciente de producir un cambio tanto en el mundo real, como dentro de sí mismo; marcando una transición crucial para el escritor, cambia la forma en que percibe y vive en el mundo que le rodea.

La práctica de Morrison cae bajo la corriente conocida como Magia del Caos, un enfoque posmoderno del ocultismo que elimina el pesado simbolismo de los sistemas anticuados a favor de la practicidad y los resultados.

Los invisibles y el caos

La corriente ganó popularidad durante el boom del punk rock de finales de los setenta y en los ochenta.

Su literatura fundamental recae en el Liber Null de Peter Carroll, El Libro de los Resultados de Ray Sherwin, y los numerosos trabajos de Phil Hine sobre el tema.

Morrison, habiendo experimentado con magia de los sigiles durante bastante tiempo, nunca había considerado efectuar una extensión práctica de dicho acto rituálico. Sin embargo, no es hasta la aparición de Los Invisibles donde confluye su potencial energético.

Los Invisibles y el Hipersigilo

Esta extensión del sigilo, es referida según el autor como “hipersigilo”, cuyo enfoque fue extender el concepto de dicha herramienta mágica a áreas de la trama y la narrativa. Además, extiende esa declaración de intención en una especie de proyecto fractal de seis años.

Los invisibles de Grant Morrison y el Hipersigil

Morrison, inicialmente basó el personaje de King Mob en sí mismo. Pero la decisión de esto ocurre principalmente en la necesidad de querer agregar una nueva dimensión al hipersigilo, como un verdadero escritor de métodos.

En este sentido, Los Invisibles de Grant Morrison y el Hipersigilo responden a un ritual por parte del autor para fusionarse metafísicamente con la obra. Aunque esto le permitiría experimentar su propia obra en carne propia, dicha acción tomaría un giro más oscuro cuando Morrison escribe una secuencia de tortura para su avatar.

The Invisibles es una obra llena de elementos psicodélicos, personajes trotamundos, cargada de símbolos esotéricos y alucinantes que evidencian una batalla entre dos fuerzas antagónicas. La primera de ellas se basa en un grupo de personas que buscan controlar, de manera autoritaria, las mentes de la población. Mientras que la segunda fuerza en disputa apunta a un grupo que busca y anhela el hecho de sentirse libres e independientes.

Esta contraposición energética puede ser analizada desde las escrituras gnósticas, donde la figura del demiurgo es quien busca posicionarse de manera autoritaria como un “dios”.

Al comienzo de la serie, el conflicto entre Los Invisibles y La Iglesia Exterior sigue una línea estrictamente maniquea: bien/mal.

¿A qué nos lleva esto?

Las verdaderas maquinaciones de esta batalla son desconocidas. Aunque se da a entender que el autor buscaba ir más allá de esta idea binaria espiritual de lo benigno y maligno.

Sumado a esto, The Invisibles nos presenta una serie de personajes que pueden leerse desde el enfoque gnóstico. King Mob opera como el mismo mago (Morrison), Dane como aquel símil del proceso ascético espiritual, Barbelith como un símil de Cristo/demiurgo, entre otros.

Lo que nos da a entender una sola cosa: Los invisibles de Grant Morrison, y el Hipersigilo, dentro de su desarrollo narrativo/mágico aún no acaba.

Quien lea su obra de principio a fin no está finalizando una simple lectura a modo de entretenimiento; sino que se encuentra en vías de un proceso iniciático…que está por comenzar.

Punpunia.cl

Sobre San Chris

Literador y brujotaku de día y noche. Autor del libro ¡Libérate! Manual de uso mágico y adivinatorio de las cartas Clow, publicado por Hechiza Ediciones. Quería ser protagonista de un mahō shōjo.

  • Sígueme:

Te puede interesar

Encuentra toda la información que necesites de nuestro sitio aquí