Inicio » Cómics » Cómic Internacional » La Muerte del Capitán Marvel

La Muerte del Capitán Marvel

La crónica de una muerte anunciada se transforma en una obra magnífica por la sencillez y emoción plasmada por Jim Starlin

Tiempo de lectura: 10 minutos

Escrito por VladMIR el 09/06/2022

Era abril de 1982 cuando se publica La Muerte del Capitán Marvel, escrito y dibujado por Jim Starlin, una de las mayores obras maestras de los cómics, un relato que trascendió la época de su publicación y se volvió atemporal.

El Capitán Marvel al que nos referimos fue creado por Stan Lee en 1967, y pasó a ser el primero que se llamara así en la editorial Marvel. Su nombre era Mar-Vell (la originalidad desbordaba las viñetas) y era de origen alienígena. Fue enviado a la Tierra a espiar a la raza humana, pero se enamora de nuestro planeta y se vuelve su protector.

De la mano de Jim Starlin se volvió uno de los superhéroes más importantes de Marvel de la época, convirtiendo al personaje en una leyenda viviente. Con el cambio de autor (Starlin se fue a otras series), las ventas bajaron hasta el grado de ser cancelada.

Pasaron los años y el jefazo de Marvel decide cambiar al Capitán Marvel por una mujer negra (la era del blaxploitation) con distinto origen de poderes. Por esto, para sacar de circulación al original hombre caucásico rubio decide llamar a Jim Starlin.

Antecedentes a la muerte

Jim Starlin estaba de duelo, ya que su padre había muerto recientemente por cáncer. Por ello, al recibir el encargo de “sacar de circulación” a Mar-Vell, este autor decide matarlo como a un héroe.

Cáncer; la mortal enfermedad que, en sus variadas formas, asola a la humanidad y nos va matando lentamente, mientras agonizamos en la vida que nos va quedando. Estamos en 1982, el diagnostico mismo era una sentencia de muerte, y las posibilidades de sobrevivir a la enfermedad eran mínimas.

En la serie guionizada por Jim Starlin, Captain Marvel 34 de 1974, mientras Mar-Vell se enfrenta a un villano poderoso, se verá expuesto a un gas mortal que en ese momento lo dejó mal herido. Tal como ocurre con la exposición de una persona a cualquier agente cancerígeno, pasarán los años sin que se noten sus efectos, hasta que el mismo autor decide usar este antecedente para desarrollar su obra magna.

Los terrestres la llaman… ¡Cáncer!

No se muere solo

“Nací como Mar-Vell, un hijo del imperio Kree. En la Tierra, para adaptarlo a su lenguaje, me cambiaron el nombre y me llamaron MarvelCapitán Marvel.”

Mar-Vell

Narrando en primera persona, comenzaremos con una pequeña revisión de la vida de nuestro protagonista, una reflexión de sus logros y derrotas, mientras nos presenta su ubicación y estado de salud, el cual había ocultado a sus cercanos.

No se necesitan palabras para entender las emociones de esta escena

Sus amigos cercanos lo instarán a buscar soluciones, y lo más importante, contarle a sus amados. Una página sin diálogo nos muestra el doloroso momento que Mar-Vell le cuenta a su amada pareja, una mujer con la cual tuvieron su propia odisea de amor antes de llegar a la estabilidad.

Pero el momento de tensión llega al contárselo a Rick Jones, su compañero de aventuras durante varios años, confidente y mejor amigo. Alguien que ha viajado al espacio, a dimensiones diferentes, salvado al planeta y muchas vidas, no se resignará a que su mejor amigo muera de una enfermedad. Es más, la negación y la ira lo llevarán a discutir con Mar-Vell.

Rick Jones reunirá a los cerebros más inteligentes, a los mayores expertos en ciencias, en medicina, en cualquier área que pueda ayudar a buscar una cura para la mortal enfermedad. La reunión provocará la culpa en las brillantes mentes que, en todo el tiempo que llevan combatiendo villanos, nunca han buscado una cura.

