Inicio » Noticias » Cine y televisión » Felidae: Pureza felina

Felidae: Pureza felina

El terror y el misterio se unen en Felidae, una película de animación alemana de 1994, dirigida por Michael Schaack.

Tiempo de lectura: 8 minutos

Escrito por Zahorí Balmaceda el 23/02/2021
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
¡Hey, tú! Evalúa esta nota para seguir mejorando ♥
Cargando...

Quienes tengan la costumbre de asociar el cine de animación con historias para niños y finales felices, suelen recibir películas como Felidae como un balde de agua fría en pleno invierno.

La sugerencia brutal en el mundo de la animación es medianamente desconocida para el público general, pero existe, es real y poco a poco comienza a revelarse en contra de los estereotipos y parámetros de censura, aunque es bien sabido que el hecho de que estas piezas audiovisuales hayan sido realizadas en el siglo pasado les hace obtener un valor agregado, ya sea por la calidad o el estilo de la animación que adquiere un tono tétrico.

Francis descubre el patio trasero de su nueva casa.

Felidae es una de las joyas cinematográficas ocultas de este mundo. Está sustentada en la trama de una novela del mismo nombre, escrita por Akif Pirinçci y que cuenta con ocho tomos dentro de una saga marcada por el misterio y una particular filosofía existencialista que la película supo representar incluso con diferencias muy marcadas en las líneas narrativas de ambas.

Sinopsis

Francis, un gato doméstico, se muda a una nueva casa junto con su amo. La decepción del lugar casi en ruinas empeora al encontrar el cadáver de otro gato en el patio trasero.

Felidae y Blue Beard descubren el cadáver de un gato en el patio de Francis.

Blue Beard, un gato callejero y deforme, le da una poco cordial bienvenida a Francis al mismo tiempo que le informa sobre las muertes felinas que han estado ocurriendo en el vecindario recientemente.

Empujado por su curiosidad, Francis comienza a investigar los eventos acontecidos en los últimos meses, adentrándose lentamente en un siniestro océano de misterios que lo llevan a descubrir que la crueldad humana no tiene límites y, lo peor, también es capaz de contagiarse y evolucionar en diversas formas, perspectivas y tamaños.

Ser Felidae

El nombre de la cinta hace referencia a la familia de felinos denominada “felidae” y pese a que la historia está mayormente protagonizada por gatos, la relación entre el título y la trama no es tan obvia.

Dentro de la historia se conoce la importancia —para los protagonistas felinos de este universo— de mantener un linaje puro dentro de la misma especie, principal desencadenante de los eventos anteriores y posteriores a la aparición de Francis en el vecindario.

Francis habla con Pascal, el gato más viejo del vecindario.

Aunque pueda parecer una exageración, es necesario recordar que todas las especies nos regimos en diferentes medidas bajo las mismas reglas de preservación: en muchas especies de animales, el nacimiento de crías albinas las condena a perecer antes de alcanzar la adultez o convertirse en criaturas únicas ante el ojo humano. La raza humana no se queda atrás, pues la existencia de monarquías es la prueba más fidedigna de que el subconsciente del hombre está marcado por obediencia a un líder y posterior confianza en sus sucesores.

La realidad supera a la ficción” es un golpe en la cara para quienes conocen Felidae por primera vez y encuentran brutalidad en ella sin tomar en cuenta el mundo que los rodea.

Dios, el hombre y la muerte

A lo largo de su investigación, Francis averigua los secretos que mueven a ciertos gatos a matar a otros de forma cruel e indiscriminadamente, todo esto siendo parte de los traumas vividos por Claudandus, un gato cuya memoria es alabada en el presente pues sobrevivió a los crueles experimentos de un científico que terminó enloqueciendo y, de cierta forma, provocando su propia muerte y las recientemente acontecidas.

La primera pesadilla de Francis.

Pero la película también se hace responsable de una interesante alegoría existencialista sobre lo divino y lo mortal.

Durante uno de estos sueños, Francis se encuentra con Dios o al menos la idealización felina de él. Este se presenta ante Francis como un gato de pelaje dorado y ojos azules sobre las ruinas de una civilización antigua. Su mensaje en la escena, al igual que el sueño, es breve, pero conciso:

Soy el profeta, soy el humano, soy la bestia… y también soy felidae.

El dios gato

De esta forma, invita a Francis a formar parte del séquito creado por Claudandus. Al ser un sueño, no es racional ni compatible con la realidad, pero se transforma en una pieza importante dentro del rompecabezas que el protagonista debe armar para detener la masacre en el vecindario.

Francis conoce en sus sueños al dios gato.

Otro tópico que Felidae abarca es la muerte en sí. En medio de su investigación, Francis y Blue Beard son llevados a las catacumbas de la ciudad, donde conocen a Jesaja, un viejo gato que, al igual que el resto, se entrega a la creencia de una divinidad superior, pero a diferencia de los demás, este vive con los huesos de miles de felinos y se autodenomina “guardián de la muerte”.

Jesaja le habla a Francis sobre “el profeta”.

Gore, sexo y violencia

Un detalle incómodo y chocante de admirar para principiantes, es la presencia de tres potentes factores dentro de la película: escenas violentas, planos de un gore que, si bien no es excesivo, impacta por su crudeza y, finalmente, la lujuria.

Es cierto que puede parecer demasiado para una película donde los personajes principales son animales, pero no es nada que Watership Down —protagonizada por conejos— o The Animals of the Farthing Wood —ambientada en un bosque, con animales silvestres— no hayan enseñado antes, así que cualquier impacto es netamente desconocimiento del lado oscuro del cine de animación.

Francis encuentra el cadáver de Solitaria.

Apreciación personal

Toparme con Felidae fue una sorpresa completamente inesperada, incluso para una amante del cine animado en sus variados estilos.

Es curioso que una historia de gatos sea tan profunda —aunque no sería la primera vez que Michael Schaack oculta metáforas de esta clase dentro de sus obras— y también es destacable que se respeten sus comportamientos; la mayoría de las piezas donde reina la personificación se le da un pesado énfasis a los objetivos, deseos y ambiciones del lado “humano”, cuando lo cierto es que el personaje tiene una naturaleza completamente diferente —ya sea un animal o un objeto—.

Francis conoce a una gata felidae.

En Felidae los gatos hacen lo que los gatos hacen: asearse, ser extremadamente curiosos y territoriales, sociabilizar, fornicar y, por sobre todo lo anteriormente mencionado, guardar secretos que los humanos jamás llegaremos a comprender.

Definitivamente, una obra fiel a la naturaleza felina.

Felidae, película completa subtitulada en español.

Recuerda que puedes ayudarnos dando una pequeña donación.

¡Muchas gracias!

17 publicaciones.

Sobre Zahorí Balmaceda

Cineasta. Autora de "Saoirse" y "Little Sadie".