Inicio » Otros » Rol y juegos de mesa » Hive: un clásico moderno

Hive: un clásico moderno

Con una profundidad estratégica que no deja de sorprender, Hive es sin dudas un clásico moderno de los juegos de mesa.

Tiempo de lectura: 4 minutos

Escrito por Daniel Orellana el 29/03/2022

Crear un juego para 2 personas no es una tarea sencilla. Hay que generar un espacio intimo de interacción para propiciar un duelo divertido e interesante. Y mientras que ya hemos hablado de algunos de ellos anteriormente, hoy queremos profundizar en Hive.

Hive es un juego abstracto de estrategia pura para 2 jugadores, con una vibra similar al Ajedrez o al Go. En cada turno de sus intensos y sesudos 15 minutos promedio, los jugadores deberán maniobrar estratégicamente sus insectos para atrapar a la Reina rival. Ganara el jugador que logre rodearla completamente (independiente de si es con sus piezas o las de su rival). El juego tiene una dedicada comunidad competitiva, que incluye torneos y libros analizando las estrategias del juego.

Hive pasto
2 jugadores / 20 min / 9+ edad

Hive es un juego que engaña con la cantidad de capas de estrategia que tiene. Si bien puede parecer sencillo al inicio, esconde mucho más. Jugarlo es ir sumergiéndose en la profundidad estratégica de este juego, descubriendo nuevas tácticas a medida se comprende mejor el funcionamiento de las piezas.

Fácil de entender

No es necesario utilizar un tablero. Se inicia con una mesa/piso/banca/superficie en blanco y cada turno se escoge entre 2 acciones: mover alguna de las piezas ya en juego o agregar un insecto de la reserva a la partida.

Cada uno de los insectos se mueve de manera distinta, desde las escurridizas Hormigas que se pueden mover donde quieran hasta el corpulento Escarabajo que solo se mueve 1 espacio, pero puede “montar” y bloquear a otros insectos. Los hábiles Saltamontes pueden saltar a todas las piezas en frente, mientras que las Arañas avanzan metódicamente 3 espacios. Pero sin importar la pieza, Hive se rige fundamentalmente por 2 reglas:

La primera es la Regla de la Colmena, la cual indica que siempre debe existir solo 1 colmena en juego. Todas las piezas (tanto propias como del oponente) forman la colmena. Si al mover una pieza separamos la colmena, entonces no podemos moverla.

La segunda es la Regla del Desplazamiento: Si empujar una pieza hace que otras piezas se muevan, entonces no se puede mover esa pieza.

El juego avanzará así, atacando, defendiendo, reforzando nuestros insectos hasta que logremos rodear completamente a la Reina oponente. O nuestra Reina caiga en el intento.

Hive piezas
Copyright © 2020 Matt Halvorson. All Rights Reserved.

Difícil de dominar

La primera sorpresa con la profundidad de Hive está en su maniobra más básica, «clavar». En Hive no capturas las piezas tus oponentes como en Ajedrez o las Damas. En vez de eso “clavas” las piezas enemigas, impidiendo que puedan desplazarse, utilizando la regla 1 (de la colmena) a tu favor. Por lo mismo, es un juego de anticipación, de estudiar y entender a tu oponente para coartar sus planes antes que él mismo sepa qué está haciendo.

Así, la habilidad principal de un buen jugador es poder leer el flujo del enfrentamiento y adelantarse al rival, aprovechando los tiempos muertos para agregar más refuerzos, sin atrasarse mucho antes que comience la ofensiva del rival. De ahí que los jugadores expertos dicen El objetivo de Hive no es atrapar la Reina. Eso es simplemente como se gana”.

Un match de Hive es como una fina coreografía de danza, o un preciso combate de capoeira. Cada movimiento nace de las oportunidades que entrega el rival, cada gesto se adecua al flujo del combate. Por ejemplo, un insecto no puede entrar directamente al tablero estando en contacto con una ficha de tu rival. Entonces puedes, manipulando tus insectos con cuidado, defender tus posiciones o avanzar en territorio enemigo para impedir los refuerzos de tu rival. El juego es intensamente interactivo, y te captura y te tiene estudiando las posibilidades infinitas que nacen con cada nuevo turno de juego.

Hive nieve

El “tablero” es dinámico, construyéndose en conjunto con el oponente. Es una verdadera colmena en la que ambos trabajan, agregando insectos o desplazando los ya existentes para sorprender y apresar al otro. Y si bien los diseños de los insectos son sencillos, cumplen perfectamente su función. Una mirada basta para distinguir claramente donde esta cada pieza, y la resistencia de los componentes permiten jugar Hive en cualquier parte.

Y aun más portátil es la edición de bolsillo, liviana y con una practica bolsa para llevar a cualquier lado. Hive siempre es una buena excusa para sentarse en el pasto, a conversar y compartir unas buenas risas sinceras cara a cara (algo que se extraña estos días). Parafraseando al tío Iroh Siempre te dije que el Hive es más que solo un juego”.

Te puede interesar

Encuentra toda la información que necesites de nuestro sitio aquí