Inicio » Noticias » Literatura » Bajar es lo peor: Marginalidad, excesos y adicción

Bajar es lo peor: Marginalidad, excesos y adicción

El primer libro publicado de Mariana Enríquez: Bajar es lo peor, el mundo de la noche y sus excesos en los años 90.

Tiempo de lectura: 5 minutos

Escrito por Muerto el 16/07/2021
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

Sin lugar a dudas, Mariana Enríquez ha ganado mucha popularidad en los últimos años, ya que trae a colación un horror muy fresco, distinto y original al que uno está acostumbrado a ver. Sin embargo, al mismo tiempo que ha ganado popularidad entre los lectores, también lo ha hecho dentro de la critica literaria y las letras clásicas/canónicas.

El año pasado la autora ganó el renombrado premio Herralde de Novela gracias al rotundo éxito de Nuestra parte de noche (2019). Sumado a esto, hace un par de días se reveló que su cuento Las cosas que perdimos en el fuego (2016) (incluida en la antología titulada con el mismo nombre) será adaptada al cine de la mano de la cineasta inglesa Prano Bailey-Bond.

Es evidente que Mariana Enríquez tiene un largo recorrido, una trayectoria que no ha hecho más que crecer y crecer con cada nuevo miembro de su familia bibliográfica. Es por esta razón que vale la pena revisar sus inicios, específicamente su primer libro: Bajar es lo peor (1995).

El inicio

Bajar es lo peor es una novela de 250 páginas que explora los oscuros y excéntricos rincones del mundo de la noche de los años 90: la juventud, las drogas y la prostitución. Todo está envuelto por un halo de decadencia, melancolía y marginalidad,. La droga abunda en cada una de sus páginas, casi como protagonista de la historia, muy seguidita del sexo y los líos amorosos. En este sentido se nota la edad que tenía la autora en ese entonces (21 años), ya que la forma en que van ocurriendo los acontecimientos están muy ligadas a cómo ocurrían estos romances bastante liberales en la época en la que está ambientada.

La historia es protagonizada por dos veinteañeros bastante distintos, pero que a su vez comparten una relación romántica que va mucho más allá de su gran compañerismo y el desenfrenado sexo que tienen cada vez que tienen la oportunidad.

Por un lado está Facundo, un trabajador sexual que está maldito con una belleza incomparable, que es capaz de llamar la atención de cualquier persona. De niño capturó la de sus compañeras, de sus profesores y otros adultos, hasta que a los diecisiete decidió vivir de en las calles para huir del seno familiar en el que siempre se sintió ajeno. Es arisco, frío y misterioso, lo cual lejos de asquear hace que la gente se desespere mucho más por él.

Por el otro encontramos a Narval o Val, un adicto a las drogas al que solo le importa estar consumiendo sustancias para evadir las horribles visiones que lo atormentan y lo siguen a todas partes. Estas visiones son las que se encargaran de colocar la cuota de terror al libro, pues se inmiscuirán en la vida de Narval sin importan dónde esté. Ellos (como les dice él) lo arrastrarán a pesadillas que siempre terminan con grotescas escenas sexuales llenas de sangre y de dolor, las que quebraran su psiquis poco a poco.

Juntos le mostrarán al lector las consecuencias que acarrean una vida llena de excesos, el constante deseo de dos almas que buscan dejar de sentirse aisladas en un mundo repleto de personas.

Puntos a destacar

Algunas de las cosas más interesante de Bajar es lo peor es la forma en que Mariana Enríquez retrata la belleza de Facundo, pues lejos de considerarlo algo idóneo, es un constante tormento porque no hace más que atraer problemas. Todos se vuelven locos y pierden los estribos cuando se trata de Facundo, mientras que él solo quiere estar tranquilo y vivir su vida de la forma más normal posible. Realmente es una maldición que lo ha perseguido desde que nació y que, como la hermosura de las mariposas, acabará más temprano que tarde.

En este primer libro se pueden apreciar varias obsesiones de la autora que luego se convertirán en constantes dentro de su obra. La obsesión por la noche, la oscuridad y la melancolía perpetua atormentan a sus personajes al igual que a los protagonistas de Nuestra parte de noche. El romance homoerótico y las relaciones abiertas son otros elementoa que aparecerán enormemente en su premiada novela y en otros cuentos como La Hostería. O también los problemas cardiacos y el vampirismo que protagonizan historias como Donde estás corazón, Nada de carne sobre nosotros.

En síntesis, aunque por obvias razones Bajar es lo peor no cuenta con la fluidez y la complejidad de otros textos de la autora, revela el potencial que tuvo desde muy temprano. Además de dar cuenta que, desde un principio, ella tenía claro sus intereses y el tipo de historias que quería contar.

Recuerda que puedes ayudarnos dando una pequeña donación.

¡Muchas gracias!

20 publicaciones.

Sobre Muerto

Especialista en artes oscuras, aspirante a escritor.