Inicio » Literatura » Geografía del miedo: el terror en Chile

Geografía del miedo: el terror en Chile

Geografía del miedo, el nuevo libro de Jesús Diamantino en donde estudia y analiza la historia del relato de terror en Chile

Tiempo de lectura: 5 minutos

Escrito por Muerto el 20/10/2022

Gracias a la festividad Halloween, Octubre suele estar repleto de contenido de terror de todo tipo: libros, películas, series y documentales. Este mes está consagrado al horror en todas sus formas, la gente adora el género. Sin embargo, no muchos saben las precisiones teóricas y el gran planteamiento conceptual que posee esta forma discursiva. Justamente para ellos está el siguiente libro.

Jesús Diamantino es un escritor, antologador y académico chileno que prácticamente se ha dedicado de lleno al análisis y la creación del terror en todas sus vertientes. Cada uno de sus trabajos se enmarcan dentro de este «género», demostrando así la enorme pasión que siente por el mismo. Algunos de sus libros son El legado del monstruo, Los que susurran bajo la tierra y Horrores; todos de ficción, cuentos y novela.

En esta ocasión su trabajo siguió la misma estela, pero fue por otra parte. Diamantino explotó su veta academicista y escribió este excelente ensayo que no solo recoge la tradición del cuento de terror chileno del siglo XIX, sino también plantea los cimientos de lo fantástico, su diferencia con las otras ramas de la literatura no mimética y también hace un recorrido por las principales corrientes teóricas a lo largo de la historia.

Sinopsis

El libro parte con una pequeña pincelada de lo que entendemos por terror y por qué no debe considerarse un género como tal, sino un estilo discursivo, ya que más que ser un tipo de ficciones, lo particular del terror es el tratamiento y cómo los personajes (o el mundo) del relato reaccionan frente a esto.

También se habla de la taxonomía que Jesús utiliza para trabajar con el horror: el terror sustancial (el que fácilmente se puede reconocer en la realidad, como los asesinos en serie, los animales salvajes y las catástrofes naturales) y el terror sobrenatural (donde se encuentran todas las criaturas y demonios como los vampiros, fantasmas, casas embrujadas y más).

Se menciona cómo funciona el terror y sus mecanismos de transgresión: la cronotópica (de tiempo y espacio), de parámetros sociales y las del cuerpo.

Luego sigue con una conceptualización muy detallada de qué entendemos por literatura fantástica y en qué se diferencia de la fantasía, la ciencia ficción y el mundo maravilloso. Cita las teorías y estudios de Tzvetan Todorov, David Roas y Umberto Eco y los aportes que estos han hecho al complejizar y tratar con su debido respeto a este tipo de ficciones. Diamantino recoge una gran variedad de estudios y textos que lo ayudan a hablar con autoridad del relato de terror.

Y recién, después de todo esto, comienza a hablar del tema principal de este libro: el desarrollo del cuento de terror en los siglos XIX y XX.

Con respecto al contenido general del libro, este se divide en 4 cuatro partes:

  • La estela gótica que correspondería a las influencias del romanticismo, que en el caso de Chile se dividió en el romanticismo idealista (más político) y el literario (dedicado a la imaginación).
  • Lo terrorífico en el imaginario rural que, como su nombre lo indica, está más relacionado a los sectores rurales de Chile y los imaginarios fantásticos que hay en torno a estos.
  • La muerte y lo monstruoso, ficciones más ligadas al modernismo hispanoamericano y cuestiones sobrenaturales.
  • La brujería y los encantamientos ligado a las tradiciones antiguas de Chile, donde se destacan las autoras Marta Brunet y María Luisa Bombal.

Generalidades

En síntesis, Geografía del miedo es un libro bastante completo en todos los sentidos. Explica realmente bien cada uno de los puntos sobre los que habla y también tiene cada una de las referencias de las que se habla por si uno quiere seguir adentrándose en los estudios del terror y lo fantástico. Además, aunque el tema principal es el relato chileno de terror, el libro termina hablando del horror de distintas partes del mundo y de distintas épocas.

Por último, cabe decir que el único problema que podría tener este libro es lo denso que es en temas de contenido, hay mucha teoría y se citan a demasiados autores, por lo que las personas que no están acostumbradas a leer este tipo de textos es puede resultar un tanto complicado e incluso tedioso.

Sin embargo, ese el propósito de Geografía del miedo, hablar del relato de terror con su debida complejidad a fin de que la gente comprenda que el terror no son simples historias que buscan asustar o meter miedo. Sino que hay todo un trasfondo y un proceso de conceptualización.

Te puede interesar

Encuentra toda la información que necesites de nuestro sitio aquí