Inicio » Noticias » Cine y televisión » Fear Street, la novedosa trilogía de horror de Netflix

Fear Street, la novedosa trilogía de horror de Netflix

De la mano de Netflix llega la trilogía de terror basada en los cómics de R. L. Stine: Fear Street. Una aproximación novedosa al slasher

Tiempo de lectura: 9 minutos

Escrito por Muerto el 23/08/2021
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 4,00 de 5)
Cargando...

El pasado 28 de Junio se estrenó en la plataforma de Netflix Fear Street (parte 1): 1994, que como su nombre lo indica, es la primera entrega de la trilogía de Fear Street, saga de películas basada en la serie de cómics homónima de R. L. Stine. Lo curioso no solo fue su tributo y actualización de las películas de género slasher (films que se podrían sintetizar escuetamente en el tipo de películas en el que un asesino, por lo general enmascarado, busca matar a un grupo de personajes que usualmente son adolescentes), sino también su forma de contar las historia.

A medida que van mostrando la historia principal, cada entrega es ambientada en una época diferente (1994, 1978 y 1666) y, a su vez, cada una de ellas se centra en los asesinatos de una figura maligna distinta. Así, cada parte explora hechos diferentes al mismo tiempo que amplia el universo creado. Esto último es quizás lo más refrescante de la entrega, pues el espectador en ningún momento siente que la película está redundando en sí misma, sino todo lo contrario.

Fear Street (parte 1): 1994

Como es de esperar, en la primera entrega se presenta el lugar donde ocurrirán todos los hechos. Shadyside es un pueblo ficticio em Ohio que padece un terrible maldición que consiste en que cada cierto de tiempo uno de sus habitantes enloquece y termina cometiendo un asesinato en masas.

Este mal lo han padecido niños, hombres, mujeres, adolescentes y ancianos y la peor parte es que ocurre de forma arbitraria. Ligado a esto, la ciudad es repudiada por todos, carece de prosperidad económica y sus habitantes son vistos como bichos raros, personas que tarde o temprano sucumbirán a la locura y terminaran convirtiéndose en unos verdaderos monstruos. Nacer en Shadyside es sinónimo de ruina por el resto de sus vidas.

La película comienza con Deena, una adolescente que acaba de terminar una relación. A toda costa ella quiere evitar a Sam, su ex-novia; sin embargo, la banda del colegio en la que participa deberá asistir a un partido de rugby en Sunnyville, ciudad rival de Shadyside. La asistencia es obligatoria, ya que antes del juego se hará un homenaje a las recientes víctimas del asesino enmascarado que atacó el centro comercial. Ellas se reencuentran, discuten y quedan en muchos peores términos que en los que estaban.

Luego del partido Sam y su nuevo novio persiguen el bus escolar de Deena y sus compañeros. Estos no tienen mejor idea que arrojares en un galón de agua, el cual provoca un accidente automovilístico. Sam queda malherida, se arrastra fuera del auto y termina tocando la tumba de Sara Fier, la supuesta bruja que dio origen a la maldición de Shadyside.

Desde este punto Deena se arrepiente sus actos y hace todo lo posible para salvar a la persona que un día fue el amor de su vida.

Esta entrega, a pesar de partir un poco lento, rápidamente cae en un frenesí de acción y persecución, pues al haber profanado la tumba no solo se enfrentarán al reciente asesino, sino también con los espectros de los antiguos psicópatas de Shadyside. Aunque tiene un par de errores de coherencia como que las locaciones (hospitales, calles y centros comerciales) están siempre vacías, la película es extremo entretenida.

Fear Street (parte 2): 1978

Siguiendo con la odisea de Deena para salvar a su novia Samantha, los protagonistas llegan a la casa de Ziggy Berman, la única sobreviviente de la noche de horror en el campamento de Nigthwing en donde uno de los campistas enloqueció y acabó con la vida de quince personas. Ellos llegan desesperados a la casa de Ziggy y, aunque en un inició se niega a hablar, decide contarles como logró «salvarse». Así, la historia se traslada a 1978 para contarnos las peripecias de Ziggy y Cindy Berman dentro del campamento Nightwing.

Aquí no solo se dará a conocer la historia del campista asesino, sino también la historia de Ruby Lane, la perpetradora de los asesinatos previos al campamento, quien fue uno de los monstruos que más causó problemas en la entrega anterior.

Esta es la película más destacable de las tres. Aunque en apariencia tiene la pinta ser la más slasher de todas, la más gore, la más violenta, tiene un ritmo dramático bastante progresivo y, en vez enfocarse en los asesinatos, da mayor importancia en comprender a cabalidad la historia de la bruja que maldijo Shadyside. Además, dentro de sus puntos positivos está el cómo utilizan el contexto campista. La temática de campamento ciertamente es un tópico dentro del género slasher, pero la mayoría de las veces parece una excusa para que no hayan adultos. Sin embargo, en Fear Street realmente le sacan provecho al máximo.

Fear Street (parte 3): 1666

Tras conocer la historia de Ziggy, Deena y sus amigos finalmente saben cómo detener la maldición de la bruja. No obstante, cuando llevan a cabo el ritual Deena se transporta a la época colonial de 1666 y tiene que vivir en carne propia la vida de la temida bruja Sarah Fier para darse cuanta de que en realidad no era la persona que todos creían que era. En esta parte todo da un vuelco y los protagonistas se dan cuenta de que siempre estuvieron equivocados.

En lo personal, siento que la tercera entrega es innecesariamente larga, repetitiva y un poco forzada, pero aún así, aquello no quita lo emocionante de ver cómo todo lo que cuentan en las películas anteriores cambia de forma radical. Sin embargo, la segunda hora de esta película parece una copia de la primera tanto en las peleas y acciones de los personajes, solo que en esta ocasión están luchando contra un enemigo distinto.

Recuerda que puedes ayudarnos dando una pequeña donación.

¡Muchas gracias!

21 publicaciones.

Sobre Muerto

Especialista en artes oscuras, aspirante a escritor.