Inicio » Noticias » Cine y televisión » Sintel: amistad a través del tiempo

Sintel: amistad a través del tiempo

Analizamos Sintel, cortometraje dirigido por Colin Levy que pone de cabeza su propia historia y la mente de los espectadores.

Tiempo de lectura: 6 minutos

Escrito por Zahorí Balmaceda el 08/02/2021
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
¡Hey, tú! Evalúa esta nota para seguir mejorando ♥
Cargando...

2010 fue el año de las historias cortas. The Lost Thing se llevó el codiciado Oscar a mejor cortometraje animado, compitiendo de cerca con Day & Night, la que entonces parecía ser una apuesta segura para llevarse la estatuilla.

Pero más allá de la inversión puesta detrás de cada proyecto, se encuentra el poder de un guion cinematográfico, que no siempre va de la mano con las posibilidades económicas de las casas productoras más pequeñas que poco a poco acrecientan sus antecedentes.

Sintel vio la luz gracias a Blender Fundation, convirtiéndose en su, hasta ahora, mejor historia en sentidos narrativos y técnicos…

Imagen promocional de “Sintel”.

Sinopsis

Sintel, una joven sin nada ni nadie, encuentra un día un pequeño wyvern —una subespecie de dragón— que se encuentra herido. Compadeciéndose de él, Sintel lo cura, le da un nombre —“Scales”— y comparte con su nuevo amigo el pequeño y humilde rincón del mundo en donde vive.

Con el pasar de los días, el dragón recupera su habilidad de volar y ayuda a Sintel a sobrevivir, cazando en la ciudad. Por desgracia para ambos, el júbilo de ver a Scales feliz dura poco, pues este es atrapado en pleno vuelo por un dragón más grande que se lo lleva.

Decidida a encontrar a su amigo, Sintel se embarca en una aventura alrededor del mundo por encontrar al dragón, sin saber que la vida y el tiempo le harán una inesperada jugada.

Sintel cura a Scales.

El tiempo también vuela

En Sintel, el tiempo juega el que tal vez sea el papel más importante dentro de todo el cortometraje, especialmente al momento de llegar a su desenlace.

La narración recurre a la elipsis en cada momento como un medio para despistar al espectador de la línea de tiempo central, convirtiendo el final en una verdadera sorpresa que siempre estuvo a plena vista.

Esto es interesante pues no es común de se utilice este recurso en cortometrajes, al menos no con la misma intención que Sintel presenta.

Plano final de Sintel.

Dragones y humanos

La historia se ha encargado de contar muchas historias de dragones en diversas culturas, cruzando las barreras generacionales y convirtiendo a estas criaturas en los seres mitológicos más populares del mundo fantástico.

En la mayoría de estos relatos se presenta a los dragones como enemigos de la humanidad y una amenaza que siempre debe ser neutralizada.

El foco de la narrativa de Sintel no permite al espectador tener mucha información exacta y concreta sobre qué clase de convivencia hay entre la raza humana y la de los dragones en este universo, pero se pueden obtener algunas conclusiones si se unen ciertas piezas del rompecabezas:

Sintel encuentra a un pequeño dragón en una ciudad en perfecto funcionamiento. Cuando Scales se recupera, ningún habitante se sorprende al verlo revoloteando entre las calles —al menos no más de lo que escandalizaría un alboroto en medio de la tranquilidad— y el hecho de que un dragón más grande sobrevuele el lugar sin destruirlo todo alrededor es una clara señal de una convivencia natural y pacífica, algo que es realista si se considera que muchas especies sobreviven gracias a este estilo de vida en compañía de otras muy diferentes.

Scales mira Sintel luego de atrapar una presa para ella.

No se puede huir del destino

Un detalle curioso en el cortometraje es el árbol que acompaña el título de la obra durante la presentación.

Los símbolos, al igual que los códigos, nunca son puestos al azar, en especial en el mundo de la animación, donde cada plano requiere días y semanas de intenso trabajo por parte de los animadores.

En Sintel, el árbol simboliza el destino:

El árbol de “Sintel”.

Dentro de la historia lo vemos por primera vez cuando Sintel es atacada por un cazador, quien porta una lanza con el símbolo del árbol que luego la protagonista utiliza como mapa para llegar al lugar que estuvo buscando desde el inicio de su aventura, pues este se alza en la entrada de una cueva que esconde más de un secreto.

El hecho de que la lanza llegase de una forma tan aleatoria a Sintel es una clara señal de que estaba destinada a encontrar ese lugar.

El resto de los acontecimientos posteriores hablan por sí solos.

Apreciación personal

Haciendo memoria, estoy segura de que Sintel fue el primer cortometraje que vi en mi vida, pero eso no es lo único que lo hace especial.

Sintel cura a Scales.

La amistad es una de las temáticas más fuertes en el mundo del cine. Duele más que cualquier final triste en una película romántica y, la mejor parte, es algo que todos hemos experimentado alguna vez por el mero hecho de ser criaturas sociables.

Sintel refleja muy bien la naturaleza de la amistad y la dedicación que ésta necesita para prosperar, algo que puede cegarnos ante la necesidad de no dejarla ir y también lo saludable que es dejar el pasado atrás cuando este atormenta y se vuelve contra nosotros mismos, cambiándonos y alejándonos de quienes creíamos ser.

Después de todo, eso es la amistad: una parte de nuestras vidas.

Sintel, cortometraje completo en español.

Recuerda que puedes ayudarnos dando una pequeña donación.

¡Muchas gracias!

18 publicaciones.

Sobre Zahorí Balmaceda

Cineasta. Autora de "Saoirse" y "Little Sadie".