Inicio » Literatura » La Casa en el Mar más Azul, de TJ Klune: una historia reconfortante

La Casa en el Mar más Azul, de TJ Klune: una historia reconfortante

El escritor TJ Klune nos trae con La Casa en el Mar más Azul una historia de amor y aceptación, con una dosis necesaria de inclusividad.

Tiempo de lectura: 5 minutos

Escrito por Nerd_Semiorco el 27/07/2022

La fantasía es un género o ambientación literaria con infinitas posibilidades, pero que tristemente suele caer en los clichés. Elfos, enanos, magos, un héroe con espada y un largo etc. El uso y abuso de estos clichés por mangas y la cultura popular en los últimos años tampoco ayuda. Por suerte, La Casa en el Mar más Azul, de TJ Klune, le da un poco de aire fresco al género, al menos para mí.

Esta es una historia de fantasía moderna, romance y, lo que en este momento solo puedo pensar en inglés, slice of life (¿vida cotidiana, quizás?). Según las propias declaraciones del autor, ha intentado que al crear y desarrollar personajes estos incluyan aspectos de sí mismo que ha visto poco representados en la ficción. Por ejemplo, personajes queer y neurodiversos. Este es el otro aspecto que encontré destacable del libro. Pero como es usual, antes de mi opinión, pasemos a la sinopsis.

TJ Klune autor

Un orfanato en una isla

Linus Baker es un trabajador social en sus cuarentas, con casi 20 años de experiencia en su empleo, con algo de sobrepeso y una existencia gris, apenas coloreada por sus discos de vinilo y los girasoles de su patio. Su tarea principal es visitar los orfanatos a cargo de su agencia gubernamental y garantizar que los niños que los habitan sean bien cuidados y no representen un peligro para los demás o sí mismos.

Lo poco usual de su trabajo lo componen los mismos niños, ya que estos son mágicos, o «seres mágicos» como se los llama, pertenecientes a diferentes razas distintas de la humana. Un día y sin previo aviso, Linus es asignado a visitar un orfanato secreto, en el cual se encuentran, según sus superiores, los niños más «particulares» de los que la agencia se hace cargo.

La casa en el mar más azul portada

Aunque Linus se ve conmocionado por la ruptura en su rutina, y luego por las particularidades de los mismos niños, trata de comportarse de la misma manera en que siempre lo ha hecho. Si bien el bienestar de los niños es genuinamente su principal preocupación, su visión del mismo está manchada por años de burocracia y procedimientos. Su interacción con el director del orfanato, Arthur Parnassus, lo hará cuestionarse si su libro de reglas y el distanciamiento profesional que pregona de verdad son lo mejor para los niños, o si solo perpetúan un sistema de asilamiento y discriminación.

Opinión personal

Hay muchas, muchas cosas que me gustaron en este libro, pero trataré de mantenerme escueto, para no dar spoilers innecesarios.

Primero, los personajes. Linus es un personaje principal renuente a la acción, atrapado en su propia rutina y resignado a sus circunstancias. Sin embargo, pese a sus defectos, es muy querible. Sinceramente quiere lo mejor para los niños que visita. Pese a su personalidad pasiva, puesto que ante la situación en que un niño necesite protección, se pondría enfrente del mismo demonio para protegerlo. Y eso hace que al lector rápidamente le caiga bien.

La Casa en el Mar más Azul TJ Klune

Linus es homosexual, como él mismo se encarga de aclarar relativamente temprano en el libro, pero eso no es toda su personalidad. Es tan solo parte de quien es, aunque toda su vida afectiva haya pasado a un segundo plano por decisión propia. Ese es otro aspecto del libro que me gustó mucho, la inclusividad bien ejecutada, al menos en mi opinión. Linus es de mediana edad, aspecto normal, con sobrepeso y piel pálida. Un persona común, al fin y al cabo. Creo que el autor hizo un esfuerzo por mostrar que el amor puede llegarle a todos, en cualquier etapa de la vida o circunstancias, y ese es el tipo de inclusión que más me gusta.

Este último aspecto también se extiende a los niños. Hay niñas que pueden tener barba. Niñes sin género aparente. Y todos y cada uno de ellos tienen personalidades bien definidas, interesantes y creíbles. Esto va de la mano con la innovación que mencionaba al inicio dentro de la fantasía. Fácil hubiera sido poner niños de las razas clásicas de la fantasía: sirenas, elfos, enanos. Pero TJ Klune va más allá. Yo, por lo menos, no estaba listo para Lucy. Y amé a Theodore desde su primer párrafo.

El tono perfecto

Lo último que me faltaría elogiar sería la sensación general del libro y su trama. Hay conflictos, sí, pero no se cae en la típica confusión del tercer acto, cuando un personaje malinterpreta a otro y se separan por algo que se puede resolver con una conversación. Por un momento pensé que pasaría, pero por suerte el autor jugó con mis expectativas y me demostró que Linus es, a fin de cuentas, una persona con capacidad de pensamiento crítico. Aplausos por jugar así con los clichés.

La Casa en el Mar más Azul es un libro muy disfrutable, cálido, ideal para leer cuando se necesita una historia reconfortante. Es mi primera aproximación al trabajo de TJ Klune, y definitivamente intentaré leer más de él en el futuro. No puedo más que recomendar que lo lean y disfruten, como yo, y quizás también reflexionen sobre lo que hace a un lugar, un hogar.

Sobre Nerd_Semiorco

Uruguayo, psicólogo, pero por sobre todo friki y feliz de serlo. Game Master, aficionado a los juegos de mesa y adicto a Magic the Gathering. Actualmente leyendo 50 + mangas, no importa cuando veas esto.

  • Sígueme:

Te puede interesar

Encuentra toda la información que necesites de nuestro sitio aquí