La noticia se esparce por el universo, el Capitán Marvel, el protector del universo, uno de los superhéroes legendarios, está irremediablemente muriendo. Desde todos lados buscan salvarlo, pero ninguna tecnología espacial lo logra.

La noticia se difunde en la galaxia

Cuenta final

Llega el momento final, aquel en el cual todos se resignan al fatídico momento, en el que solo queda acompañar al moribundo y recordar anécdotas de aventuras pasadas.

El Capitán Marvel es uno de nosotros, un superhéroe de cuerpo entero. Nosotros hemos de morir de un disparo o por una bomba… No de algo como el cáncer, no puede ser.”

Spiderman

Llegarán saludos y reconocimientos de todas partes, incluyendo de enemigos de toda la vida, medallas honoríficas, estatuas y calles con su nombre. Los homenajes serán unánimes.

La depresión de Rick

La llegada de Rick Jones al lecho de muerte será el clímax de esta etapa. Una reconciliación emocional, donde no hay rencores por palabras poco sinceras. Lo vivido es más profundo que un arrebato de ira.

El viaje del alma

Entonces tendremos al heraldo de la muerte, el encargado de venir a buscar tu alma. En esta ocasión es Thanos, el mayor archienemigo de Mar-Vell y amante de la Muerte. Thanos lo llevará a una última prueba, una que implicará enfrentarse a enemigos del pasado, una batalla de las que el Capitán Marvel conoce bien, hasta encontrar a la dama Muerte.

Jim Starlin no creó una simple novela gráfica, puso alma y corazón en ella, plasmando cada paso, cada momento de una enfermedad mortal. No solo las implicancias emocionales para el moribundo, también para los seres amados, aquellos que sufren el dolor del duelo.

“Toma su mano. Ella nos guiará en nuestro viaje. Ella nos mostrará que este no es el final… ¡Es sólo el principio!”

Thanos

Utilizando a todos los personajes posibles, nos enfrentamos a la muerte de una forma muy distinta a la que estamos acostumbrados en los cómics. Nos enfrentamos a la muerte como cualquier humano que debe ver el lento deterioro de un ser amado, anunciando el irremediable fin de la vida.

Pero también nos enfrenta al fin de una vida completa, la de una persona que ha amado y ha sido amada. Alguien que ha sufrido las pérdidas de parejas y amigos, que ha vivido tanto la gloriosa y satisfactoria victoria como la humillante y dolorosa derrota. Nos muestra el fin del camino de una persona que ha tocado e influido en muchas vidas, por lo que su muerte afecta a todos.

Ha amado y sido amado

También narra la sensación de plenitud de saber que el trabajo de su vida no queda truncado. Hay herederos de su legado y jóvenes que reemplazan su misión. Será una muerte dolorosa, pero morirá sin arrepentimientos.

Jim Starlin escribe y dibuja una obra magistral, de un impacto tan profundo que la mera idea de resucitar al personaje se convirtió en anatema. La Muerte del Capitán Marvel se convirtió en la muerte definitiva del personaje, y hasta la fecha, no ha sido resucitado.

Se debe mencionar que han habido falsos intentos, como clones, impostores, zombies, venidos de otra dimensión, pero nunca han tocado al personaje original, cuyos restos siguen descansando en su tumba en Titán.

El Capitán Marvel no tuvo la fama de otros endiosados personajes alienígenas o que se visten de murciélagos, y en muchos sentidos se puede considerar anacrónico como superhéroe, pero no hay discusión que su muerte ha sido la mejor relatada y la de mayor impacto en el mundo de las historias gráficas.

Una obra imprescindible a la lectura de cualquier amante de los cómics, que siempre ha tenido reimpresiones. Actualmente bajo el sello Panini se puede encontrar en cualquier librería especializada.

Punpunia.cl

Sobre VladMIR

Opinólogo de nacimiento, Criticón de alma, Troll ocasional. Lector desde mi bella, tierna e inocente infancia. Digievolucioné de maravillado a snob mediante el cine y los comics. Crecí al cinismo cuando descubrí a Terry Pratchett. Y en los comics Marvel patea a DC.

Te puede interesar

Encuentra toda la información que necesites de nuestro sitio aquí
X